haloperidol


El haloperidol es un tipo de fármaco antipsicótico que se utiliza comúnmente en medicina. Se trata de uno de los primeros medicamentos que se comenzaron a utilizar para tratar las enfermedades mentales. Vamos a conocer mejor qué es, qué aplicaciones tiene y su importancia en el ámbito de los trastornos mentales.

Qué es el haloperidol

El haloperidol es un típico fármaco antipsicótico convencional, lo que se conoce como un neuroléptico. Este medicamento forma parte de las butirofenonas, un grupo químico de sustancias que se utiliza para hacer frente a conductas psicopáticas.



Es, por lo tanto, un medicamento clave en el tratamiento de las enfermedades mentales, además de ser uno de los primeros que comenzó a aplicarse con este fin. Lo descubrió el doctor Janssen a mediados del siglo XX, dentro de los laboratorios Janssen Pharmaceutica.

Y es que los trastornos psicóticos como la esquizofrenia son enfermedades con las que convive un elevado número de personas. Además del sufrimiento que provoca en sí mismas, son también fuente de dolor para quienes están a su alrededor.

Algunas de ellas pueden llegar a representar un peligro, por lo que es imprescindible aplicar un tratamiento de este tipo para controlar el funcionamiento de su cerebro. Es por ello que desde principios de siglo se estudió mucho al respecto, hasta dar con este medicamento que, a día de hoy, continúa siendo uno de los más importantes que existe.

Ese mismo año, en Bélgica, fueron presentados los primeros ensayos clínicos. Desde el primer momento demostró ser un fármaco muy adecuado para tratar algunas enfermedades mentales.

La forma de actuar del haloperidol es la siguiente: este fármaco actúa como bloqueador de los receptores de dopamina que tenemos en el cerebro. La dopamina lo que hace es aumentar su actividad en el cerebro de personas con trastornos psicóticos.

Los trastornos psicóticos se definen como enfermedades mentales que hacen que el cerebro no distinga bien entre las ideas reales e imaginarias. Al administrarse este fármaco, se produce un bloqueo de estos receptores.

Se considera uno de los neurolépticos más utilizados, con un consumo medio de dosis de entre 6 y 9 mg por día. A nivel de cómo lo asimila el metabolismo, se trata de un medicamento se metaboliza en el hígado.

¿Para qué enfermedades se indica el haloperidol?

El haloperidol, como hemos comentado anteriormente, es un medicamento que se prescribe a pacientes que muestran trastornos psicóticos. Una de estas enfermedades es la esquizofrenia, una enfermedad muy difícil de tratar.

La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales más graves que existe. Esta afecta a funciones cerebrales básicas, como pueden ser el pensamiento y la propia percepción de la realidad.

Esto hace que se produzcan en el afectado unas emociones que puede que no consiga controlar y le lleve a tener conductas que pueden provocarles daño a él y a su entorno. Los pacientes con este tipo de trastorno pierden por completo el sentido de la realidad y el contacto con ella.

No obstante, con el haloperidol se consigue regular este trastorno mental crónico, uno de los más graves que existe, y controlar en cierto modo las conductas anómalas que produce. De esta manera, se consigue tener bajo control y evitar la percepción alterada de la realidad en los enfermos.

Además de para tratar la esquizofrenia, el haloperidol se usa también en otros estados psicóticos agudos. También se indica en estados de agitación psicomotriz, estados maníacos, trastornos de pánico, ansiedad, e incluso para ayudar a controlar la tartamudez.

El haloperidol también se usa para controlar los tics motrices y también los tics verbales (de ahí que se use para problemas como la tartamudez). Además, puede ser utilizado tanto en adultos como en niños con síndrome de Tourette. Esto es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de tics motrices o verbales.

A pesar de los buenos resultados que ha dado este medicamento, existen también algunas contraindicaciones. Esto es algo habitual en el ámbito de los antipsicóticos en general, pues en muchas ocasiones suelen presentar efectos secundarios adversos.

Algunas de las contraindicaciones son que, al bloquear los receptores de dopamina, se pueden producir trastornos motores como temblor en reposo y una rigidez típica del Parkinson. Esto es algo que hay que valorar y de lo que hay que hacer un especial seguimiento.

Otro de los efectos adversos que se contemplan por el consumo de este fármaco es que produce somnolencia severa. Son medicamentos que afectan al funcionamiento habitual del cerebro, con lo cual este tipo de efectos secundarios es muy habitual.

En fin, como habrás podido ver, el haloperidol es un fármaco muy común y conocido en el ámbito de la medicina mental. Su aplicación permite que una persona que tiene una enfermedad mental pueda ver mejorada su calidad de vida de forma significativa.

Haloperidol, un antipsicótico muy utilizado
6 (120%) 3 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here