pastillas-mujer-vaso-agua

Uno de los estados de ánimo más desagradable, y por desgracia, más frecuentes en nuestros días es la ansiedad. Gracias a la investigación y el desarrollo, contamos con muchas opciones para reducirla sea cual sea su causa.

La farmacología, entre esas ciencias, ha ofrecido varias alternativas para reducir los niveles de ansiedad. Aquí, vamos a hablar de qué es y para qué se usa el Lorazepam, el fármaco para dormir mejor, aliviar la tensión nerviosa y relajar la musculatura.

¿Qué es el Lorazepam?

El Lorazepam pertenece al grupo de las benzodiacepinas, es decir, se trata de una sustancia sedante psicotrópica de acción corta. Significa esto que sus efectos depresores del sistema nervioso son a corto plazo.

El Lorazepam ayuda a aumentar la actividad del GABA, que es el neurotransmisor que se encarga de regular los niveles de ansiedad. Por lo que este fármaco ayuda a calmar la tensión nerviosa gracias a esto.

Es un medicamento potente y que debe estar vigilado por un especialista en medicina. Se administra de forma oral y se distribuye en cajas de diferentes nombres comerciales o como activo genérico. Así mismo se presenta en comprimidos de 1 mg o de 2 mg.

Hay que tener cuidado, porque se puede adquirir por internet en EEUU, pero este tipo de medicinas adquiridas online suelen contener ingredientes peligrosos mezclados con los principios activos o ser distribuidos por farmacias que no tienen licencia.

¿Para qué se utiliza el Lorazepam?

El Lorazepam se utiliza para tratar los trastornos de la ansiedad o el sueño. Es un ansiolítico que tiene efectos anticonvulsionantes y que provoca relajación muscular. Se prescribe solo para trastornos intensos, que impliquen una limitación de la actividad diaria del paciente.

Se debe comentar con el tratamiento con la dosis más baja posible y su duración ha de ser corta, de entre ocho y doce semanas aproximadamente para tratar la ansiedad y de unas 4 para tratar el insomnio. En cualquier caso, debe vigilarlo un médico.

Se utiliza tanto en enfermedades psicosomáticas como orgánicas, ayudando a aliviar el insomnio y la hipermotividad. Normalmente el Lorazepam se recomienda solo para tratar la ansiedad a corto plazo, pues su consumo prolongado puede provocar efectos secundarios importantes.

¿Qué hay que tener tomando Lorazepam?

Debemos tener en cuenta que el Lorazepam es un tipo de benzodiazepina, y que por tanto puede causar dependencia a las varias semanas de tratamiento. Por eso, el tratamiento debe ser lo más corto posible y estar pautado por un médico siempre.

No debemos tomar más dosis de las recomendadas diariamente. Y lo aconsejable es tomarlo siempre antes de ir a la cama, por sus efectos sedantes que nos ayudan a conciliar el sueño, y evitar cualquier actividad que requiera de nuestra atención.

El Lorazepam está contraindicado durante el embarazo y la lactancia, ya que puede afectar al feto y al bebé recién nacido. Además, no se recomienda consumirlo si tenemos problemas de respiración, apnea del sueño o algún tipo de enfermedad de los riñones o el hígado.

Por lo general, el tratamiento no debe superar las 12 semanas ya que genera dependencia en el consumidor, debemos contar en este período con la retirada progresiva del medicamento. Consulta con tu médico para realizarlo de la forma más eficaz posible.

Si no realizásemos una retirada progresiva y dejásemos de tomar Lorazepam de un día para otro, podríamos experimentar síntomas molestos como dolores de cabeza, ansiedad, confusión, dolor muscular…

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Aunque la ansiedad sea un problema frecuente actualmente y estemos acostumbrados a ver a la gente tomando pastillas, recordamos que el uso de Lorazepam debe ser limitado en el tiempo y debe estar controlado por un médico.

El consumo de un medicamento de este tipo, que si bien no altera en exceso nuestra vida cotidiana, puede generar tolerancia y dependencia en nuestro cuerpo. Por eso hay que tener en cuenta los efectos secundarios que puede provocar.

Entre estos efectos encontramos: fatiga, debilidad muscular, visión borrosa, sequedad de la boca o inflamación de la lengua, bajadas de tensión, hipersensibilidad de la piel, apatía o mal humor, problemas de concentración y memoria e impotencia sexual o falta de deseo.

Así que ten cuidado con estas posibles reacciones adversas y consulta con tu especialista si notas que puedes estar sufriendo alguna de ellas de una forma crónica o acentuada, que te impide hacer vida normal y trae más problemas que soluciones.

¿Interacciona con otras drogas?

Tomar Lorazepam con otras drogas que causen sueño o respiración lenta puede causar efectos secundarios peligrosos o mortales. Debemos consultar siempre con el médico antes de tomar pastillas para dormir, para el dolor, la tos o la depresión, y también cualquier tipo de relajante muscular.

Informar siempre al médico si estamos siguiendo algún tratamiento, especialmente si se trata de una medicina: para tratar la ansiedad, un antidepresivo, tratamiento para enfermedades mentales, barbitúricos, narcóticos para el dolor o antihistamísicos.

Como ves, el Lorazepam no es un medicamento que se deba tomar a la ligera. Es por ello que has hecho bien buscando información antes de empezar a tomarlo…

Lorazepam: un tipo de benzodiazepina
4.8 (96%) 5 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.