mujer-manos-cabeza-triste


El síndrome de abstinencia, también conocido comúnmente como “el mono”, hace referencia a una serie de síntomas que se producen en una persona cuando deja de consumir una sustancia a la cual sufre adicción. Veamos mejor de qué se trata.

Por qué se produce el síndrome de abstinencia

Lo primero que es importante saber para comprender el síndrome de abstinencia es conocer por qué se produce y cómo afecta a la persona que lo sufre. Se trata de una serie de reacciones físicas que aparecen cuando el individuo deja de consumir una sustancia que provoca adicción.



Esto aparece por la siguiente razón: el organismo se habitúa a la sustancia en cuestión, lo cual genera una tolerancia a la misma. A su vez, la tolerancia provoca que se aumente el consumo de dicha sustancia, y el cuerpo por lo tanto se habitúa a funcionar con ella. En el momento en el que deja de recibirla, la respuesta es la aparición del síndrome de abstinencia.

Algunas de las sustancias más comunes son el alcohol, el tabaco, la cocaína, el cannabis, la cafeína o los opiáceos. Este tipo de sustancia hace que la persona que la toma desarrolle una dependencia hacia ellas.

Una vez que se deja de consumir o que transcurre algún tiempo sin tomarla, se produce el denominado síndrome de abstinencia. Esto no es una enfermedad, pero sí que es una condición que altera la salud y el bienestar de la persona.

Dependiendo del grado de adicción que se tenga, el síndrome de abstinencia será mayor o peor. Además, en función de la droga que la haya provocado, puede ser que este síndrome tenga además unas manifestaciones físicas.

Tipos de síndrome de abstinencia

Los expertos suelen distinguir dos tipos de síndrome de abstinencia. El primero de ellos es el síndrome de abstinencia agudo, que es también el más conocido y el que más se suele producir.

Síndrome de abstinencia agudo

Este consiste en una serie de reacciones fisiológicas y psicológicas que aparecen cuando la persona interrumpe el consumo de una sustancia psicoactiva hacia la que se sufre adicción. La forma en la que se manifiesta dependerá del tipo de sustancia psicoactiva que sea.

En muchas ocasiones, lo que produce es lo contrario al efecto que provoca el consumo de la sustancia. Por ejemplo, si se consume cocaína, cuyo principal efecto es la activación, la persona percibirá su síndrome de abstinencia como una sensación de decaimiento. En cuanto a la intensidad de cómo se manifiesten estos síntomas, variarán dependiendo de la cantidad.

mujer-borracha

Síndrome de abstinencia tardío

El síndrome de abstinencia tardío se caracteriza por un conjunto de alteraciones del sistema nervioso. Este puede interferir en la vida de la persona de una forma muy importante y provoca que haya un aumento de la probabilidad de recaída.

Por otro lado, está el síndrome de abstinencia condicionado. Este se refiere al psicológico, y se produce cuando el individuo revive situaciones en donde solía consumir la sustancia. Es decir, se produce una abstinencia por asociación psicológica.

Esto es muy común en fumadores, por ejemplo. Este tipo de adicciones suele asociarse mucho a hábitos de vida, como es el hecho de fumar un cigarro junto al café, o cuando se está haciendo un descanso y manteniendo una conversación con amigos que también fuman.

Cómo combatirlo

Dependiendo de qué tipo de síndrome de abstinencia se padezca se deberá afrontar de una u otra forma. Si se trata de una abstinencia hacia una sustancia que asociamos psicológicamente a momentos concretos, como es el ejemplo del tabaco, es recomendable cambiar de hábitos y rutinas para evitar la tentación y la asociación.

Sin embargo, hay casos más graves en los que este síndrome de abstinencia produce unos efectos físicos en la persona que los padece. En este caso, el afectado deberá acudir a buscar ayuda profesional para aliviar estos síntomas, ya que pueden ser muy complicados de gestionar.

Es el caso de la adicción a drogas como la cocaína, cuyo síndrome de abstinencia hace que la mayoría de las personas que desarrollan una dependencia hacia ella necesiten ayuda para poder abandonar su consumo, ya que por ellos mismos es muy complicado que puedan lograrlo.

También en el caso del alcohol suele ser recomendable contar con ayuda profesional, ya que este tipo de adicción provoca unos efectos a nivel psicológico, pero también físicos. Solo con la ayuda adecuada se puede garantizar la superación de este problema.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que dependiendo de qué sustancia sea, no suele ser recomendable retirar su consumo de forma precipitada, sino que hay que hacerlo de forma progresiva.

Como ves, el síndrome de abstinencia puede producir unos efectos complicados de superar cuando se prescinde de la sustancia a la que se tiene adicción. No obstante, con la ayuda y supervisión adecuada es posible hacerle frente.

El síndrome de abstinencia, qué es y cómo combatirlo
4.7 (93.33%) 3 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here