Solemos creer muchas cosas contradictorias y ello es fruto de la propia naturaleza de la mente humana. Robert Kurzban

  • Roberto, es un hombre que ha luchado por alcanzar el éxito en los medios de comunicación. Cuando era niño escuchaba la radio y pensaba que algún día podía ser alguien muy reconocido en el medio. Mediante un esfuerzo constante y preparación incansable ha llegado al lugar donde una vez soñó estar. Sin embargo, ahora que ha creado un estilo propio, que es incluso la envidia de algunos de sus compañeros, no necesita alguien para ponerse obstáculos en el camino poniendo en riesgo lo que le llevó muchos años construir y está a punto de destruirlo él mismo.
  • Daniela, es una mujer que tuvo una infancia sin preocupaciones económicas, ni tampoco de socialización. Fue una niña muy querida y consentida por sus padres y familiares cercanos. Se acostumbró, a creer que todo mundo tiene una vida fácil y puede alcanzar rápidamente todo lo que se propone. Hoy, día puede comprar los bienes materiales que quiere, cuando va al centro comercial, le gusta adquirir los bolsos y la ropa de diseñadores de moda, no importando su precio. Su vida es libre de preocupaciones, eso le provoca gran satisfacción, logra cada una de las cosas que se propone. Y, justo ahora, se siente paradójicamente frustrada.
  • Antonio, es un abogado exitoso. Es el orgullo de su familia. Creció en una familia en donde nadie había logrado un título universitario. Ambos padres fueron alcohólicos y no fue a las mejores escuelas del rumbo. Sin embargo, él, se especializó en un área de su profesión. Ahora que tiene una vida sin preocupaciones económicas, ni adicciones, está a punto de abandonar el despacho porque su vida laboral se le ha hecho rutinaria y dejó de ser para él apasionante.
  • Rita, siempre soñó con tener una carrera, destacar en su área profesional, tener hijos, una casa, un perro, aprender idiomas, viajar por todo el mundo y por supuesto tener una pareja para amarse y envejecer juntos. Tiene una familia de ensueño y se siente orgullosa de sí misma porque cada meta que se propone la logra. No obstante, hoy que ha logrado su propio paraíso se siente contenta y en la paradoja siente que cualquier persona lo puede hacer y al mismo tiempo se siente decepcionada.

¿Qué tienen en común todas estas personas?. Tienen un talento muy especial para lograr lo que quieren, ya sea porque se esfuerzan en tenerlo o porque naturalmente son visionarios y logran las metas propuestas o porque convierten las desventajas en ventajas y son resilientes. Sin embargo, también comparten una paradoja: una vez que han construido su paraíso tienden inconscientemente a sabotearlo y muchas veces a destruirlo. Es lo que a título personal llamo: el Síndrome de Lucifer (SDL) o el autosabotaje invertido (AI).


Antecedentes

Hablar de Lucifer, en general nos lleva a la idea de cosas del demonio. Sin embargo, voy a explicar brevemente el concepto para saber el uso relacionado con esta proposición del síndrome:

Etimológicamente, Lucifer proviene del latín lux (luz) y fero (portar), por lo que se suele decir que el significado del nombre es “portador de luz”. El nombre se origina y se ha popularizado a partir de las versiones en latín de la Biblia. En la mitología cristiana, Lucifer era el ángel más brillante, quien se rebeló contra Dios y fue expulsado del paraíso para convertirse en Satán o Satanás (Iglesia de Satán, S/f). Según la tradición cristiana, Lucifer representa al ángel caído, ejemplo de belleza y sabiduría, a quien la soberbia le condujo a la oscuridad (ABC, 2018).

Boris Cyrulnik (2003), en su libro “Los patitos feos”, hace una alusión interesante sobre el equilibrio y Lucifer, mencionando al respecto: “Durante mucho tiempo me he preguntado contra qué podía rebelarse un ángel si todo es perfecto en el paraíso. Hasta el día en que comprendí que se rebelaría contra la perfección”.

Rebelarse contra lo bueno, el equilibrio lo perfecto es casi inconcebible y más cuando el paraíso lo hemos construido nosotros mismos.

En su imagen dicotómica polarizada Lucifer, sintetiza la luz, la sabiduría, la bondad y al mismo tiempo la sombra y la maldad. Para los propósitos pedagógicos de este artículo es la colisión de nuestras virtudes y nuestros defectos. Son nuestros valores y antivalores. Es el ángel y el diablito que nos aconsejan y discuten. Es la lucha de nuestro propio bien y nuestro propio mal. Donde los actos de destrucción solo se hacen presentes donde se alcanzan las escalas más altas de nuestras propias metas.

Etiología

Como casi todas las conductas humanas, tiene un origen multifactorial, que se gesta en los estilos parentales de crianza orientados al logro de metas y a los motivadores socialmente deseables de la sociedad (ser una persona de bien, casarse, tener hijos, un negocio o ser exitoso en algún área de la vida). Y, ser altamente resiliente en algunos otros casos.

Por un lado, en la impronta familiar algunas personas son altamente motivadas por los miembros de la familia al logro de sus propias metas. Y, por el otro, son los propios individuos que de forma natural se sienten motivados por alcanzar las metas de sus sueños y luchan por ellas. Luego entonces, se pueden distinguir al menos dos rutas distintas que llevan al mismo lugar. Unas personas que son motivadas por la familia que sirve de modelo para lograr sus metas de vida y otras que se automotivan para obtener sus metas ya sea por huir de una realidad que no les gusta y luchan por alcanzar sus sueños y los hacen realidad.

En ambos caminos, unos con el apoyo de la familia y otros a pesar del poco apoyo familiar, tienen rasgos sociales en común, que corresponden a lo que se conoce como la cultura del esfuerzo, son: perseverantes, tenaces, comprometidos, disciplinados, apasionados y luchan de tiempo completo para lograr sus ideales.

