paranoide
Personalidad paranoide

Las personas con trastorno paranoide de la personalidad generalmente se caracterizan por tener un patrón desconfianza generalizada y suspicacia hacia los demás durante largo tiempo. Una persona con trastorno paranoide casi siempre cree que los motivos de otras personas son sospechosas o incluso malévolos.

Características de la personalidad paranoide

Los individuos con este trastorno piensan firmemente que las otras personas los quieren explotar, dañar  o engañar, incluso si no existe evidencia alguna que apoye dicha hipótesis. Si bien es bastante normal que todos tengamos un cierto grado de “paranoia” sobre ciertas situaciones en su vida (como por ejemplo la preocupación acerca de un inminente despido en el trabajo, o que tu jefe te trata peor que a otros, etc.), las personas con trastorno de personalidad paranoide llevan esto hasta un extremo, que incluye prácticamente todos los ámbitos ya sean profesionales, sociales o incluso familiares.

Es francamente difícil llevarse bien con los sujetos con trastorno paranoide de la personalidad y con frecuencia tienen problemas en sus relaciones cercanas. Su suspicacia y hostilidad excesiva la pueden expresar con numerosos argumentos, en forma de quejas recurrentes, o también con tranquila indiferencia, aunque aparentemente hostil. Debido a que son hipervigilantes, ya que están en busca de amenazas potenciales, pueden actuar de una manera excesivamente  reservada, se autoprotegen y parecen ser personas “frías” y carentes de sentimientos. A menudo pueden parecer que son enormemente objetivos, racionales y no emocionales, pues suelen mostrar poco afecto, con expresiones hostiles, obstinación y sarcasmo. Su carácter combativo y sospechoso puede provocar una respuesta hostil en otros, que, paradójicamente, luego sirve para confirmar sus expectativas originales.

Dado que los individuos con trastorno paranoide de la personalidad carecen de confianza en los demás, tienen una excesiva necesidad de ser autosuficientes y un fuerte sentido de la autonomía. También necesitan tener un alto grado de control sobre los que les rodean. A menudo son rígidos, críticos de los demás y son incapaces de colaborar, además tienen grandes dificultades para aceptar cualquier tipo de crítica.

Este desagradable trastorno por lo general conduce a la angustia, el deterioro social, laboral y de otras áreas de funcionamiento que quienes lo padecen. El patrón de personalidad de estos sujetos es estable y de larga duración, y su inicio se remonta a la edad adulta temprana o la adolescencia.

Los síntomas del trastorno de personalidad paranoide

El trastorno de personalidad paranoide se caracteriza, como ya hemos visto, por una desconfianza generalizada y la suspicacia hacia los demás, de tal manera que sus motivos se interpretan como malévolos. Esto se presenta en una variedad de contextos, que deben incluir cuatro (o más) de los siguientes:

  1. Desconfianza y suspicacia general desde el inicio de la edad adulta, de forma que las intenciones de los demás son interpretadas como maliciosas, que aparecen en diversos contextos, como lo indican cuatro (o más) de los siguientes puntos:
  2. Sospecha, sin base suficiente, que los demás se van a aprovechar de ellos, les van a hacer daño o les van a engañar
  3. Preocupación por dudas no justificadas acerca de la lealtad o la fidelidad de los amigos y socios
  4. Reticencia a confiar en los demás por temor injustificado a que la información que compartan vaya a ser utilizada en su contra
  5. En las observaciones o los hechos más inocentes vislumbra significados ocultos que son degradantes o amenazadores
  6. Alberga rencores durante mucho tiempo, por ejemplo, no olvida los insultos, injurias o desprecios
  7. Percibe ataques a su persona o a su reputación que no son aparentes para los demás y está predispuesto a reaccionar con ira o a contraatacar
  8. Sospecha repetida e injustificadamente que su cónyuge o su pareja le es infiel
  9. Estas características no aparecen exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos u otro trastorno psicótico y no son debidas a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.

El trastorno de personalidad paranoide generalmente no se diagnostica cuando ya se ha diagnosticado en el sujeto previamente otro trastorno psicótico, como la esquizofrenia o un trastorno bipolar o depresión con características psicóticas.

Debido a los trastornos de personalidad suelen tener una larga duración y patrones estables de comportamiento a lo largo del tiempo, se les diagnostica con mayor frecuencia en la edad adulta. Es raro que se diagnostiquen en la infancia o en la adolescencia, ya que un niño o adolescente está en constante desarrollo, cambios en la personalidad y la maduración. Sin embargo, si se diagnostica en un niño o adolescente, las características deben haber estado presentes durante al menos 1 año.

El trastorno de personalidad paranoide es más frecuente en hombres que en mujeres, y se produce en algún lugar entre 2,3 y 4,4 por ciento en la población general.

Las causas del trastorno paranoide de la personalidad

En realidad todavía no se sabe qué causa el trastorno paranoide de la personalidad. Hay muchas teorías sobre las posibles causas del trastorno de personalidad paranoide. La mayoría de los profesionales coinciden en un modelo biopsicosocial de la causalidad, es decir, las causas de son probablemente debido a factores biológicos y genéticos, factores sociales (por ejemplo, cómo una persona interactúa en su desarrollo temprano con su familia y amigos y otros niños), y psicológicos (la personalidad y el temperamento del individuo, moldeadas por su entorno y aprendieron habilidades para lidiar con el estrés de afrontamiento). Esto sugiere que ningún factor es responsable, más bien, es la naturaleza compleja y probablemente entrelazadas de los tres factores que son importantes. Si una persona tiene este trastorno de la personalidad, la investigación sugiere que hay un ligero aumento del riesgo para este trastorno que se transmita a sus descendientes.

