mujer-memoria

La agnosia es una afección que implica una falta de habilidad para interpretar un estímulo sensorial, a pesar de que todos nuestros sentidos se encuentran conservados. Es decir, aunque podemos ver, oler o escuchar perfectamente, cuando existe agnosia la persona es incapaz de interpretar y reconocer qué es aquello que está viendo, oliendo o escuchando.  La persona que padece agnosia es incapaz de reconocer objetos, caras o voces a pesar de no tener ningún problema sensorial.

Causas de la agnosia

La agnosia es provocada por daños en ciertas vías cerebrales. Estos daños pueden ser causados por lesiones como traumatismos craneales, encefalitis o accidentes cerebrovasculares, entre otras afecciones y normalmente estos daños se localizan en los lóbulos parietal y temporal del cerebro. Cuando se dañan estas vías cerebrales que conectan las principales áreas de procesamiento sensorial y almacenamiento de la información, se produce este déficit en el reconocimiento de los estímulos externos.

Tipos de agnosia

Existen diferentes tipos de agnosia en función de la localización de las vías que han sido dañadas en el cerebro. A continuación, describimos los principales tipos de agnosia:

Agnosia visual

La agnosia visual se da cuando son dañadas las vías que conectan el lóbulo occipital, implicado en la recepción de la nueva información visual, con los lóbulos parietal y temporal que permiten el reconocimiento del significado de esta información. La agnosia visual puede tener diferentes características dependiendo del subtipo del que hablemos.

cerebro-agnosia

Así, existe la agnosia visual aperceptiva, que se caracteriza por causar una gran dificultad para unir partes de un objeto en un todo comprensible. Aunque la persona puede reconocer objetos a su alrededor, puede tener dificultad para entender la relación entre objetos y las diferencias entre objetos parecidos. Además, le será muy difícil dibujar imágenes o reconstruir estos objetos.

También existe la agnosia visual asociativa, que se basa en la falta de habilidad para recordar la información asociada al objeto. Es decir, en este caso, la persona no puede nombrar un elemento o saber para qué se utiliza, a pesar de que lo conoce perfectamente.

Otro tipo de agnosia visual es la prosopagnosia, que implica una falta de capacidad para reconocer rostros. Esta incapacidad suele ser causada por un daño en el giro fusiforme, una localización específica del cerebro que nos permite reconocer caras.

También existen otros tipos de agnosia visual como la acinetopsia, que implica inhabilidad para reconocer el movimiento, la acromatopsia, en la que no reconocemos los colores a pesar de que podemos percibirlos o la alexia, la incapacidad de reconocer palabras escritas.

Agnosia auditiva

La agnosia auditiva implica una incapacidad para reconocer sonidos, aunque nuestras capacidades auditivas se conserven. Cuando una persona sufre de agnosia auditiva, puede no reconocer las palabras, aunque consigue leerlas, escribirlas y hablarlas. Esto se produce cuando la corteza auditiva secundaria y terciaria del lóbulo temporal del cerebro están dañadas.

Dentro de la agnosia auditiva, se pueden dar diferentes tipos como la agnosia verbal, en la que las personas no consiguen interpretar los estímulos lingüísticos. También existe la agnosia auditiva no verbal, en la que los sonidos ambientales no se perciben correctamente. La amusia, por el contrario, es una incapacidad de reconocer e interpretar la música. También se podemos encontrar la fonagnosia, una rara incapacidad para reconocer voces familiares.

La agnosia táctil

La agnosia táctil es la incapacidad de reconocer objetos a través del tacto. Aunque el paciente afectado puede llegar a sentir el peso del objeto, no comprende ni reconoce el objeto que está tocando. Esto se relaciona con lesiones en el lóbulo parietal del cerebro.

Dentro de la agnosia táctil podemos encontrar la astereognosis, que es la incapacidad de identificar objetos mediante el tacto y la autotopagnosia, en la que la persona no puede localizar y orientar correctamente las partes de su propio cuerpo.

¿Cuál es el tratamiento para la agnosia?

No existen tratamientos específicos para la agnosia, ya que los tratamientos que suelen aplicarse se enfocan en sanar las causas de esta. Mientras que algunos daños neurológicos pueden ser remediados con cirugía u otras técnicas, otros pueden mantener la agnosia de forma permanente.

Se suelen llevar a cabo tratamientos como la terapia ocupacional o la logopedia, que pueden ayudar a mejorar los síntomas y a hacer que el paciente adapte su estilo de vida, así como beneficiarse de distintos apoyos que lo ayuden a afrontar estos síntomas. Si usted o algún conocido presenta o cree poder presentar síntomas de la agnosia, no dude en consultar a un profesional de la salud neurológica.

¿Qué es la agnosia?
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.