hongos-setas-magicos

La psilocibina es una sustancia psicodélica producida por una gran variedad de especies de hongos. Las más de 200 clases de hongos que son responsables de la producción de psilocibina, son conocidas en su conjunto como hongos o setas mágicas. Estos potentes alucinógenos producen efectos que alteran la mente cuando se consumen.

Características de la psilocibina

La psilocibina es una droga que se extrae químicamente de los hongos. No se trata de un medicamento de venta libre, por lo que la gente lo compra en forma de hongos secos o frescos y, a veces, en forma de cápsulas en polvo. La droga contiene alucinógenos activos, y la fuerza de la droga depende del tipo de hongo y de si la droga proviene de hongos frescos o secos.

Los hongos se han utilizado durante siglos en Europa para celebrar ceremonias espirituales y adivinatorias para aumentar la sensibilidad y la conciencia. De hecho, las imágenes encontradas en murales prehistóricos y pinturas rupestres en España y Argelia sugieren que el uso humano de las setas es muy anterior a la historia registrada. Durante la década de los sesenta, el uso de la psilocibina se hizo popular también en países de Latinoamérica y sobretodo en Estados Unidos. Hoy en día, muchos adolescentes y jóvenes buscan los hongos mágicos en un esfuerzo por producir los efectos alucinógenos y psicodélicos que resultan de su consumo.

La psilocibina se puede encontrar en cientos de especies de hongos. Estas especies se caracterizan por ser hongos de esporas oscuras que crecen en ambientes tropicales y subtropicales. Se encuentran en prados y bosques, ya que estas setas crecen principalmente en áreas húmedas, plagadas de restos de plantas o compost.

La mayoría de las personas toman psilocibina para sentirse más relajadas tanto a nivel mental como físico. Sin embargo, debido a sus características alucinógenas, la droga causa alteraciones en la mente, lo que provoca que las personas pierdan el sentido de la realidad. Cuando alguien ingiere uno de estos hongos, la psilocibina produce efectos que alteran la mente, similares a drogas como la mescalina y el LSD. La psilocibina se clasifica como una droga alucinógena o psicodélica.

La psilocibina es un profármaco que, una vez ingerida, el cuerpo la convierte rápidamente en psilocina, sustancia química que produce euforia, alucinaciones visuales y mentales, cambios en la percepción, un sentido del tiempo distorsionado y experiencias que los usuarios califican como “espirituales”. Desgraciadamente pueden incluir reacciones adversas, como náuseas y ataques de pánico.

Efectos de la Psilocibina

Al igual que otros tipos de drogas alucinógenas, la psilocibina puede producir numerosos efectos eufóricos y psicodélicos. La intensidad y la duración de sus efectos son variables, según la especie o el tipo de cultivo de hongos, así como la dosis, la fisiología individual y el contexto.

Una vez ingerida, la psilocibina se metaboliza rápidamente a psilocina, que a su vez actúa sobre los receptores de la serotonina en el cerebro. Sus efectos suelen durar entre dos y seis horas, aunque para los consumidores los efectos pueden parecer mucho más prolongados, ya que esta droga puede distorsionar la percepción del tiempo.

La psilocibina tiene una toxicidad y un potencial dañino bajos. Aun así, la posesión de hongos que contienen psilocibina ha sido prohibida en la mayoría de países, y ha sido clasificada como una droga por la mayoría de leyes nacionales antidrogas.

Efectos cognitivos

Los efectos de tomar psilocibina pueden variar y, a menudo, dependen de la persona y el contexto en el que se usa el medicamento. Los efectos más habituales son:

  • Relajación
  • Alucinaciones (más a menudo visual, pero puede ocurrir en cualquier dominio sensorial)
  • Experiencias espirituales
  • Emociones intensas
  • Experiencias sensoriales.
  • Sinestesia, que es la experiencia de percepciones mixtas, como ver el sonido o escuchar los colores.
  • Cambios en la percepción del tiempo
  • Regresión psicológica a experiencias / estados anteriores

Efectos físicos

  • Dilatación pupilar
  • Cambios en la frecuencia cardíaca (incremento o disminución)
  • Cambios en la presión arterial (hipotensión o hipertensión) e inestabilidad general
  • Náuseas
  • Temblores
  • Dismetria (incapacidad para dirigir o limitar correctamente los movimientos).

Los aumentos temporales en la presión sanguínea causados ​​por el medicamento pueden ser un factor de riesgo para los usuarios con antecedentes de hipertensión preexistente.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios informados del uso de psilocibina incluyen:

  • Paranoia
  • Psicosis
  • Ansiedad severa que puede manifestarse como ataques de pánico
  • Riesgo de tener un “mal viaje”
  • Sudoración excesiva
  • Respiración irregular
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Visión borrosa
  • Temblores
  • Problemas de coordinación
  • Depresión
  • Pérdida de apetito
  • Boca seca
  • Trastornos del sueño
  • Juicio deteriorado y posibilidad de hacerse daño o incluso morir por accidente

Los efectos de los hongos mágicos no se pueden prever hasta que la sustancia ya haya sido tomada. Desgraciadamente, como con la mayoría de las drogas alucinógenas, los efectos de la psilocibina son poco confiables e impredecibles. Algunos usuarios experimentan una sensación agradable de euforia espiritual o de otra índole, mientras que otros experimentan un “mal viaje” que los puede hacer sufrir síntomas paranoicos graves, ansiedad, depresión, cuadros de esquizofrenia y sensación de caos.