Tratamiento del trastorno paranoide de la personalidad

Tratamiento del trastorno paranoide de la personalidad suele implicar la psicoterapia a largo plazo con un terapeuta que tenga experiencia en el tratamiento de este tipo de trastorno de la personalidad. Los medicamentos también se pueden prescribir para ayudar con los síntomas preocupantes y debilitantes específicas.

Psicoterapia

Al igual que con la mayoría de los trastornos de la personalidad, la psicoterapia es el principal tratamiento de elección. Los individuos con trastorno paranoide de la personalidad, sin embargo, rara vez se presentan para el tratamiento. Esto no nos debe sorprender, pues creen que ellos no tienen problema alguno, sino que son los demás los que conspiran en su contra.

La terapia que hace hincapié en un enfoque simple de apoyo, centrada en el cliente, ya que es lo mejor para que el paciente tome confianza, aunque es algo bastante difícil de conseguir. La finalización anticipada en estos pacientes, por lo tanto, es común. A medida que la terapia avanza, probablemente empiece a confiar más. Es entonces cuando comienza a revelar algunas de sus ideaciones paranoides más extrañas. El terapeuta debe tener mucho cuidado en encontrar el equilibrio entre ser objetivo con la terapia y respetar estos pensamientos del sujeto, para no levantar las sospechas y que vuelva a desconfiar. Es un equilibrio difícil de mantener, incluso después de que una buena relación de trabajo ha sido establecida.

Todos los médicos y personal de salud mental que están en contacto con alguien que sufre el trastorno paranoide de la personalidad, deben ser muy conscientes de su trato con este individuo. Las bromas sutiles y las alusiones a la información sobre el paciente, elevará una gran cantidad de sospechas. Un enfoque concreto y honesto, probablemente ganará los mejores resultados, centrándose en las dificultades actuales de la vida que ha llevado al cliente en la terapia en este momento. No es aconsejable preguntar demasiado profundamente sobre la vida o la historia del sujeto, a menos que sea directamente relevante para el tratamiento clínico.

El pronóstico a largo plazo para este trastorno no suele ser bueno. Las personas que sufren de este trastorno a menudo siguen afectados con síntomas a lo largo de su vida. No es raro ver a esas personas en programas de tratamiento de día u hospitales estatales. Otras modalidades, como terapia de familia o de grupo, no se recomiendan.

Farmacológico

Los medicamentos son generalmente contraindicados para este trastorno, ya que pueden despertar sospechas innecesarias que normalmente se traducirá en incumplimiento del tratamiento y el abandono. Los medicamentos que se prescriben para condiciones específicas se deben hacer para períodos de tiempo lo más breves posible.

Una medicación ansiolítica, como el diazepam, puede ser apropiada para prescribir si el cliente sufre de ansiedad severa o agitación, la cual comienza a interferir con el funcionamiento normal diario. Una medicación antipsicótica, tales como tioridazina o haloperidol, puede ser apropiado si un paciente se descompensa con agitación severa o pensamiento psicótico, que puede resultar dañino para él mismo o para otros.

Esfuerzo personal

Como es lógico, no hay grupos de apoyo de autoayuda o comunidades para alguien que sufre de este trastorno. Tales enfoques probablemente no serían muy eficaces porque una persona con este trastorno es probable que sea desconfiada y suspicaz de los demás (aunque padezcan la misma sintomatología) y sus motivaciones. Por este motivo el esfuerzo de superación debe salir de la propia persona.

Personalidad paranoide, la suspicacia llevada al extremo
4.8 (96%) 5 votos.

4 Comentarios

  1. BUENAS NOCHES EXCELENTE ARTICULO, VIVO CON MI PAPA Y TIENE LA MAYORÍA DE SÍNTOMAS DE ESA ENFERMEDAD YA QUE PIENSA QUE MI ESPOSA Y YO CONSPIRAMOS EN SU CONTRA, ME GUSTARIA QUE ME ORIENTARAN A COMO TRATARLO YA QUE POR LO QUE EH LEÍDO EN SU ARTICULO LO EH TRATADO DE FORMA EQUIVOCA.
    NO PUEDO ALEJARME DE EL YA QUE MIS HERMANOS NO LO QUIEREN Y SOY LO ÚNICO QUE TIENE OJALA ME PUEDAN DAR ALGUNOS CONSEJOS DE COMO TRATARLO YA QUE ES DESESPERANTE VIVIR CON UNA PERSONA ASI Y NADIE DE TU FAMILIA TE APOYE CON ESO, GRACIAS Y OJALA ME PUEDAN ACONSEJAR

  2. Con su artículo estoy descubriendo algunas características que tiene una persona con la que convivo, yo encontraba rasgos de síndrome de hibrys, de Asperger, ahora veo que tiene la mayoría de los síntomas de este transtorno de personalidad paranoide. También son personas soberbias, orgullosas que creen tener los más altos valores morales, aunque en la vida real son groseros y no llegan a reconocer nunca sus errores, a cambio se sienten generosos y perfectos, aunque también por otro lado tienen ratos de agradables, generosos, simpáticos. Jamás aceptarán visitar un sicólogo. Mientras tanto, dañan a las personas cercanas y merman la autoestima.
    Gracias por sus artículos, me sirven para entender muchas cosas y también para tomar decisiones en mi vida. No hay que ilusionarse pensando que esas personas van a cambiar, sólo lo intentan mientras hay crisis (resultado de su comportamiento) pero pasada ésta, regresan las mismas actitudes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.