Cuando una pareja se enfrenta a la terrible idea de la infertilidad, hay muchos y diversos conceptos que subyacen a la misma, como por ejemplo las siguientes:

  • Pérdida de la idea de familia
  • Pérdida de la idea de la perpetuación genética
  • Pérdida experiencia de ser padres y abuelos
  • Sentimiento de que tras la muerte no va a dejar nada detrás
  • Además, el hecho de no tener hijos es todavía un estigma social asociado a la incapacidad natural para hacerlo o incluso al egoísmo y materialismo
  • Cuando se realizan tratamientos, con cada tratamiento fallido aparece añadido el sentimiento de “niño perdido”, lo cual supone un duelo difícil al ser una pérdida invisible y por la incomprensión del entorno en muchas ocasiones

Todo esto puede acarrear sin muchas dificultades la probabilidad de sufrir psicopatología, como la ansiedad o depresión, principalmente. Además la pareja empieza a generar un sentimiento de estar “incompleta” de alguna forma, sobretodo si nos comparamos con otros amigos o familiares próximos que ya son padres.

El problema pasa a ser secreto, generalmente no se explica a familia o amigos, se intenta disimular ya que todavía parece tabú, además hace más daño comentarlo con otros y que te pregunten constantemente.

Otra causa que se deriva es una notable disminución del placer sexual, dado que el acto ha pasado a ser algo programado y con una intención que además se ve como inalcanzable.

Las parejas infértiles experimentan sentimientos de culpa, frustración, aislación, fracaso, congoja, angustia, furia, reducción de la autoestima y de la calidad de vida.

Fases psicológicas por las que pasa una pareja infértil

1. Paralización

  • Etapa de estar “como zombi” o en “un túnel”, se ve el problema como muy distante. Algunos especialistas denominan a esta etapa como de negación y aislamiento, y es por ello que suele ser frecuente que se solicite otro diagnóstico.
  • Incredulidad. Puede que se busque una manera de salir del problema a través de excusas, como la necesidad de vacaciones o descansar más; es decir, durante esta fase se tiende a pensar que la infertilidad va a ser realmente un problema temporal que acabará por resolverse.
  • Somatizaciones

2. Enfado y búsqueda de culpables

  • Esta es la respuesta más común a cualquier situación en que la persona se siente tratada injustamente o fracasada. La infertilidad causa todos estos sentimientos. Las parejas se sienten francamente incomprendidas, la infertilidad es injusta y sus cuerpos y mentes se sienten humillados por los interminables estudios, tratamientos y estrés emocional, así que tarde o temprano el enojo aparece como una respuesta a todas las circunstancias desagradables. En algunas situaciones, la ira y el enojo sirven para atacarse mutuamente.

3. Anhelo

  • Las experiencias ajenas de embarazo se viven con rabia, celos, pena, culpa…
  • cada vez se ve el futuro más pesimista
  • Se sienten excluidas y se sienten únicas y estigmatizadas

4. Reorganización

  • En esta fase es habitual que se intente recuperar el control y se intenta negociar, por ejemplo, prometiendo cosas que se harán si se soluciona el problema.
  • Aceptación del problema
  • Reorganización de la vida personal

5. Aislamiento social y personal

  • Dado que aún existen muchos tabúes y falsos mitos sobre la fertilidad, suelen haber dificultades para explicar la situación a las personas del entorno, por lo que se tiende al aislamiento emocional.
  • Los hombres se encuentran, además, con que la infertilidad masculina generalmente se asocia, equivocadamente, a una falta de virilidad.

6. Alteraciones de la sexualidad durante el tratamiento

  • Disminución de la libido
  • Disfunciones
  • Relaciones sexuales con fin de procrear, no por gusto
  • Relaciones sexuales programadas

7. Durante los tratamientos

  • Disminución frecuencia coital
  • Disminución placer
  • Disminución espontaneidad

Hombres y mujeres viven esta necesidad de procrear de forma diferente. La mujer tiende a verse más afectada, aunque también lo expresa más fácilmente.

¿Cómo afecta a las mujeres?

  • Sienten exclusión frente al grupo de mujeres fértiles
  • Experimentan hipersensibilidad hacia cualquier cambio o sensación relacionado con su cuerpo
  • Sienten culpabilización
  • Disminuye autoestima
  • Disminuye libido

¿Cómo afecta a los hombres?

  • Son más optimistas en un principio, pero gradualmente se ponen más pesimistas
  • Disminuye autoestima
  • Pueden aparecer disfunciones sexuales
  • Concentración en otras actividades como el deporte, los amigos, etc.

2 Comentarios

  1. Nuestro caso…igual o parecido a los demás, supongo.
    Después de la realización de varias pruebas han diagnosticado el problema; el tiene astenozoospermia severa.
    El día que nos dieron la noticia, yo no daba crédito, el mundo se me echó encima pero desde un primer momento contemplé las posibilidades que la ciencia ofrece actualmente.
    Él en cambio, no lo asumió, es más, se realizó de nuevo las mismas pruebas aconsejadas por los especialistas y con la esperanza de que las anteriores estaban mal.
    Del positivismo pasó a culpabilizarme de qué era yo la que estaba enferma (mental). Luego, “lo aceptó” y recurrimos a un centro privado con el fin de realizar algún tratamiento de reproducción asistida. Y otra vez, negación por parte de él, que no iba a hacer nada, que todo estaba bien, que yo tenía una enfermedad mental, que las próximas citas (urología) iría él solo (con el fin, eso si, de mentirme).
    Y en resumen, que todo esto nos está minando y ya no aguanto más. Ni considero la opción de convencerlo porque me parece absurdo. Se supone que queremos un hijo, no comprarnos un coche o irnos de viaje y que yo lo quiera que convencer por tener una idea diferente…
    No tengo fuerzas para continuar con todo este peso yo sola.

    • Tal vez demasiado tarde mi consejo.
      Pase por esto hace muchos años,
      Me gustaría saber que ha pasado contigo y poder charlar de esto
      Con afecto y respeto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here