mujer-madura

En la mayoría de mujeres, la menopausia se asocia con una gran variedad de emociones, tanto positivas como negativas. Para algunas puede incluso resultar un alivio, pero para otras puede desencadenar numerosas emociones negativas, incluyendo ansiedad y tristeza.

Síntomas de la menopausia

Los síntomas más habituales asociados con la perimenopausia y la menopausia son los siguientes:

  • Periodos cambiantes o irregulares
  • Sofocos
  • Sudores nocturnos
  • Insomnio
  • Fatiga
  • Ansiedad, cambios de humor, irritabilidad y depresión
  • Pérdida de confianza, sentimientos de ser invisible
  • Cambios en la libido o el deseo sexual
  • Aumento de peso
  • Piel seca
  • Sequedad vaginal
  • Fuga o urgencia urinaria
  • Dolores y molestias en músculos y articulaciones

Muchos estos síntomas son consecuencia de los cambios en la producción de hormonas, concretamente por la reducción del estrógeno de los ovarios. En esta etapa, muchas mujeres pueden tener el período. Esto causa confusión, ya que no es extraño tener síntomas precoces de la menopausia mientras todavía se tiene la menstruación.

¿Qué son exactamente los sofocos?

Los sofocos o bochornos son uno de los síntomas más comunes de la menopausia. Afectan aproximadamente al 80% de las mujeres.

Junto con los períodos irregulares, los sofocos son uno de los principales signos del inicio de la menopausia. Para la mayoría de las mujeres, los sofocos ocurren ocasionalmente y no causan mucha angustia. Sin embargo, para un porcentaje menor, alrededor del 20%, los sofocos pueden ser graves e interferir con su calidad de vida y especialmente de sueño. Las mujeres tienden a experimentar sofocos durante aproximadamente dos años, pero para alrededor del 10%, ¡los sofocos pueden continuar por hasta 15 años!

¿Qué se siente al tener un sofoco?

Un sofoco es un síntoma vasomotor que puede variar en intensidad y duración. Una descarga caliente puede durar entre 30 segundos y 10 minutos. Se suele experimentar una sensación breve e inesperada de calor intenso que hace que la cara y cuello se sientan rojos y calientes y, posiblemente, se vean con manchas. Algunas mujeres explican que sienten como una repentina descarga de sangre desde los dedos de sus pies hasta la parte superior de sus cabezas. Pueden sentir mucho calor y luego frío. El sofoco a veces puede causar latidos y pulsaciones rápidas o irregulares, incluidas las palpitaciones del corazón.

Durante y después de un sofoco, algunas mujeres experimentan dolores de cabeza, temblores y mareos. Estos síntomas físicos pueden agravar los síntomas psicológicos, como los sentimientos de ansiedad, depresión y falta de confianza.

¿Por qué ocurren los sofocos?

Los sofocos son causados ​​por los niveles fluctuantes de hormonas, especialmente estrógeno y progesterona. Estas fluctuaciones afectan el funcionamiento del hipotálamo, la parte del cerebro responsable de controlar la temperatura corporal, el apetito, las hormonas sexuales y el sueño.

Disparadores de los sofocos

Los sofocos pueden ser provocados por la cafeína, los alimentos picantes, el alcohol y las fuentes de calor externas, como un baño caliente o una habitación sobrecalentada. Para algunas mujeres, el estrés y la tensión pueden causar sofocos más frecuentes. Por otro lado, las mujeres que fuman tienden a tener más del doble de probabilidades de experimentar sofocos intensos que las mujeres que nunca han fumado.

¿A qué edad tiene lugar la menopausia?

Los síntomas de la menopausia generalmente comienzan a mediados de los 40 en lo que se llama la perimenopausia. En esta etapa, los síntomas pueden ser leves. Hacia finales de los 40, la mayoría de las mujeres habrá notado algunos cambios físicos en los períodos y la temperatura corporal. También pueden experimentar ya ciertos problemas psicológicos como ansiedad, pensamiento difuso, lapsos de memoria o poca confianza.

Cambios hormonales y emociones

Aproximadamente un 70% de las mujeres se ven afectadas por los síntomas de la menopausia que son causados ​​por el cambio de los niveles hormonales. Los cambios hormonales en la menopausia pueden contribuir al estado de ánimo deprimido y a los sentimientos de ansiedad, y es posible que sus emociones oscilen de alegría a frustración en un abrir y cerrar de ojos.

La menopausia puede ser una montaña rusa emocional

Algunas mujeres experimentan sentimientos euforia, tranquilidad y alivio durante la menopausia, ya que ya no tienen que preocuparse más por el período o por usar anticonceptivos. De hecho, muchas mujeres informan que están más felices después de la menopausia que antes.

Sin embargo, para otras mujeres, las fluctuaciones rápidas de hormonas y los cambios físicos asociados con la menopausia pueden llevar a cambios de humor, ansiedad, irritabilidad, sentimientos de tristeza, dificultades con la memoria y la concentración, e incluso depresión.

mujer-huele-manzana

Depresión, ansiedad y menopausia

Las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas depresivos significativos después de entrar en la menopausia, incluso si no tienen un historial de depresión. Algunas investigaciones han mostrado que las mujeres entre 45 y 64 años -un período de tiempo que coincide con la menopausia- es cuando presentan el menor bienestar emocional en comparación con cualquier otro grupo de edad o género.

Los cambios hormonales tienen parte de culpa en el estado de ánimo deprimido y los sentimientos de ansiedad que las mujeres suelen experimentar al momento de la menopausia, pero por sí solos no son la causa de un desorden emocional. La mayoría de las mujeres hacen la transición a la menopausia sin experimentar ningún tipo de trastorno del estado de ánimo.

Identificar qué es un síntoma asociado a la menopausia y qué es una “verdadera” depresión o trastorno de ansiedad puede ser confuso. Además, a menudo los síntomas de ansiedad empeoran con la menopausia debido a una mayor sensibilidad a los síntomas. Lo que podría comenzar como una oleada de calor debido a los sofocos de esta fase, podría desembocar en un ataque de ansiedad.

A su vez, los síntomas de la menopausia, como los sofocos y sudores nocturnos, pueden afectar el estado de ánimo y hacer que algunas mujeres se depriman. Muchas permanecen despiertas por la noche debido a que los sudores nocturnos les impiden dormir con normalidad, por lo que durante el día se sienten agotadas, no pueden pensar con claridad y sus emociones son más negativas.

La depresión y el estado de ánimo deprimido en el momento de la menopausia es más probable que ocurra debido a otros factores además de la menopausia, que incluyen:

  • Episodios previos de depresión
  • Altos niveles de estrés
  • Una actitud negativa hacia los acontecimientos vitales
  • Insatisfacción con las relaciones
  • Baja autoestima
  • Imagen corporal pobre
  • Estilo de vida poco saludable: no hacer ejercicio físico o tomar alcohol

La salud emocional durante la menopausia también es más probable que esté influenciada por experiencias de eventos traumáticos previos, como el abuso sexual en el pasado, por ejemplo. Las mujeres a menudo buscan ayuda durante la menopausia para trabajar los traumas que han experimentado en el pasado. Este momento de la vida parece permitir que muchas cosas salgan a la superficie.

Por otro lado, la investigación sugiere que las mujeres que tienen una menopausia quirúrgica y / o una menopausia temprana tienen más probabilidades de experimentar depresión clínica que las mujeres que tienen una menopausia “natural”. Esto parece ser causado por el cambio más repentino en las hormonas que viene con una menopausia quirúrgica y también puede estar relacionado con la enfermedad que causó la cirugía en un primer lugar, como el diagnóstico de cáncer.

Manejando emociones relacionadas con la menopausia

Como ya hemos visto, las emociones relacionadas con la menopausia pueden variar desde leves cambios de humor hasta depresión severa. La ansiedad puede hacer que la mujer se sienta preocupada, nerviosa o incluso presa del pánico.

Muchos síntomas emocionales leves de la menopausia se pueden controlar mediante cambios en el estilo de vida, como encontrar formas de relajarse y reducir el estrés. Muchas mujeres también encuentran alivio de sus síntomas gracias a terapias complementarias y alternativas tales como:

La terapia de reemplazo hormonal (TRH), que se usa para tratar los síntomas físicos, también puede ayudar a aliviar la depresión y / o ansiedad asociadas a la menopausia. Aunque los datos de los últimos estudios sugieren que el estrógeno mejora la depresión en las mujeres en la transición a la menopausia (períodos menstruales irregulares), pero no en las posmenopáusicas (12 meses o más después del último período menstrual).

La menopausia o climaterio y sus efectos emocionales
4.5 (90%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.