Persona tóxica
Persona tóxica

El mundo está lleno de personas honestas, de buen corazón, y gente bien adaptada. Pero hay también personas que son poco sanas emocionalmente hablando, que son manipuladoras, mienten, engañan y, de las que definitivamente es mejor permanecer alejados.

Qué es una persona tóxica

La gente tóxica está en todas partes (en el trabajo, en los cafés, incluso en su propia familia) a la espera de causar estragos en nuestras vidas. Pero ¿cómo se puede detectar a una persona tóxica? ¿Y cómo minimizar su daño?

Lo que todas estas personas tienen en común es la toxicidad, no hacen nada para enriquecer nuestras vidas, sino más bien lo contrario, ya que son constantes fuentes de conflicto.

Todos nosotros podemos evitar muchos problemas si sabemos qué buscar para detectar una persona tóxica.

15 señales de advertencia de personas tóxicas

Habla mucho y escucha poco

Suele ser una persona que acaba dominando la conversación, aunque a menudo puede dar señales de inseguridad. Posee mucho egocentrismo o incluso narcisismo.

Creen tener siempre la razón

No importa de qué tipo de tema se trate, el individuo tóxico no permite espacio para opiniones diferentes, y una discusión se convierte en un debate que hay que ganar.

Son muy teatrales y dramáticos

Algunas personas parece que atraen, y tal vez necesitan, episodios de crisis, conflictos o el drama. Es como si se sintieran incómodas con una rutina diaria tranquila y una vida pacífica, sin excesivos contratiempos.

Suelen mentir

La mayoría de nosotros hemos dicho alguna mentirijilla en algún momento de nuestras vidas, pero si descubres que alguien engaña y miente deliberadamente, que suele tergiversar la información, o simplemente miente a todas horas, entonces ¡cuidado! Una persona tóxica es feliz al reinventar la verdad para ocultar o disimular sus defectos de personalidad.

Son muy ansiosos

Las personas que no son emocionalmente saludables, estarán ansiosas por saber qué piensan los demás de ellas, por empezar una relación, a causa de la soledad, por la necesidad de reconocimiento, etc. En fin, por muchas más cosas que el resto del mundo.

Son excesivamente sarcásticos

Realizan a menudo comentarios sarcásticos y despectivos, con señales de falta de empatía hacia los demás y a la vez necesidad de demostrar su superioridad.

Son evasivos

Cuando se les hace una pregunta directa, se obtiene respuestas evasivas, mensajes mixtos, o contradicciones. Son muy cautelosas sobre dónde estaban anoche o cómo son las cosas en el trabajo. Si nos parece que se está escondiendo algo, probablemente es porque es cierto.

Suelen ir de víctimas

Todo lo que les ocurre es culpa de los demás: sus padres no les dieron bastante amor, tienen un compañero de cuarto pésimo, el gobierno, etc. Esta culpa además cambia constantemente, lo que demuestra una falta de responsabilidad personal.

No son agradables con los demás

No malinterpretemos, las personas tóxicas pueden ser extremadamente encantadoras. Pero sólo cuando les interesa. Si alguien es útil para ellos o quieren algo de alguien, pueden ser encantadores, incluso halagadores. Sus atenciones pueden parecer embriagadoras e incluso abrumadoras. Pero es todo fachada. La forma más clara de conseguir ver su verdadero carácter es observando cómo tratan a los demás, especialmente las personas que no son útiles para ellos, y nunca lo serán. Suelen presentar un comportamiento insensible hacia otros, sobretodo si no los considera a su altura, como en empleados que ellos consideren de poca categoría, etc. con los que revela una actitud arrogante.

Les encantan los chismes

Los rumores no suelen servir para nada, excepto para dañar la reputación de los demás y, en sus caso, un intento de pulir la propia.

Se quejan por todo

Justificadas o no, nadie quiere escuchar un sinfín de quejas sobre antiguo socio, un compañero, o un conocido. Además, no hay nada sano en permanecer anclado en el pasado. Hemos de dejarlo pasar.

Sus historias son siempre grandiosas

Suele exagerar sus logros y aventuras, demuestra una necesidad constante de presumir, lo que esconde una autoestima débil.

Tratan de controlar a los demás

Si te sientes presionado por hacer o decir alguna cosa, si alguien te obliga a pensar de acuerdo a sus deseos propios ¡sal corriendo!

Hay signos de adicción o dependencia

Muestra comportamientos compulsivos hacia el alcohol, las drogas, el juego, la pornografía y otras cuestiones que fácilmente pueden dañar muchos aspectos de la vida del individuo, incluyendo sus relaciones.

Tu instinto grita “¡Cuidado!”

No lo dudes, confía en tu intuición, por lo general tiene mucha razón.

Revisando estas 15 características de las personas tóxicas, observo que se parecen en mucho a los rasgos pertenecientes a personas tildadas de egocéntricas o incluso de narcisistas. Y es que, Al fin y al cabo, pensar más en uno mismo sin tener en cuenta los demás, es la peor tarjeta de visita de cualquier ser humano, pues somos, ante todo, animales sociales, y mejoramos nuestro carácter y crecemos como personas gracias a saber convivir con los demás de forma efectiva. Así que, practica la empatía y el compañerismo, es la mejo forma de tener amigos de verdad.

Suscríbete a nuestro canal YouTube

1 Comentario

  1. Yo ya sabía que mi ex pareja era vamos… pero es que cumple todo y cada uno de lo que describes arriba,espero que algún día cambie,porque me hizo la vida imposible la verdad, sufrimiento,reproches e insultos, me dejo la moral y autoestima por los suelos, y cuando quería se largaba y cuando quería volvía, o constantemente hablaba mal de su madre o su familia, pero mal de extremo de desear muerte y demás,cosumiendo droga todo el rato etc.. desde aquí te doy las gracias de corazón por haberte ido de mi vida, es el mayor regalo que me has podido hacer, ya que no tenía el valor de hacerlo yo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here