*

Drogas y adicciones

TABACO

El tabaco produce dependencia por una de las sustancias que contiene, la nicotina, alcaloide que crea adicción y que sólo está presente en la planta del tabaco. Junto a ella hay varios miles de sustancias más en el humo de los cigarrillos que producen diversas alteraciones al introducirse en el organismo. De entre ellas destacan los alquitranes, los cuales son responsables de gran número de enfermedades, entre las que sobresalen el cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (como bronquitis o enfisema), o coadyuvantes de otras del aparato circulatorio y respiratorio.

Las personas comienzan a fumar por motivos psicosociales, como disponibilidad, rebeldía, confianza social, etc., aunque una vez que han probado los primeros cigarrillos son tanto los factores psicosociales como los fisiológicos (nicotina) los responsables del mantenimiento de esa conducta. Por esta razón la edad de comienzo de éste hábito se sitúa en la adolescencia. Cabe resaltar un hecho de gran importancia y es que cuanto más temprano se adquiere el hábito más difícil es luego el abandono de los cigarrillos.


Efectos del tabaco en el cuerpo humano

No es raro el fumador habitual que a los pocos años de practicar el vicio no tenga ya uno o varios trastornos iniciales de las vías respiratorias, que son un anticipo de infecciones más graves que sobrevendrán en el futuro. Los que suelen verse con más frecuencia son:

  • Tos seca y persistente que ocasiona molestia
  • Expectoración que suele ser más abundante por las mañanas al levantarse; ésta puede ser de consistencia y color diferentes: blanquecina como moco, amarillenta, verdosa y hasta gris. Puede provenir de la nariz, del fondo de la boca, de la garganta o de los bronquios, por que los componentes del tabaco afectan y dañan todas estas áreas.

Vamos a mencionar las principales enfermedades que causa el tabaco en el aparato respiratorio.

  • La bronquitis crónica: es una inflamación persistente que produce lesiones destructivas en la membrana mucosa y en los conductos que llevan el aire al interior de los pulmones y lo extraen de ellos. Aparece acompañada generalmente de inflamación de tráquea y hoy está demostrado que su causa más frecuente es el hábito de fumar.
  • Enfisema pulmonar: es la más grave enfermedad crónica del aparato respiratorio y, como consecuencia de ella produce la ruptura de los alvéolos o diminutos sacos de aire distribuidos por todo el tejido pulmonar.
  • El cáncer: podríamos definir el cáncer como la formación de una colonia de células que en ese crecimiento sin control daña a los tejidos normales. El cáncer figura como una de las principales causas de muerte, por eso se ha transformado con justa razón en un verdadero problema para la humanidad ya que el tabaco es el que origina el cáncer en el pulmón, cuerdas vocales, etc.

La nicotina y el sistema nervioso

“La nicotina estimula el sistema nervioso; en dosis mediana provoca temblor, las dosis altas convierten los temblores en convulsiones. El tabaco seda al fumador mientras fuma, luego éste se va poniendo progresivamente más nervioso hasta el próximo cigarrillo”

“La nicotina ejerce su acción directa sobre el sistema nervioso autónomo, el cual controla las funciones inconscientes o automáticas del organismo. Primero estimula, luego deprime y hasta puede llegar a paralizar la actividad de esos nervios”.

La nicotina es también un estimulante del sistema nervioso periférico. Esta es la razón por la cual los fumadores sienten las mismas sensaciones cuando la nicotina penetra por la vía respiratoria, o por la vía anal, en forma de supositorios, o a través de una inyección intravenosa o muscular.


La nicotina produce dependencia

La nicotina actúa sobre el sistema nervioso central y produce un efecto conocido como tolerancia, o sea, exige dosis cada vez mayores para que sus usuarios se satisfagan. La nicotina también genera crisis de abstinencia, lo que hace que el acto de dejar de fumar sea mucho más complejo.

En el caso de quien fuma una cajetilla por día, la nicotina de cada cigarrillo se metaboliza en unos 40 minutos puesto que baja el nivel o índice de nicotina en la sangre, es natural que el fumador vuelva a sentir enseguida el deseo, es motivado por la dependencia de la nicotina.


Anterior Siguiente
Contenido relacionado: