dopamina
Dopamina: efectos físicos y psicológicos

Función de la dopamina

La dopamina es un neurotransmisor liberado por el cerebro que desempeña numerosas e importantes funciones en nuestro organismo.

La dopamina se produce en las neuronas dopaminérgicas en el área tegmental ventral (VTA) del mesencéfalo, en la sustancia negra y el núcleo arqueado del hipotálamo.

Algunas de sus funciones son las siguientes:

  • Movimiento
  • Memoria
  • Recompensa de placer
  • Comportamiento
  • Atención
  • Inhibición de la producción de prolactina
  • Sueño
  • Estado anímico
  • Aprendizaje

La deficiencia o el exceso y de esta sustancia química es la causa de trastornos más o menos severos. La enfermedad de Parkinson y la drogadicción son algunos de los ejemplos de problemas asociados con niveles de dopamina anormales.

Cómo nos afecta la dopamina

Una parte del cerebro llamada ganglios basales regula el movimiento. Los ganglios basales, a su vez, dependen de una cierta cantidad de dopamina para funcionar con la máxima eficiencia. La acción de la dopamina se produce a través de los receptores de dopamina D1-5.

La dopamina reduce la influencia de la vía indirecta y aumenta las acciones de la vía directa dentro de los ganglios basales. Cuando hay una deficiencia de dopamina en el cerebro, los movimientos pueden resultar retardados y descoordinados. Por otro lado, si hay un exceso de dopamina, el cerebro induce al el cuerpo a llevar a cabo movimientos innecesarios, como los tics repetitivos.

La dopamina y el placer como recompensa

La dopamina es la sustancia química que interviene en los receptores del placer del cerebro. Se libera en situaciones placenteras y estimula al individuo a ir en busca de aquello que le ha proporcionado esta sensación. Aquí se encuentra principalmente la comida, el sexo y drogas de abuso, ya que todos ellos estimulantes de la liberación de dopamina en el cerebro, particularmente en áreas tales como el núcleo accumbens y la corteza prefrontal.

De hecho el sobrepeso se ha relacionado con el déficit de receptores dopaminérgicos en el sistema nervioso del sujeto, motivo por el cual parecen necesitar ingerir más cantidad de comida para notar la misma satisfacción que otras personas.

La dopamina y la adicción

La cocaína y las anfetaminas inhiben la recaptación de la dopamina.

La cocaína es un bloqueador de transportador de dopamina que inhibe competitivamente la captación de dopamina para aumentar su presencia en los receptores.

La anfetamina aumenta la concentración de dopamina en el espacio sináptico, pero a través de un mecanismo diferente. Las anfetaminas son similares en estructura a la dopamina, y así pueden entrar en la neurona presináptica a través de sus transportadores de dopamina. Las anfetaminas fuerzan a las moléculas de dopamina a salir fuera de sus vesículas de almacenamiento. Al aumentar la presencia de dopamina en el espacio sináptico, se produce un aumento de los sentimientos placenteros y finalmente a la adicción.

La dopamina y la memoria

Los elevados niveles de dopamina en el cerebro, especialmente la corteza prefrontal, ayuda en la mejora de la memoria de trabajo. Sin embargo, esto es un equilibrio delicado, ya que los niveles tanto aumentan como se reducen a niveles anormales, por lo que la memoria acaba sufriendo.

La dopamina y la atención

La dopamina ayuda a la concentración y la atención. La dopamina ayuda a enfocar la visión, y esto a su vez ayuda a dirigir mejor la atención. La dopamina también parece ser la responsable de determinar lo que se queda en nuestra memoria a corto plazo según la información recibida. Se cree que las concentraciones reducidas de dopamina en la corteza prefrontal contribuye al desorden de déficit de atención TDAH.

La dopamina y la cognición

La dopamina controla el flujo de información de los lóbulos frontales del cerebro y también de otras áreas. Los trastornos de la dopamina en esta región llevan a la disminución en las funciones neurocognitivas, especialmente la memoria, la atención y resolución de problemas.

Los receptores dopaminérgicos D1 y receptores D4 son responsables de la mejora de los procesos cognitivos. Algunos de los medicamentos antipsicóticos utilizados en trastornos como la esquizofrenia actúan como antagonistas de la dopamina. Los llamados antipsicóticos “típicos” actúan con mayor frecuencia en los receptores D2, mientras que los fármacos atípicos también actúan sobre los receptores D1, D3 y D4.

dopamina

La dopamina y la creatividad

Se ha podido observar que las personas con una densidad menor de receptores D2 de dopamina a nivel talámico son más creativas.

Una de las funciones del tálamo es filtrar los estímulos procedentes de la corteza cerebral. Al parecer una menor cantidad de receptores facilitaría las conexiones neuronales que nos permiten asociar conceptos de una forma más eficiente, mejorando así la creatividad.

La dopamina y las relaciones sociales

La sociabilidad se encuentra también muy ligada a la neurotransmisión de dopamina. Una baja captación y unión de la D2 de la dopamina con frecuencia se encuentra en personas con ansiedad social o fobia social.

Se cree que algunas de las características negativas de la esquizofrenia (retraimiento social, apatía, anhedonia) pueden estar relacionadas con bajos niveles de dopamina en ciertas áreas del cerebro.

Por otro lado, las personas con trastorno bipolar en los estados maníacos se convierten en hipersociales, así como hipersexuales. Esto se atribuye a un aumento de la dopamina. Los estados maníacos se pueden reducir con bloqueantes de la dopamina como los antipsicóticos.

La personalidad según el nivel de dopamina

algunas investigaciones muestran que la cantidad de dopamina que se encuentra en la amígdala cerebral podría ser un indicador del grado de nerviosismo o tranquilidad habitual de una persona, así como la confianza que tiene en sí misma o la tendencia a ser más o menos temerosa.

Amígdala cerebral

Otra característica de la personalidad que se ve afectada por la dopamina es la búsqueda de emociones fuertes. Al parecer una mayor presencia de dopamina en ciertas regiones cerebrales influye en tener expectativas más “optimistas” o de falta de peligro asumiendo riesgos demasiado altos.

También puede ayudar a crear una personalidad más motivada. Las personas con mayores niveles de dopamina en el córtex prefrontal, se muestran más dispuestas y motivadas a cumplir con objetivos exigentes.

Los niveles de dopamina y la psicosis

La anormalmente alta transmisión dopaminérgica se ha relacionado con la psicosis y la esquizofrenia. Por este motivo, los antipsicótcis funcionan en gran parte por la inhibición de la dopamina a nivel del receptor.

El procesamiento del dolor

La dopamina juega un papel en el procesamiento del dolor en múltiples niveles del sistema nervioso central. Esto incluye la médula espinal, sustancia gris periacueductal (PAG), el tálamo, los ganglios basales, la corteza insular y la corteza cingulada. Los bajos niveles de dopamina están asociados con síntomas dolorosos que se producen frecuentemente en la enfermedad de Parkinson.

La dopamina y la regulación de la secreción de prolactina

La dopamina es el principal inhibidor neuroendocrino de la secreción de prolactina de la glándula pituitaria anterior. La dopamina producida por las neuronas en el núcleo arqueado del hipotálamo se libera en los vasos sanguíneos hipotálamo-hipofisario de la eminencia media, que abastecen a la glándula pituitaria. Este actúa sobre las células que producen la prolactina. Estas células pueden producir prolactina en ausencia de dopamina. La dopamina es la hormona inhibidora de la prolactina (PIH), o prolactostatina.

La dopamina en náuseas y vómitos

La dopamina es uno de los neurotransmisores implicados en el control de las náuseas y vómitos a través de interacciones en la zona de activación de los quimiorreceptores. La metoclopramida es un antagonista de D2-receptor y evita las náuseas y los vómitos.

2 Comentarios

  1. Buenos días, la pregunta es si sirve la homeopatía en trastornos Neurológicos, como la Depresión, Trastornos de Ansiedad ó Bipolaridad, y ya que nos pasamos 10 años de nuestras vidas buscando una sanación con Psiquiatras, Psicólogos y Neurólogos y hasta el día de hoy no encontramos una respuesta con la medicina tradicional. Lo que quiero no es una cura, pero si una mejor calidad de vida para mi Mujer que es la que padece la enfermedad, ella tiene 47 años. Desde ya muchas gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here