La corteza cerebral: áreas motoras, de asociación y del lenguaje

Redactado por Marta Guerri . Artículo revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 18 mayo 2023.
La corteza cerebral: la clave para las funciones cognitivas complejas del cerebro.

La corteza cerebral es la capa exterior y altamente desarrollada del cerebro en los seres humanos y otros mamíferos. Es la estructura cerebral más grande y se encuentra en la superficie del cerebro. La corteza cerebral es responsable de muchas de las funciones cognitivas complejas del cerebro, como la percepción sensorial, la atención, la conciencia, la memoria, el pensamiento, el lenguaje y la toma de decisiones.

Se divide en cuatro lóbulos principales: el lóbulo frontal, el lóbulo parietal, el lóbulo temporal y el lóbulo occipital. Cada lóbulo tiene funciones específicas. Por ejemplo, el lóbulo frontal se asocia con el pensamiento abstracto, la planificación y la toma de decisiones, mientras que el lóbulo temporal se asocia con la percepción auditiva y la memoria a largo plazo. En conjunto, la corteza cerebral es la estructura clave en la regulación de la mayoría de las funciones cognitivas del cerebro.

Está formada por seis capas diferentes de tejido neuronal. Cada capa tiene una especialización funcional y un origen evolutivo diferente. Las capas son: molecular, granular externa, piramidal externa, granular interna, piramidal interna y multiforme.

La corteza motora

La corteza motora incluye todas las áreas de la corteza cerebral que están involucradas en la planificación, control y ejecución de los movimientos corporales. Incluye la corteza motora primaria, que es la responsable directa de controlar los movimientos voluntarios del cuerpo, así como otras regiones corticales que contribuyen a la organización y control de la acción motora, como la corteza premotora, la corteza suplementaria motora y la corteza parietal posterior.

Trabaja en estrecha colaboración con otras áreas del cerebro, incluyendo el cerebelo, el ganglio basal y la médula espinal, para coordinar y controlar los movimientos corporales. Las vías nerviosas que conectan la corteza motora con estas regiones también son cruciales para la función motora, y cualquier interrupción en estas conexiones puede provocar trastornos del movimiento.

Se encuentra en la parte posterior del lóbulo frontal, justo por delante de la corteza somatosensorial, podemos distinguir en cada hemisferio las siguientes partes:

  • Área motora, equivale a un área sensorial primaria.
  • Áreas premotoras, equivale a un área de asociación unimodal. Contienen dos zonas: el área premotora y el área motora suplementaria.
areas-corteza-frontal

La corteza motora es responsable de muchos aspectos diferentes del control motor, incluyendo la iniciación del movimiento, la dirección de la atención hacia el movimiento, la planificación de la secuencia de movimientos, la anticipación de los resultados del movimiento, la regulación de la velocidad y la fuerza del movimiento, y la corrección de los errores de movimiento.

1. Área motora primaria

La corteza motora primaria, también conocida como la corteza motora primaria de Brodmann 4 o M1, es una región de la corteza cerebral que se encuentra en la parte posterior del lóbulo frontal, justo delante de la corteza somatosensorial.

Es responsable de controlar los movimientos voluntarios del cuerpo. Cuando se toma la decisión de realizar un movimiento, las áreas del cerebro responsables de la planificación del movimiento envían señales a la corteza motora primaria. La corteza motora primaria luego envía señales a los músculos y las articulaciones del cuerpo a través del sistema nervioso, lo que permite que se realice el movimiento deseado.

corteza5

La corteza motora primaria está organizada de manera somatotópica, lo que significa que hay un mapa de las diferentes partes del cuerpo en la corteza. Las áreas que controlan los movimientos de las diferentes partes del cuerpo se encuentran en ubicaciones específicas dentro de la corteza motora primaria. Por ejemplo, las áreas que controlan los movimientos de las manos y los dedos están ubicadas en la parte inferior de la corteza motora primaria, mientras que las áreas que controlan los movimientos de los pies y las piernas se encuentran en la parte superior de la corteza motora primaria.

La corteza motora primaria es esencial para la realización de actividades diarias como caminar, hablar y realizar tareas manuales. Lesiones en la corteza motora primaria pueden provocar trastornos del movimiento, como la parálisis o la pérdida de la coordinación muscular.

Está hiperdesarrollada y contiene células piramidales gigantes de Betz (las neuronas más grandes del SNC de los mamíferos). Envía las órdenes para que se ejecuten los movimientos voluntarios, y establece órdenes motoras de cuándo y cómo se deben mover los músculos.

Hay una organización topográfica. El cuerpo está representado, al igual que en la corteza somestésica, de manera contralateral e invertida. La superficie cortical mayor se dedica al control de las partes del cuerpo que requieren una precisión motora mayor, como las manos, la boca y los labios.

corteza8

La estimulación produce, en la parte contralateral, movimientos aislados de un músculo o de un pequeño grupo muscular, como la flexión de un dedo, que la persona no puede evitar.