Los efectos de la psilocibina son en su mayoría de corta duración. El compuesto tiende a desaparecer en unas pocas horas y no se conocen efectos secundarios graves. Pero existe un elevado riesgo de toxicidad y el consumo de estos hongos son potencialmente nocivos a pesar de no provocar efectos secundarios excesivamente graves.

Efectos a largo plazo

Los efectos a largo plazo asociados con el uso de psilocibina en realidad todavía no han sido bien definidos. Algunas fuentes sugieren que hay pocos efectos perjudiciales a largo plazo. Sin embargo, se han reportado casos en los que aparece un trastorno de percepción persistente inducido por alucinógenos. Este es un trastorno clínico que ocurre en un pequeño número de consumidores de alucinógenos (alrededor del 4,2%), consiste en sufrir “flashbacks”, lo que significa que la persona vuelve a experimentar el consumo de la psilocibina a pesar de no estar tomándola durante bastante tiempo. Esto puede ser angustiante y se puede diagnosticar erróneamente como esquizofrenia, accidente cerebrovascular (AVC), tumores cerebrales o traumatismo craneoencefálico.

Poco se sabe sobre las causas de este trastorno, pero parece que es más probable que ocurra en los individuos que:

  • Han consumido alucinógenos de forma reiterada en el pasado.
  • Han consumido otras drogas junto con la psilocibina, como alcohol, marihuana u otros alucinógenos.
  • Tener un historial previo de experimentar “malos viajes”.
  • Tener un trastorno mental previo, como un trastorno de pánico o un trastorno depresivo mayor.

Peligros de Psilocibina

La toxicidad de la sustancia es el principal peligro potencial cuando se consumen hongos mágicos. Si bien la dosis letal es relativamente alta, aproximadamente 1,5 veces mayor que la de la cafeína, la psilocibina puede ser mortal si se consumen suficientes hongos que contengan la droga.

Si los usuarios consumen hongos junto con otras drogas o cuando sufren reacciones adversas a esta sustancia, pueden requerir cuidados médicos urgentes. Pero la mayoría de las veces la hospitalización se produce como resultado de un “mal viaje” o de padecer un intenso ataque de pánico mientras se está bajo la influencia de la droga. Todos estos síntomas pueden conducir a lesiones autoinfligidas, suicidio o episodios de psicosis aguda que representan un serio riesgo para el consumidor o para otros.

Dependencia física y psicológica a la Psilocibina

La dependencia física no es lo mismo que la adicción, y es una respuesta normal al consumo habitual de drogas, incluso cuando se toma un medicamento prescrito por un facultativo. El cuerpo se adapta a la presencia de la sustancia y pueden producirse síntomas de abstinencia cuando cesa el consumo. Una persona adicta a una droga puede ser físicamente dependiente, pero la presencia de dependencia física por sí sola no constituye una adicción.

La dependencia psicológica a las drogas aparece cuando las personas se sienten que deben tomar la droga para lidiar con los factores estresantes cotidianos. Sin embargo, una dependencia puramente psicológica no produce la aparición de los síntomas de abstinencia de la misma manera que la dependencia física. Por desgracia, este fenómeno sirve como base para la compulsión a tomar la sustancia, así como de cualquier cambio de humor que surge en ausencia de la droga.

Al parecer, el riesgo de desarrollar una dependencia física o psicológica a la psilocibina es relativamente bajo, aunque puede generarse un uso problemático.

Las personas que consumen esta sustancia de forma recurrente suelen presentar las siguientes características:

  • Consumen la psilocibina como una especie de “ayuda” para lidiar con los acontecimientos estresantes cotidianos.
  • Creen que funcionan mejor cuando están bajo la influencia del alucinógeno.
  • Toman la psilocibina cuando experimentan estrés.
  • A menudo se ponen ansiosos, angustiados o incluso deprimidos cuando no pueden tomar la psilocibina.
  • A menudo presentan comportamientos de búsqueda de drogas que pueden incluir actividades de riesgo y / o ilegales para adquirir la sustancias.

Te puede interesar: La ayahuasca o yagé

Referencias

  1. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. (2016). Datos farmacológicos: alucinógenos .
  2. van Amsterdam, J., Opperhuizen, A., y van den Brink, W. (2011). Potencial de daño del uso de hongos mágicos: una revisión.  Toxicología regulatoria y farmacología , 59 (3), 423-429.
  3. Hasler, F., Grimberg, U., Benz, MA, Huber, T. y Vollenweider, FX (2004). Efectos psicológicos y fisiológicos agudos de la psilocibina en humanos sanos: un estudio doble ciego, controlado con placebo, de dosis-efecto . Psychopharmacology , 172(2), 145-156.
  4. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. (2014). La ciencia del abuso de drogas y la adicción: los conceptos básicos.
La psilocibina y las setas mágicas
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.