pastillas-orfidal

El Orfidal es uno de los fármacos más vendidos en la actualidad, casi tanto como la aspirina. Se ha convertido en uno de los fármacos más prescritos para tratar la ansiedad y el insomnio por una simple razón: logra relajarnos sin interferir en nuestras actividades cotidianas.

Se trata de un tranquilizante y ansiolítico que sirve para calmar los altos niveles de ansiedad y de estrés. El alto ritmo de vida de la sociedad actual hace que muchas personas que tienen un estrés demasiado alto puedan sufrir serios problemas de salud por esto mismo.

¿Qué es Orfidal?

El principio activo que se encuentra en Orfidal es el conocido Lorazepam, que pertenece al grupo de las benzodiacepinas. Este grupo de medicamentos es utilizado principalmente como ansiolítico y para trastornos del sueño o como relajantes musculares.

Orfidal es un medicamento que está indicado para el tratamiento a corto plazo de todos los estados de ansiedad y tensión. También está indicado para el insomnio grave, que limite la vida diaria o genere aún más estrés y ansiedad.

Así mismo, Orfidal se puede utilizar para tratar y aliviar los síntomas que aparecen a raíz de los síndromes de abstinencia que vienen de dejar el alcohol y otras drogas. Incluso puede utilizarse para tratar la epilepsia en algunos casos.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de tomar Orfidal?

No olvidemos que cada persona es diferente, que cada cuerpo responde de un modo y que cada organismo se adaptará mejor a unas estrategias y no otras. Orfidal nos ayudará porque es útil y efectivo, pero no siempre es la mejor estrategia para gestionar la ansiedad o el insomnio.

Así, debemos saber que Orfidal contiene un tipo de benzodiazepina, el lorazepam, y que por tanto puede causar dependencia a las varias semanas de tratamiento. Por eso, el tratamiento debe ser lo más corto posible y estar pautado por un médico siempre.

No debemos tomar más dosis de las recomendadas diariamente. Y lo aconsejable es tomarlo siempre antes de ir a la cama, por sus efectos sedantes que nos ayudan a conciliar el sueño, y evitar cualquier actividad que requiera de nuestra atención.

Orfidal está contraindicado durante el embarazo y la lactancia, ya que puede afectar al feto y al bebé recién nacido. Además, no se recomienda consumirlo si tenemos problemas de respiración, apnea del sueño o algún tipo de enfermedad de los riñones o el hígado.

Como el tratamiento no debe superar las 12 semanas por generar dependencia en el consumidor, debemos contar en este período con la retirada progresiva del medicamento. Consulta con tu médico para realizarlo de la forma más eficaz posible.

Si no realizásemos una retirada progresiva y dejásemos de tomar Orfidal de un día para otro, podríamos experimentar síntomas molestos como dolores de cabeza, ansiedad, confusión, dolor muscular…

¿Cómo tomar Orfidal?

La dificultad que presenta este medicamento es que la dosis variará dependiendo de la persona que la tome. La dosis normal suele ser medio comprimido o un comprimido unas 3 veces al día (un máximo de 3mg de lorazepam diarios).

Se aconseja tomar la última dosis justo antes de ir a dormir o tras la cena, ya que así ayuda a conciliar mejor el sueño. En cualquier caso, lo mejor es que la dosis la estipule un médico especialista, ya que además necesitas su receta para poder adquirir este medicamento.

La duración del tratamiento debe ser lo más corta posible y no superar en ningún caso las 12 semanas incluyendo la retirada gradual de la medicina, para evitar producir tolerancia y dependencia de este medicamento.

¿Tiene Orfidal efectos secundarios?

Aunque Orfidal es un medicamento relativamente “suave” y al que estamos acostumbrados a ver en bolsos y botiquines, recordamos que su uso debe ser limitado en el tiempo y debe estar controlado por un médico.

Así, el consumo de un medicamento de este tipo, que si bien no altera en exceso nuestra vida cotidiana, puede generar tolerancia y dependencia en nuestro cuerpo. Por eso hay que tener en cuenta los efectos secundarios que puede provocar.

Entre estos efectos encontramos: fatiga, debilidad muscular, visión borrosa, sequedad de la boca o inflamación de la lengua, bajadas de tensión, hipersensibilidad de la piel, apatía o mal humor, problemas de concentración y memoria e impotencia sexual o falta de deseo.

Así que ten cuidado con estas posibles reacciones adversas y consulta con tu especialista si notas que puedes estar sufriendo alguna de ellas de una forma crónica o acentuada, que te impide hacer vida normal y trae más problemas que soluciones.

Hay mucho debate todavía respecto a si los ansiolíticos ayudan o acaban perjudicando más de lo que en un principio pudieran beneficiar. ¿Son una fuente de alivio, un tratamiento como las aspirinas, o son tan perjudiciales como cualquier otra droga? Esperamos que esta información sobre el Orfidal te haya resultado de utilidad.

Orfidal: un fármaco para combatir la ansiedad
4.9 (97.78%) 9 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.