2. Áreas premotoras

Las áreas premotoras del cerebro son regiones corticales ubicadas en la parte frontal del cerebro, justo delante de la corteza motora primaria. Estas regiones están involucradas en la planificación y coordinación de movimientos complejos del cuerpo y las extremidades, y son esenciales para la ejecución de habilidades motoras finas y gruesas.

La corteza premotora se divide en varias áreas, cada una de las cuales tiene funciones motoras específicas. Una de las áreas más importantes es la corteza premotora lateral, que está involucrada en la planificación y ejecución de movimientos precisos de las manos y los dedos. Otra área importante es la corteza premotora medial, que está involucrada en la coordinación de movimientos complejos de todo el cuerpo, como caminar y correr.

Se encuentran justo delante del área motora primaria. Corresponden a las áreas 6 y 8, que tienen la corteza premotora en la parte lateral y la corteza adicional en la parte medial de la corteza.

Las áreas premotoras controlan la corteza motora primaria. No provocan movimientos de los músculos sino que se encargan de elaborar planes de acción que establecen las secuencias de movimientos que se necesitan para el desarrollo de una acción voluntaria.

Además de su papel en la coordinación de movimientos, las áreas premotoras también están involucradas en la planificación y ejecución de tareas cognitivas que implican la integración de la información sensorial y motora. Por ejemplo, cuando realizamos una tarea que requiere coordinación ojo-mano, como atrapar una pelota, las áreas premotoras trabajan en conjunto con la corteza visual y somatosensorial para planificar y ejecutar el movimiento.

Las áreas premotoras también dan lugar a fibras piramidales. La estimulación de estas áreas produce movimientos lentos que afectan a grandes grupos musculares (premotora) y movimientos descritos como posturas, como, por ejemplo, girar la cabeza y el tronco hacia el lado contralateral (suplementaria).

La lesión de las áreas premotoras produce una alteración de la secuencia normal de la activación de los músculos durante el movimiento. Muchas veces se observa un deterioro de la capacidad para ejecutar de manera apropiada una habilidad motora aprendida, sin que exista parálisis, llamado apraxia. Los hay de muchos tipos, por ejemplo una lesión en las áreas premotoras impide que una persona utilice objetos de uso cotidiano y haga movimientos de cierta complejidad: lavarse los dientes, peinarse, abrir una puerta con una llave (puede girar primero la mano para abrir y luego intentar meter la llave en la cerradura).

A veces, la incapacidad afecta la escritura y la llamamos agrafia.

3. Áreas de asociación multimodal

Las áreas de asociación multimodal son regiones corticales del cerebro que se encuentran en la parte frontal y parietal del cerebro. Estas áreas están involucradas en la integración de información de múltiples sistemas sensoriales y cognitivos, incluyendo información visual, auditiva y somatosensorial, así como información sobre la memoria, la atención y las emociones.

Una de las áreas de asociación multimodal más importantes es la corteza prefrontal, que se encuentra en la parte frontal del cerebro y juega un papel crucial en la toma de decisiones, el control ejecutivo y la regulación emocional. Otras áreas de asociación multimodal importantes incluyen la corteza parietal posterior, que está involucrada en la integración de información sensorial y la percepción del espacio, y la corteza temporal superior, que está involucrada en la percepción del habla y la memoria verbal.

Las áreas de asociación multimodal también juegan un papel clave en la cognición social, permitiendo que los individuos procesen información social y tomen decisiones basadas en ella. Por ejemplo, la corteza cingulada anterior está involucrada en la regulación emocional y la toma de decisiones sociales, mientras que la corteza temporal superior y la corteza prefrontal ventromedial están involucradas en la percepción y procesamiento de información social.

corteza9

Aparte de las áreas de asociación unimodales, adyacentes a las principales áreas sensoriales y en la corteza motora primaria, también hay zonas de la corteza denominadas corteza de asociación multimodal o polimodal.

Hay tres áreas de asociación multimodal, que son las siguientes:

Corteza parietooccipitotemporal

La corteza parietooccipitotemporal es una región del cerebro humano que se encuentra en la superficie interna los lóbulos parietal, occipital y temporal, correspondiente a las áreas 39, 40 y parte de 19, 21, 22, 37 y 39 de Brodmann. Esta área está involucrada en la integración de información sensorial y en la percepción visual compleja, así como en la orientación espacial y la capacidad de reconocimiento de objetos.

La corteza parietooccipitotemporal también se conoce como la corteza ventral, ya que se encuentra en la parte inferior de la superficie cerebral. Se cree que esta región del cerebro juega un papel clave en la percepción visual de objetos y rostros, así como en la memoria visual y en la comprensión del lenguaje visual.

