Neurobiología Interpersonal
Neurobiología Interpersonal

La Neurobiología Interpersonal es un interesante enfoque sobre la naturaleza de la vida mental desarrollada por Daniel Siegel. La Neurobiología Interpersonal utiliza la evidencia clínica para apoyar el crecimiento continuo del cerebro como el fundamento de una mente sana.

Teoría de la Neurobiología Interpersonal

Esta técnica muestra la posibilidad de sanar los traumas del pasado estimulando el cerebro con persuasión poderosa y positiva. Los estudios han demostrado que los estados que una vez se consideraron irreversibles, en realidad pueden transformarse y revertirse de una manera saludable. Debido a que el cerebro crece continuamente a lo largo de nuestras vidas, la capacidad potencial de curación de nuestra mente es casi ilimitada. Esta técnica se está utilizando en un amplio sector de la población, incluyendo a aquellos que trabajan en las áreas de salud mental, educación, crianza de los hijos, negocios, industria y otros.

Este método trabaja con el estudio del efecto que la terapia tiene sobre el cerebro y cómo los mecanismos mentales se encuentran directamente afectados por nuestras experiencias vitales. En el pasado, los expertos creían que el crecimiento neurológico se detenía en la edad adulta temprana, pero con el tiempo se ha demostrado que la neuroplasticidad, la formación de nuevas neuronas y vínculos neurológicos continúan a lo largo de toda la vida. Esta información relativamente nueva apoya la teoría de la neurobiología interpersonal y ofrece evidencias de su validez y eficacia. Al comprender cómo afectan estos vínculos neurológicos a nuestro cuerpo, mente y espíritu en su conjunto, los terapeutas pueden ayudar de forma más eficaz a los pacientes a reconstruir sus vidas y volver a conectar estos vínculos para lograr un equilibrio interno más saludable.

La integración: la base de nuestro bienestar

Siegel aplica los principios emergentes de este revolucionario enfoque para promover la compasión, la bondad, la resiliencia y el bienestar en nuestras vidas personales, nuestras relaciones y nuestra sociedad en general. La idea básica de la neurobiología interpersonal es el concepto de “integración“, que implica la vinculación de los diferentes aspectos de un sistema, ya sean los que existen en una sola persona o en un conjunto de individuos. La integración es vista como el mecanismo esencial de la salud, ya que promueve una forma de ser flexible y adaptativa que está llena de vitalidad y creatividad. El resultado final de la integración es la armonía. La ausencia de integración conduce al caos y a la rigidez. Este hallazgo nos permite re-imaginar nuestra comprensión de los trastornos mentales y cómo podemos trabajar juntos en los campos de la salud mental, la educación y otras disciplinas, para crear un ambiente más saludable y más integrado para todo el mundo.

En la mente de un individuo, la integración implica la vinculación de procesos mentales inicialmente separados entre sí, como el pensamiento con el sentimiento o la sensación corporal con la lógica. En una relación que implica que cada persona debe respetar su propia autonomía y su yo diferenciado, mientras que al mismo tiempo se vincula a otros gracias a la comunicación empática.

¿Qué significa la integración para el cerebro?

Para el cerebro la integración significa que las distintas áreas separadas con sus funciones únicas, en el cráneo y en todo el cuerpo, se unen entre sí a través de conexiones sinápticas. Estos vínculos integrados permiten emerger funciones más complejas, como la intuición, la empatía, la intuición y la moralidad. Un resultado de la integración es bondad, la resiliencia y salud. Los términos para estas tres formas de integración son una mente coherente, relaciones empáticas y un cerebro integrado.

Enfoca tu atención y cambiarás tu cerebro

Este campo de la neurobiología no es un área particular de investigación, sino más bien una forma abierta y evolutiva de saber que invita a todos los dominios de las exploraciones académicas y reflexivas de la realidad a una conversación colectiva sobre la naturaleza de la mente, el cuerpo, el cerebro, y nuestras relaciones con cada uno y el mundo en el cual vivimos.

Este enfoque emergente nos permite explorar toda una gama de esfuerzos humanos, incluyendo los campos de la salud mental, la educación, la crianza de los hijos, el liderazgo organizacional, la intervención del cambio climático, la religión y la contemplación. Conocer la forma en que el foco de atención cambia la estructura y la función del cerebro a lo largo de la vida, nos abre nuevas puertas a la curación y al crecimiento a nivel individual, familiar y comunitario.

La meditación y las nuevas vías neuronales

Las pruebas clínicas han demostrado que los poderes curativos de la meditación y la conciencia afectan directamente a nuestro cuerpo físico y a la vez se relaciona con la creación de nuevas vías neuronales. La meditación obliga a las personas a callar su mente y entrar en sus cuerpos para ganar un sentido de conciencia. Como resultado, las personas reconocen mejor sus pensamientos, ideas y comportamientos que antes estaban ocultos. A través de una técnica adecuada, estas técnicas pueden integrarse en las mentes de las personas y promover su sabiduría interior. La neurobiología interpersonal afirma que estos nuevos patrones poseen un efecto físico, fisiológico y emocional independientemente de la edad a la que se pongan en marcha. Con cada nueva idea, actitud, comportamiento o pedazo de conocimiento que la persona genere, estará realizando cambios físicos e influenciando en la construcción de sus cerebros.

Para saber más: Neurobiología interpersonal: un manual integrativo de la mente

cB_Guia_bolsillo_neurobiologia

La Neurobiología Interpersonal: nuestro cerebro integrado
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.