inteligencia-linguistica

La Teoría de las Inteligencias Mútiples supuso un punto de partida interesante en el debate sobre la naturaleza de una única inteligencia. Howard Gardner planteó la existencia de diferentes tipos de inteligencias retando así planteamientos históricos sobre este constructo. En este artículo, se abordará la Inteligencia Lingüística y profundizará en sus características y estructuras neuroanatómicas.

Entre los diferentes tipos de inteligencias, podemos encontrar, entre ellas, la inteligencia lógico-matemática, la naturalista, la intrapersonal, etc. Cada una de ellas con sus características particulares. Según Gardner, todos venimos dotados de ella, sin embargo, algunos desarrollamos más una que otra. Lo cual no significa que sea peor, sino diferente.


Inteligencia Lingüística

Según Gardner (1983), la inteligencia lingüística «es la capacidad involucrada en el lenguaje hablado y escrito o, lo que es lo mismo, la capacidad de usar las palabras de forma eficaz, ya sea oralmente o por escrito». El autor destaca que implica estar en posesión de unos conocimientos semánticos y sintácticos adecuados. Al mismo tiempo, poseer sensibilidad en el uso del lenguaje, las connotaciones lingüísticas, a su sonoridad, etc.

«Cada ser humano tiene una combinación única de inteligencia. Éste es el desafío educativo fundamental».

-Howard Gardner-

Armstrong (1999) afirma que este tipo de inteligencia «comprende la habilidad de manipular la sintaxis o estructura del lenguaje, la fonética, la semántica y las dimensiones pragmáticas o usos prácticos del lenguaje».

Algunos autores destacan que la práctica es una condición necesaria para la adquisición y el desarrollo de estas destrezas. Otros destacan la importancia de la memoria en este tipo de ingeligencia. Una memoria que abarca tanto acontecimientos cotidianos como expresiones, ideas, términos, etc. Gardner (2017) afirma que «el don del lenguaje es universal, y su desarrollo en los niños es sorprendentemente similar en todas las culturas».

Desarrollo de la Inteligencia Lingüística

El desarrollo de este tipo de inteligencia puede apreciarse en los primeros meses de vida de un bebé a través de los balbuceos. En los primeros dos años el niño, poco a poco, absorbe todos aquellos aspectos del lenguaje que escucha en su día a día. Desde el acento hasta el ritmo. De esta forma, las palabras van arraigándose en su memoria y es capaz de formar pequeñas frases.

Entre los tres y cinco años, el despegue de esta capacidad es radical y el niño ya es capaz de trasladar a su entorno sus pensamientos a través del lenguaje oral. Aún así, los gestos y las expresiones faciales le servirán de gran ayuda en la comunicación. A pesar de su rápida evolución en la comunicación, todavía ha de ampliar su vocabulario, aprender tiempos verbales y por, supuesto, aprender a leer y a escribir.

«La inteligencia, lo que consideramos acciones inteligentes, se modifica a lo largo de la historia. La inteligencia no es una sustancia en la cabeza como es el aceite en un tanque de aceite. Es una colección de potencialidades que se completan».

-Howard Gardner-

Aquellos niños que destaquen en este tipo de inteligencia pueden ser identificados por su amor a la lectura, a escribir o a contar historias. Suelen ser amantes de todo aquello que implique el lenguaje, tanto escrito como oral.

¿Dónde encontramos la Inteligencia Lingüística?

El sistema del lenguaje utiliza ambos hemisferios. Sin embargo, su sustento cerebral se encuentra en el lóbulo temporal y en el lóbulo frontal del hemisferio izquierdo. En este hemisferio, encontramos el área de Broca y el área de Wernicke. El área de Broca se encuentra en la parte inferior del lóbulo frontal izquierdo y controla las funciones a nivel motor relacionadas con el habla. Sus principales funciones son tres: el procesamiento del lenguaje, la producción del habla y el control de neuronas faciales.

El área de Wernicke se sitúa en la parte posterior del lóbulo temporal. Esta región cerebral contiene las neuronas motoras encargadas de la comprensión del lenguaje. Las principales funciones del área de Wernicke son cuatro: la interpretación del lenguaje, el reconocimiento del idioma, la comprensión del lenguaje y el procesamiento semántico.

El área de Broca como la de Wernicke son necesarias para un funcionamiento correcto del procesamiento del lenguaje. Al mismo tiempo, también destaca la circunvolución angular, estructura situada en el lóbulo parietal. Se trata de un área cerebral implicada en la utilización de distintos tipos de información sensorial para la comprensión del lenguaje. Según los estudios de Seghier, Fagan y Price (2010), «la circunvolución angular está involucrada en decisiones semánticas tanto para estímulos visuales verbales (lectura de palabras) como para estímulos no verbales (nombrar objetos)».

Características de personas con Inteligencia Lingüística

Aquellos que poseen una marcada inteligencia lingüística destacan en ámbitos como la lectura y la escritura. La expresión de sus pensamientos a través de las palabras es uno de sus fuertes. Por lo que escribir historias, relatos o dar charlas, destacan entre sus puntos fuertes. Por todo ello, suelen ser grandes amantes de la lectura, de la escritura y de narrar historias.

El debate como método de aprendizaje suele ser una forma idónea para adquirir conocimientos. La lectura también destaca entre los materiales de aprendizaje. Todo aquello que tenga que ver con la expresión del lenguaje, supondrá un punto a favor de este tipo de personas. También destacan por su memoria para recordar eventos, fechas y datos.

En este ámbito pueden destacar escritores, poetas, guionistas, líderes políticos, líderes religiosos…

Bibliografía

  • Gardner, H. (2017). Inteligencias Múltiples. La teoría en la práctica. Barcelona: Paidós.
  • Gardner, H. (2005). Las inteligencias múltiples 20 años después. Revista de Psicología
    y Educación, I, 27-34.
  • Seghier, M., Fagan, E., Price, C. (2010). Functional subdivisions in the left angular gyrus where the semantic system meets and diverges from the default network. Journal of Neuroscience ; 30: 16809-16817.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here