Además, la corteza parietooccipitotemporal también está involucrada en la capacidad de los seres humanos para realizar tareas espaciales complejas, como la navegación y la percepción de la profundidad. Estudios han demostrado que esta área del cerebro es esencial para la percepción visual de objetos complejos y para la capacidad de identificar y distinguir entre diferentes categorías de objetos.

Está relacionada con funciones sensoriales superiores y recibe proyecciones de todas las cortezas sensoriales. Valora globalmente las informaciones que provienen de otras cortezas, integra las diferentes informaciones sensoriales actuales y las compara con experiencias pasadas. También es necesaria para el lenguaje.

Las lesiones de esta área son generalmente lesiones que afectan el lóbulo parietal inferior. Pueden dar lugar a lo siguiente:

  • Agnosias: imposibilidad de reconocer objetos mediante un sentido, aunque éste esté básicamente intacto.
  • Apraxias: incapacidad para llevar a cabo acciones, si bien los músculos necesarios sean capaces de realizarlas en un contexto diferente.
  • Dificultad del aprendizaje de tareas en relación con el entorno, problemas relacionados con aspectos espaciales, como anomalías en el orden espacial del esquema corporal (generalmente, hemisferio derecho).
  • Alteraciones del lenguaje y aparición de afasias (generalmente, hemisferio izquierdo o dominante).
  • Un trastorno llamado negligencia hemisférica. Las características de este trastorno son las siguientes:
    • Hay lesiones amplias del lóbulo parietal derecho (áreas 7 y 40).
    • Hay una negligencia de la estimulación somestésica, visual y auditiva del lado del cuerpo y el espacio contralateral a la lesión. El paciente puede ignorar e incluso negar la existencia de la parte izquierda del cuerpo, ignorar las mitades izquierdas de los objetos.

Se puede dejar sin poner la manga izquierda o la pierna izquierda del pantalón, se maquilla sólo la parte derecha de la cara, copia un dibujo eliminando la parte izquierda, coge un balón grande con una sola mano (si bien en la otra no tiene ninguna parálisis), olvida los objetos que están a su izquierda, etc.

Corteza prefrontal

La corteza prefrontal es una región del cerebro que se encuentra en la parte frontal del lóbulo frontal y es una de las áreas cerebrales más evolucionadas en los seres humanos. Esta área se divide en varias subregiones, cada una de las cuales juega un papel importante en el control cognitivo y en la toma de decisiones.

La corteza prefrontal se encarga de funciones cognitivas superiores, como la planificación, la toma de decisiones, la memoria de trabajo, el control de la atención, la resolución de problemas, la inhibición de respuestas impulsivas y la regulación emocional. Además, también está involucrada en procesos más complejos, como la empatía, la cognición social y la teoría de la mente.

Estudios neurocientíficos han demostrado que la corteza prefrontal se conecta con otras áreas cerebrales importantes, como la corteza cingulada anterior, la ínsula y el núcleo accumbens, lo que sugiere que es un centro integrador que juega un papel crucial en la toma de decisiones y en la regulación emocional.

Además, se sabe que la corteza prefrontal también se desarrolla y madura durante la adolescencia y la edad adulta temprana, lo que sugiere que esta región del cerebro es particularmente importante en la transición a la edad adulta y en la formación de la personalidad y el comportamiento.

Corteza límbica

La corteza límbica es una región del cerebro que se encuentra en en el lóbulo temporal por la parte lateral y los lóbulos frontal, parietal y temporal por la parte medial. Corresponde aproximadamente a las áreas 11, 38, 23, 24 y 28 de Brodmann, y está involucrada en el procesamiento y la regulación de las emociones, la memoria y la conducta motivada.

Esta área se divide en varias subregiones, incluyendo el hipocampo, la amígdala, el giro cingulado y el cuerpo calloso.

El hipocampo es una parte importante de la corteza límbica y está involucrado en la consolidación de la memoria a largo plazo y en la navegación espacial. La amígdala, por su parte, es una región que desempeña un papel crucial en el procesamiento y la regulación de las emociones, especialmente en el procesamiento del miedo y la ansiedad.

El giro cingulado, otra subregión de la corteza límbica, está involucrado en la toma de decisiones y en la regulación de la respuesta emocional, así como en la atención y el procesamiento de la información relevante para la tarea. El cuerpo calloso, por su parte, es una estructura que conecta los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro y es importante para la comunicación interhemisférica.

La corteza límbica también está implicada en la regulación de la conducta motivada, como el hambre, la sed y la actividad sexual, así como en la respuesta al estrés y en la regulación de la respuesta del sistema nervioso autónomo.

