persona-drogadicta

Consumir drogas es un hecho que acaba pasando factura, tanto a las personas como la toman como, de forma colateral, a quienes están alrededor. Aunque cualquiera es susceptible de caer en esta adicción, hay algunas características que hacen que unas sean más susceptibles de desarrollar adicción que otras.

Factores sociológicos y psicológicos

Los distintos estudios psicológicos coinciden en que hay unos perfiles habituales en cuanto al consumidor de drogas se refiere. Esto no quiere decir que se cumpla fielmente siempre, pero sí que puede ayudarnos a reconocer cuándo una persona se encuentra en una situación de riesgo y, por lo tanto, ayudarnos a prevenirla.

Una de las conclusiones de estudios es que los hombres suelen ser más propensos a consumir drogas ilegales, tales como el cannabis o la cocaína. Las mujeres, por su parte, suelen acudir a otro tipo de drogas, como los fármacos tranquilizantes.

Evidentemente, esto no siempre es así, pero sí que es algo que los estudios determinan que se da con cierta frecuencia. Más allá de estas diferencias que tienen un componente más sociológico, existen también unos factores psicológicos que intervienen en que se desarrolle.

Las personas que tienen una baja autoestima pueden llegar a caer en consumir estas sustancias para buscar una falsa sensación de bienestar. Esto es muy común sobre todo en adolescentes, que acaban por consumirlas debido a la presión del entorno y de su grupo de iguales.

La baja tolerancia a la frustración es una de las causas más comunes. Esto quiere decir que hay personas que no son capaces de tolerar bien el sufrimiento o que disponen de pocas herramientas psicológicas para resolver sus problemas.

De esta forma, buscan una vía de escape a través de sustancias que alteren su percepción de la realidad, para así eludir afrontarla. También suele ser una forma de llamar la atención de estas personas, sobre todo cuando sienten que no son capaces de resolver solas sus problemas.

Copiar a las personas de nuestro entorno

El hecho de que en el hogar exista otro familiar que sea adicto es otro de los factores de riesgo que pueden conducir a que un sujeto se convierta en consumidor de drogas. Esto se produce porque los individuos solemos copiar a nuestros modelos de referencia y sus comportamientos.

Es algo que también es más probable que se produzca cuando la persona proviene de entornos desestructurados, sobre todo en el caso de que sus progenitores hayan desarrollado algún tipo de adicción y lo hayan visto, por lo tanto, como algo habitual en su día a día.

Respecto a esta situación, también suele darse en casos de que amigos o personas cercanas a nosotros consuman drogas. De este modo, es más fácil que asociemos su consumo a algo que no es negativo y acabemos por aceptarlo e incluso por consumirlas.

Esta situación es muy frecuente, sobre todo, en caso de jóvenes y adolescentes que buscan ser aceptados. En estos casos hay que estar muy alerta a quiénes son los amigos que acompañan a nuestros hijos, pues estos pueden convertirse en un mal ejemplo a seguir para ellos.

Otra de las situaciones habituales en las que las personas pueden recurrir a este tipo de sustancias es cuando tienen problemas de estrés, o bien si se encuentran en un periodo de cambio y adaptación que no está siendo fácil.

En ambos casos, hay quienes se apoyan en drogas tanto legales como ilegales, pensando que es algo temporal hasta que pase el problema. Sin embargo, pueden acabar desarrollando una fuerte dependencia y adicción.

Bajos niveles de dopamina

A nivel físico, existen también algunas posibles causas que determinan que las personas acaben desarrollando una mayor adicción a estas sustancias. Es el caso de aquellos individuos que tienen un nivel bajo de dopamina en el cerebro.

La dopamina es una sustancia que se encarga de controlar las emociones, por lo que suelen sentir placer y una sensación reconfortante ante el consumo de drogas. Si tienen un nivel bajo de este neurotransmisor, pueden acabar enganchándose de forma más fácil.

Por lo tanto, es importante saber que los mecanismos cerebrales implicados en este tipo de adicciones son independientes de las características psicológicas y sociales de la persona, lo cual hace que cualquier persona pueda desarrollar una adicción.

Así que, si bien ninguna de estas características tiene por qué suponer que una persona desarrolle una adicción, se puede identificar aquellas que puedan suponer un factor de riesgo y hacer que una persona sea más susceptible que otra de desarrollar adicción a las drogas.

En resumen, aunque todos somos susceptibles de acabar sufriendo una adicción, existen unos factores de riesgo que hay que tener en cuenta a nivel sociológico, psicológico y físico. Conocerlos puede ayudarnos a prevenir que acabemos teniendo un problema de este tipo.

Características de las personas que consumen drogas
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.