Corteza Prefrontal

Contenido

¿Qué es la corteza prefrontal?

Dentro de la corteza prefrontal se consideran varias subdivisiones, el córtex prefrontal lateral, el prefrontal ventromedial y el cingulado anterior. Cada una de estas subdivisiones parece estar asociada a diferentes funciones. El lateral ha sido más relacionado con la memoria de trabajo, mientras que el ventromedial parece representar el enlace entre las cogniciones y las emociones. El cingulado anterior se relaciona con la atención.

Una de las diferencias anatómicas más obvias entre los primates (especialmente los humanos) y otros mamíferos es que los primates tienen un gran lóbulo frontal. La parte más anterior del lóbulo frontal, el córtex prefrontal está particularmente muy desarrollado en humanos.

Las áreas del lóbulo frontal. El córtex prefrontal incluye todas las regiones anteriores en las regiones motoras y premotoras. Las tres divisiones principales de la corteza prefrontal son el córtex prefrontal lateral, el prefrontal ventromedial y el cingulado anterior.

Comparando las funciones de las áreas corticales sensoriales y motoras, las funciones de la corteza prefrontal son mucho menos conocidas. Debido a su gran desarrollo en los humanos, se asume a menudo que la corteza prefrontal es la responsable de las características que nos distinguen de otros animales, como por ejemplo la autoconciencia y la capacidad de planificación compleja y resolución de problemas.

Una razón para pensar que la corteza prefrontal se relaciona con el aprendizaje y la memoria es que está interconectada con el lóbulo temporal y estructuras diencefálicas (hipotálamo y núcleos del tálamo) muy implicadas en estos procesos. Por otra parte los estudios de lesiones y de registro apoyan su papel en la memoria.

¿Qué es la memoria de trabajo?

La memoria de trabajo se utiliza para mantener la información activa durante unos segundos y sirve como base para realizar actividades cognitivas básicas como comprensión, razonamiento y resolución de problemas.

Requiere la integración de la información perceptiva actual con el conocimiento almacenado, el cual puede provenir del pasado distante o de alguna experiencia reciente que no tenemos delante.

Hoy en día se considera que la memoria de trabajo es algo más que un almacén a corto plazo. Implica un reconocimiento y una comprensión de los estímulos, necesitando así de la recuperación a largo plazo del estímulo (p.ej. el significado de una palabra o el reconocimiento de un objeto). Además de almacenar la información sobre el estímulo que se está presentando, la memoria de trabajo a menudo implica una manipulación cognitiva (p.ej. agrupar u ordenar u otro tipo de razonamiento).

Estudios de lesiones en animales

Una de las primeras pruebas que sugirieron que la corteza prefrontal es importante para el aprendizaje y la memoria provino de experimentos realizados los años 30 utilizando una tarea de respuesta demorada.

En esta tarea, un mono ve primera comida en un agujero debajo de una de dos tapas idénticas en una tabla que tiene justo delante. A continuación hay un periodo de demora durante el cual el animal no ve la mesa. Finalmente, el animal puede ver la tabla de nuevo y recibe la comida como refuerzo si elige el agujero correcto.

Las lesiones de la corteza prefrontal impiden seriamente la realización de la tarea de respuesta demorada y otras tareas similares que incluyen un periodo de demora.

Además, los primates ejecutan la tarea peor a medida que el periodo de demora se alarga.

Estos déficits no implican un déficit general para formar asociaciones o un déficit en la memoria de reconocimiento. En un experimento para evaluar la memoria asociativa, los dos agujeros se cubrieron con estímulos visuales: un asociaba a la comida y el otro nunca tenía comida abajo. Las lesiones prefrontales no deterioran la ejecución de esta tarea. Los animales no deben mantener online ninguna información durante el periodo de demora para que la asociación es siempre constante.

En un experimento para evaluar la memoria asociativa, los dos agujeros se cubrieron con estímulos visuales: un asociaba a la comida y el otro nunca tenía comida abajo. Las lesiones prefrontales no deterioran la ejecución de esta tarea. Los animales no deben mantenerse online ninguna información durante el periodo de demora para que la asociación es siempre constante.

Estudios de lesiones en humanos

Los pacientes con lesiones prefrontales presentan una paradoja. En su conducta diaria es difícil de detectar un trastorno neurológico. No muestran trastornos obvios en su capacidad de percepción, el lenguaje, la inteligencia, etc. Pero cuando se utilizan test más sensibles y específicos, se ve claramente cómo estas lesiones alteran la cognición normal y se producen muchos problemas en la función memorística.

Experimentos en humanos muestran que la corteza prefrontal está involucrada en la memoria de trabajo para la resolución de problemas y la planificación de la conducta.

En el famoso caso de Phineas Gage el paciente tuvo una lesión del lóbulo prefrontal causada por una barra de hierro y mostraba, entre otros problemas, dificultades para mantener el curso de la conducta que estaba realizando, para planificar y organizar sus comportamientos, empeño por realizar conductas que no eran adecuados, etc.

Una variante de la tarea de respuesta demorada es la tarea de alternancia demorada. Aquí, una respuesta correcta requiere que el sujeto elija la localización opuesta a la que se reforzó anteriormente. Los pacientes con lesiones frontales tienen muchos problemas en esta tarea, indicando que tienden a perseverar, es decir, volver a la misma localización en ensayos sucesivos.

Una tarea muy aceptada que muestra estos problemas asociados al daño de la corteza prefrontal es el test de elección de cartas de Wisconsin. A la persona se le pide que ordene una baraja de cartas que tienen un número variable de formas geométricas de colores. Las cartas pueden ser ordenadas según tres criterios: el color, la forma o el número de símbolos que contienen. Al inicio del test no se le dice al sujeto qué criterio seguirá. No obstante, el sujeto aprende cuál es la categoría de ordenación que se está siguiendo en cada ensayo cuando, ordenando las cartas poniéndolas en pilas, es informado cuando comete un error. Cuando pone 10 cartas correctamente, el criterio cambia y la rutina comienza de nuevo.

El test de Wisconsin. Las cartas contienen varios números de símbolos coloreados y se ordenarán siguiendo diferentes criterios. Tras una serie de respuestas correctas, la categoría de ordenación cambia.

Esta tarea contiene un componente claro de memoria de trabajo: los sujetos deben mantener en mente el criterio actual, actuar de acuerdo con él, y luego seleccionar y mantener uno nuevo.

Las personas con lesiones prefrontales tienen gran dificultades cuando se cambia el criterio de ordenación de las cartas; continúan perseverante y aplicando una regla que ya no es válida. Parece como si tuvieran dificultades para utilizar la información reciente para cambiar su conducta.

En otro tipo de tareas también se observa un déficit similar. Por ejemplo, se pide a una persona con lesión prefrontal que trace un camino a través de un laberinto dibujado en un papel. El paciente prefrontal entiende la tarea pero comete los mismos errores muchas veces, volviendo a las calles sin salida. Es decir, estos pacientes no son flexibles para aprender a partir de su experiencia reciente.

Los pacientes prefrontales también muestran problemas de memoria en tareas en las que tienen que recordar el orden temporal de acontecimientos recientes.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here