dependencias-multiples-adicciones

Solemos pensar que, en cuestiones de adicciones, hay que atacar directamente al problema, desconociendo que cualquier trastorno viene derivado de una serie de causas.

Así, los adictos suelen pasar de una adicción a otra (o simultanear) sin percatarse que todo tiene un origen común. De hecho, no hay ningún adicto que tenga una sola adicción.

La personalidad adictiva

Todos tenemos en nuestro entorno a alguna persona que consideramos obsesivas con cualquier tema que le interese y que, en el peor de los casos, suele tener con frecuencia adicciones. ¿Te has preguntado alguna vez por qué hay personas que siguen esta tendencia?

Y es que realmente no existen adicciones, sino adictos. Ello se produce porque todos contamos en nuestra personalidad con distintas características propias. Entre ellas, hay algunas que conllevan directamente a este tipo de actitudes como pueden ser:

Por tanto, cualquier persona que reúna este tipo de conductas pueden caer fácilmente en algún tipo de adicción o dependencia como alcohol, drogas, juego… llegando a incluso ser complementarias unas de otras. Así, se presentan las adicciones de muchas formas y maneras, ya que el adicto tiene que buscar algo con lo que “anestesiarse” de la realidad y ella se alcanzará de forma progresiva, ya que nadie se convierte en adicto de la noche a la mañana.

Apuestas online, adicción “de moda”

Respecto a ello, es especialmente significativo una nueva tendencia que se está instalando actualmente (sobre todo entre adolescentes, ya que el cerebro en estas edades es más susceptible a adicciones) como es la de los juegos y apuestas online. La facilidad de uso junto a las múltiples tácticas de marketing que utilizan este tipo de servicios propicia que sujetos con este tipo de personalidad caigan fácilmente.

La Asociación Americana de Psiquiatría, en su Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales (2014), fue la que introdujo el trastorno por juegos de apuesta entre el catálogo de adicciones, lo que «supuso el reconocimiento de las denominadas conductas adictivas» en las que se incluye la adicción a los videojuegos.

Y es que tan peligroso resulta las adicciones a sustancias como a determinadas actividades. De hecho, en ocasiones resulta más complejo percatarse de ellas, así como establecer límites para evitarlas.

La evasión que produce este tipo de conductas suele adentrar al adicto en un mundo del que puede intentar salir en innumerables ocasiones y sin embargo, no es capaz de hacerlo e incluso, suele recaer con más fuerza por la propia frustración que conlleva. Suele tener que alcanzarse un momento límite para que el adicto tome conciencia de la situación en la que se encuentra. No obstante, estas recaídas forman parte del proceso de rehabilitación, por lo que no implica que deban abandonarse porque ocurran.

Y es el que el problema, en la mayoría de ocasiones, no lo establece el objeto que provoca la adicción sino la relación que establezcamos con él. Por ello, no existen adicciones fáciles o difíciles, sino que superarlas siempre conlleva una enorme dificultad, aunque no sea imposible.

Rasgos de personas con múltiples adicciones

Tal y como mencionábamos anteriormente, hay ciertas características comunes en este tipo de personas que explicamos a continuación:

Impulsividad: falta de estabilidad y/o constante necesidad de experiencias nuevas suelen venir motivadas por ella.

Falta de concentración e incapacidad para establecer objetivos y metas: todos somos expertos en procrastinar pero este tipo de personas destacan especialmente por empezar muchas actividades nuevas, pero no mantener en el tiempo ninguna, ya que buscan la gratificación inmediata. Se rinden con facilidad.

Ansiedad y estrés: Al no tener muchos recursos emocionales a su disposición, no suelen expresar sus emociones y cuando no pueden más, explotan. Se desestabilizan continuamente ante cualquier contratiempo.

Soledad (tanto elegida como impuesta): Les cuesta relacionarse con otras personas y cuando ocurre, buscan algún pretexto para alejarse.

Problemas de autoestima: Al no poder comunicarse de forma adecuada ni con ellos mismos, los cambios de comportamiento ocurren con frecuencia. Incapacidad para entender sus emociones y las que les transmiten los demás.

En resumidas cuentas, cuando se tiene una personalidad de este tipo existe una gran inseguridad y un enorme miedo a fracasar.

Si te ves en una situación de este tipo, las herramientas a emplear en este tipo de conductas son:

  • Tómate las cosas con tranquilidad.
  • Reflexiona antes de actuar y construye una inteligencia emocional que te permita hacer frente a cualquier tipo de situación.
  • Por último, si no te sientes capaz de hacerlo solo, es conveniente que pidas ayuda de profesionales.

En definitiva, se trata no solo de luchar contra la adicción cuando ya ha llegado a nuestras vidas, sino de utilizar todos los mecanismos que estén a nuestro alcance para tener una salud mental equilibrada y evitar que dichas conductas nocivas se produzcan.

Cómo actuar cuando las adicciones se multiplican
4.8 (96%) 5 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.