Lesiones en la corteza límbica

La lesión conlleva la alteración de la memoria a largo plazo y de la respuesta emocional, como por ejemplo, una sedación del paciente (sobre todo cuando la lesión es en la parte prefrontal).

Áreas del lenguaje

El lenguaje es una capacidad fundamental en los seres humanos, y se cree que está relacionado con varias regiones del cerebro. Es una función muy lateralizada, ya que en la mayoría de diestros, y aproximadamente un 85% de zurdos, las áreas que controlan el lenguaje se encuentran en el hemisferio izquierdo. El hemisferio que se encarga de las funciones de lenguaje se denomina hemisferio dominante.

Las áreas cerebrales del lenguaje son las regiones del cerebro que se encargan de procesar y producir el lenguaje. Las áreas cerebrales del lenguaje se dividen en dos categorías principales: las áreas de producción y las áreas de comprensión del lenguaje.

Las áreas de producción del lenguaje se encuentran en el hemisferio izquierdo del cerebro en la mayoría de las personas, y son responsables de la generación del habla. Las principales áreas de producción del lenguaje son:

  1. Área de Broca: se encuentra en la parte frontal del cerebro y es responsable de la producción del habla y la formación de palabras.
  2. Área motora del lenguaje: se encuentra en la parte frontal del cerebro, justo detrás del área de Broca, y se encarga de la coordinación de los músculos necesarios para la producción del habla.

Las áreas de comprensión del lenguaje se encuentran en el hemisferio izquierdo del cerebro en la mayoría de las personas, y son responsables de la interpretación del lenguaje. Las principales áreas de comprensión del lenguaje son:

  1. Área de Wernicke: se encuentra en la parte temporal del cerebro y es responsable de la comprensión del lenguaje hablado y escrito.
  2. Área visual del lenguaje: se encuentra en la parte posterior del cerebro y se encarga de la comprensión del lenguaje escrito.

Estas áreas del cerebro trabajan juntas para permitir la comunicación verbal y escrita. Los daños en estas áreas pueden causar trastornos del lenguaje, como la afasia, que pueden afectar la capacidad de una persona para hablar, leer, escribir o comprender el lenguaje. La neurociencia continúa investigando el funcionamiento de estas áreas cerebrales y su relación con el lenguaje para mejorar nuestra comprensión y tratamiento de los trastornos del lenguaje.

area-broca-wernicke

 

giro-angular-broca-wernicke

Referencias

  • Carpenter, M.B. (1994). Neuroanatomía. Fundamentos. Buenos Aires: Editorial Panamericana.
  • Delgado, J.M.; Ferrús, A.; Mora, F.; Rubia, F.J. (eds) (1998). Manual de Neurociencia. Madrid: Síntesis.
  • Diamond, M.C.; Scheibel, A.B. i Elson, L.M. (1996). El cerebro humano. Libro de trabajo. Barcelona: Ariel.
  • Guyton, A.C. (1994) Anatomía y fisiología del sistema nervioso. Neurociencia básica. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Kandel, E.R.; Shwartz, J.H. i Jessell, T.M. (eds) (1997) Neurociencia y Conducta. Madrid: Prentice Hall.
  • Martin, J.H. (1998) Neuroanatomía. Madrid: Prentice Hall.
  • Nolte, J. (1994) El cerebro humano: introducción a la anatomía funcional. Madrid: Mosby-Doyma.
Mguerri

Marta Guerri es Licenciada en Psicología por la UOC y Diplomada en Enfermería por la UB. Es Psicóloga General Sanitaria, con un Máster en Terapia de la Conducta y la Salud, Postgrado en Terapia Familiar Socioeducativa, y un Postgrado en Salud Mental y Psiquiatría por la Universitat de Barcelona (UB). Ha trabajado en terapia con familias con vulnerabilidad social en el Servicio de Orientación y Acompañamiento a Familias (SOAF) y actualmente ejerce de Psicóloga en la Clínica Fertty, donde se dedica a la atención de pacientes y donantes en tratamientos de fertilidad. Además, es miembro de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), donde dirige uno de los grupos de estudio dedicado a la atención de donantes y ha realizado distintas ponencias sobre este tema. Es CEO y gestora de contenidos de Psicoactiva.com, un portal líder en psicología, que ha crecido hasta convertirse en una comunidad de referencia en el ámbito de la psicología y las neurociencias. Marta ha publicado varios libros sobre psicología y salud emocional, incluyendo "Inteligencia Emocional, una guía útil para mejorar tu vida" y "Entrenamiento mental para mejorar tu inteligencia" de la editorial Mestas Ediciones. Además, a través de su trabajo voluntario con la asociación Cracbaix, se dedica a asesorar a las familias con hijos de Altas Capacidades Intelectuales.