droga-oxicodona-vicodina

¿Recuerdas al Dr. House, de la serie de televisión? Seguramente sí. Es una de las series más vistas de la historia, y House es uno de los personajes más reconocidos. Y House tenía una característica que vamos a abordar hoy: Su adicción a la oxicodona o Vicodina.

¿Qué es exactamente la oxicodona o Vicodina?

Como decíamos, si has visto la serie del Dr. House, probablemente conozcas, aunque sea de oídas, la Vicodina. La oxicodona es el principio activo de la Vicodina (siendo Vicodina el nombre del producto, al igual que el ácido acetilsalicílico es el principio activo de la Aspirina).

Y… ¿Qué es exactamente la oxicodona? Pues no es más que un opiáceo. Es decir, una sustancia derivada del opio, tal y como lo son la heroína o la morfina. Solo con ello, ya te puedes hacer a la idea de la potencia que tiene una droga como esta.

Sin embargo, la oxicodona, precisamente por ese nivel de potencia que tiene, no suele estar al alcance del común de los mortales. Están en manos de médicos y farmacéuticos, y sometidos a importantes controles.

Es por ello que es relativamente difícil encontrarla fuera de esos entornos. Sin embargo, en esos entornos sí que circula con relativa facilidad… Y esa es la razón de que la oxicodona sea una de las principales drogas a las que se enganchan los médicos.

¿Qué efectos tiene la oxicodona o Vicodina?

La oxicodona es, por tanto, una droga bastante fuerte. Los opiáceos, al fin y al cabo, son de las drogas más potentes que hay, y más cuando son producto de una gran cantidad de procesos en laboratorio (no es lo mismo fumar opio que tomarse una pastilla con su principio activo extraído y concentrado).

En general, lo que se busca al tomar oxicodona es reducir y aliviar el sufrimiento (que no el dolor, porque, como dice Antonio Escohotado, el sufrimiento es la anticipación del dolor -la parte psicológica del dolor-, y es ahí donde actúan las drogas calmantes).

Normalmente, cuando consumes la pastilla de forma normal, se libera poco a poco el principio activo, permitiéndote reducir y aliviar el dolor de forma paulatina y de una forma que el cuerpo asimila con relativa facilidad.

dr-house

Sin embargo, cuando existe una adicción a la Vicodina, se tiende al abuso, y no se desea esa liberación paulatina. Es por ello que los adictos trituran la pastilla y la inhalan o se la inyectan, eliminando el mecanismo de liberación lenta.

Así, lo que se obtiene es el mismo efecto que se debería recibir a lo largo de 12 horas en apenas unos segundos. ¿El resultado? Unos efectos muy parecidos a los que se pueden obtener a través de la heroína.

Volviendo al Dr. House: Piensa en aquellos capítulos en los que se ponían de relieve los efectos de la Vicodina en House. Y él la consumía de forma “normal”. Pues bien, multiplica eso por 1000, y podrás hacerte una idea de lo que implica el abuso de la oxicodona.

¿Qué consecuencias tiene la adicción a la oxicodona?

Más allá de las consecuencias evidentes propias de cualquier otra adicción (dificultad para seguir llevando una vida normal, problemas fisiológicos ligados al abuso, potencial síndrome de abstinencia cuando no se tiene acceso a la droga, etc.), la adicción a la Vicodina tiene unas consecuencias características.

Tienes que tener en cuenta que, como venimos diciendo, la oxicodona se utiliza como fármaco. Es decir, hay personas que consumen esta droga porque se las prescribe el médico. ¿Cuál es el problema? Que muchas de esas personas, a lo largo del tratamiento, se vuelven dependientes de la droga.

Es lo que se conoce como iatrogenia, un daño que causa el médico cuando está tratando de resolver un problema. Para reducir el dolor que sufre una persona, acaba convirtiendo a esa persona en una adicta al fármaco que le receta.

Como dato de interés, es lo mismo que sucedía con la morfina antes de la prohibición generalizada de las drogas a principios del siglo XX.

Pero, volviendo al tema: ¿Cuál es el problema y las posibles consecuencias particulares de engancharse a la oxicodona? Pues las mismas que las de engancharse a cualquier otro fármaco: Que tu adicción puede durar más que el tratamiento.

Es decir, puede que termines el tratamiento por el cual te han prescrito oxicodona, pero tú sigas con la necesidad de tener que consumir. Pero el médico ya no te prescribirá más oxicodona. ¿Y qué tendrás que hacer? Acudir a la calle, buscando oxicodona ilegal o, en el peor de los casos, otros sustitutos opioides de la oxicodona (como la heroína).

Por tanto, el problema particular de depender de la Vicodina es que puede llevarte a ambientes marginales y otras drogas más duras por la imposibilidad de obtener legalmente la droga que estabas consumiendo.

Como puedes ver, la adicción a la oxicodona o Vicodina es bastante frecuente entre médicos. Y, sin embargo, no es una droga “leve”, que digamos. Es por ello que conviene conocerla y tratarla de forma informada.

Adicción a la oxicodona o Vicodina, una droga con receta
4.7 (93.33%) 6 votos