cuerpo-calloso

El cuerpo calloso es un conjunto de fibras nerviosas que conectan los dos hemisferios cerebrales. Ubicado en la fisura interhemisférica, un surco profundo que separa los dos hemisferios, su función principal es la de la de conectar y transferir la información motora, sensorial y cognitiva entre los dos hemisferios.

Anatomía del cuerpo calloso

Esta estructura cerebral que mide alrededor de 10 centímetros, es la comisura de mayor tamaño que comunica el hemisferio izquierdo con el derecho.  Se compone de materia blanca, un tejido compuesto por fibras nerviosas mielinizadas, conteniendo casi 200 millones de axones de neuronas.

El cuerpo calloso comienza a formarse en el cerebro durante la gestación y continúa desarrollándose en la niñez terminando de desarrollarse normalmente sobre los 12 años.

El cuerpo calloso está formado por diferentes partes distinguiéndose:

  • Pico, que conecta la corteza cerebral con el quiasma óptico
  • Rodilla (Genu), localizada en la zona anterior, es la que conecta los lóbulos frontales
  • Cuerpo, es la zona central del cuerpo calloso
  • Rodete o esplenio, conectan los lóbulos occipitales

cuerpo-calloso

Funciones del cuerpo calloso

Como hemos mencionado, el cuerpo calloso conecta los dos hemisferios cerebrales para el procesamiento de la información y el buen funcionamiento global del cerebro. Aunque sus funciones son muchas, algunas de las acciones específicas del cuerpo calloso son:

  • Visión y movimientos oculares: El cuerpo calloso combina las dos mitades separadas de nuestro campo visual y permite que identifiquemos aquello que vemos conectando la corteza visual con los centros del lenguaje
  • Mantenimiento del equilibrio entre la atención y la excitación.
  • Localización táctil: Esta estructura, transfiere la información táctil entre los hemisferios cerebrales.

Agenesia del cuerpo calloso

Cuando las personas nacen sin cuerpo calloso o con un cuerpo calloso no completo, se da un trastorno conocido como agenesia del cuerpo calloso. Este afecta aproximadamente a 1 de cada 3000 personas.

Normalmente, esta condición se diagnostica durante los dos primeros años de vida de las personas, en muchas ocasiones, tras un ataque epiléptico. Sin embargo, a veces este puede ser diagnosticado en etapas posteriores. Las técnicas utilizadas para el diagnóstico de la agenesia del cuerpo calloso son las técnicas de imágenes cerebrales como la resonancia magnética funcional o la tomografía axial computarizada (TAC) en las que se detectan anomalías en esta estructura.

Los problemas relacionados con esta estructura también pueden ocurrir por daños en el cuerpo calloso o disrupciones en su desarrollo durante el embarazo. Esto puede ser debido a algunos virus o infecciones como la rubeola, anomalías genéticas o causas ambientales como el síndrome del alcoholismo fetal.

La agenesia del cuerpo calloso puede hacer que las personas presenten diferentes dificultades en el desarrollo. Así, los afectados pueden presentar problemas de visión y ceguera, problemas auditivos o dificultades para hablar, comprender el leguaje o andar, así como presentar espasmos y convulsiones entre otras problemáticas.

Síntomas de la Agenesia del cuerpo calloso

Los síntomas que indican un problema en el cuerpo calloso son los siguientes:

Síntomas Físicos

  • Dificultades en la visión
  • Dificultades en la alimentación
  • Rasgos faciales o craneales anormales
  • Bajo tono muscular
  • Mala coordinación y torpeza motora
  • Dificultades auditivas
  • Convulsiones
  • Alta tolerancia al dolor

Síntomas Cognitivos

  • Dificultades en la adquisición del lenguaje
  • Dificultades sociales y conductuales
  • Falta de autoconciencia
  • Hiperactividad
  • Falta de atención
  • Dificultades en la resolución de problemas complejos
  • Falta de habilidad para evaluar riesgos
  • Dificultad para comprender emociones y perspectivas ajenas
  • Problemas para comprender conceptos abstractos

Los síntomas de la agenesia pueden variar de leves a graves dependiendo del grado de afectación e incluso en algunas ocasiones, las personas con agenesia del cuerpo calloso pueden presentar un funcionamiento correcto y llevar una vida saludable. Algunos investigadores han descubierto que el cerebro con agenesia puede llegar a compensar la falta del cuerpo calloso estableciendo nuevas conexiones entre los dos hemisferios cerebrales, aunque este proceso de reconexión aún se desconoce.

Tratamiento de la Agenesia del cuerpo calloso

El tratamiento para la agenesia del cuerpo calloso implica diferentes intervenciones que inciden en los problemas particulares que el paciente presenta, focalizándose en el funcionamiento motor y en las habilidades sociales. Así, tras una valoración y evaluación previas, las técnicas a utilizar pueden ser desde la terapia ocupacional a las técnicas de cinesiterapia para la evolución motriz. Pueden estimularse los sentidos perjudicados como la vista o el tacto, así como llevarse a cabo una rehabilitación psicomotriz para mejorar el equilibrio. Todos estos tratamientos se centran en paliar los síntomas de la agenesia y deben estar bien estructurados e integrados, así como llevados a cabo por profesionales de la salud, formando parte del tratamiento la familia y allegados del paciente.

Cuerpo calloso, anatomía, función y Agenesia
4.6 (92%) 10 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.