Lo que haces es resultado del contexto, la neurociencia social dice que el cerebro influye en el ambiente y el ambiente en el cerebro.

El Síndrome de Lucifer (SDL) o el Autosabotaje Invertido (AI):

  • No es el vacío existencial, en donde existe esa sensación de que siempre hace falta algo,
  • Ni es el síndrome del impostor, en donde la persona siente la incapacidad de disfrutar o creerse sus propios logros,
  • No es el autoengaño, en donde aparentamos una cosa, pero somos otra,
  • Tampoco es el autosabotaje, en donde:
    • las personas actúan más por el miedo al fracaso aunado al ridículo,
    • o el diálogo interno negativo, orientado a boicotear cualquier intento de éxito,
    • tampoco son las autocríticas destructivas que impiden llegar a las metas,
    • ni siquiera la incapacidad de ser analfabeto o ignorante en la inteligencia emocional.

Las personas con el Síndrome de Lucifer (SDL) o Autosabotaje Invertido (AI): viven con la dualidad de crear por si mismos: un cosmos y después un caos, entalpía y una vez logrado el equilibrio entropía, un paraíso y posteriormente un infierno. En la paradoja es como si nos cansáramos de tanta perfección. Por ello le llamo Autosabotaje Invertido, pues justo en el momento de lograr todas los ideales o metas grandes o pequeñas, tienden una tendencia a destruirlas, abortarlas o desecharlas, sino lo se les detiene a tiempo.

Somos más ángel que demonio. Sin embargo, solo cuando se alcanzan nuestros máximos ideales, se hace presente nuestro propio demonio que tirar todo por la borda.

¿Por qué ocurre esto?

El cerebro tiene paradojas, el Psicólogo evolucionista de la Universidad de Pennsylvania Robert Kurzban, ha estudiado la modularidad cerebral, y concluye que en nuestro cerebro conviven creencias mutuamente incompatibles a la vez.  Un mismo cerebro puede albergar dos creencias contradictorias sobre la misma cuestión y esto es porque la mente se compone de partes distintas (Punset, 2012).

¿Qué es un síndrome? La diferencia entre síntoma y signo

La Psicología estudia las conductas, en los seres humanos son todas las cosas que una persona hace: dormir, reírse, caminar, soñar, construir, destruir, en fin, el universo de actividades es muy, muy amplio.

Una definición oficial del concepto Síndrome, trae aparejados otros conceptos como son los síntomas y los signos. Sin embargo, se relaciona también con otros conceptos más como el de enfermedad y trastorno. Por cierto, en su uso coloquial en general se les asocia como sinónimos y no lo son.

Analicemos lo siguiente:

  • Síndrome: conjunto síntomas y signos que por lo general se deben a una sola causa (o conjunto de causas relacionadas) y que en conjunto indican una enfermedad o trastorno físico o mental particular. También llamado complejo de síntomas (APA, 2010). Un síndrome es un conjunto de síntomas que se dan juntos y que ya ha sido estudiado previamente y que, por tanto, ha sido identificado como un cuadro clínico vinculado con uno o varios problemas de salud. Así pues, en un síndrome hay una serie de síntomas que se dan juntos con mucha frecuencia. Sin embargo, los síntomas que componen un síndrome pueden variar con el tiempo y por lo tanto este puede llegar a desaparecer (Torres, 2019). Si bien en un síndrome se presentan un conjunto de síntomas los cuales describen un cuadro clínico, no siempre se presentan todos los síntomas en todos los pacientes y algunos de esos síntomas se pueden presentar de manera aguda, crónica o incluso en algunas ocasiones pueden llegar a desaparecer.
  • Síntoma: es cualquier desviación del funcionamiento normal que se considera indicadora de un trastorno físico o mental. Un patrón reconocido de síntomas constituye un Síndrome (APA, 2010). El concepto permite nombrar a la señal o indicio de algo que está sucediendo o que va a suceder en el futuro. En el ámbito de la medicina, un síntoma es un fenómeno que revela una enfermedad. El síntoma es referido de manera subjetiva por el enfermo cuando percibe algo anómalo en su organismo. Las náuseas, los mareos, la distermia y la somnolencia son síntomas de distintas afecciones (Definición.de, 2019).
  • Signo: indicador objetivo y observable de un trastorno o enfermedad (APA, 2010).

Sin embargo, la presencia de un síntoma no necesariamente significa tener una enfermedad.

En la paradoja los síntomas presentes en las personas con el Síndrome de Lucifer (SDL) son una mezcla de conductas básicamente positivas, pero cuando alcanzan sus metas o ideales pueden auto sabotearlas:

  • Son personas positivas que creen en sí mismos.
  • Tienen una alta autoestima.
  • Ven lo mejor de sí mismos y, por ende, de los demás.
  • Ven oportunidades en vez de obstáculos.
  • Se enfocan en las soluciones.
  • Generalmente son obsequiosos.
  • Buscan aprender de todo y de todos.
  • Son persistentes, capaces, tenaces, visionarios, comprometidos, disciplinados, apasionados y luchan por sus ideales.
  • Buscan apoyo siempre que lo necesitan.
  • En general conocen sus virtudes y sus defectos.
  • Son conscientes de que nada en la vida es permanente, todo pasa.
  • Aprenden de los errores.
  • Fijan objetivos, buscan su coherencia y miden sus progresos.
  • Contra los obstáculos buscan soluciones alternativas, son resilientes.
  • En la gran paradoja cuando logran sus más altos ideales, pueden intentar sabotearlos ellos mismos

Sugerencias para el cambio

  • Los estilos de crianza tienen gran influencia para el desarrollo posterior para alcanzar el éxito o el fracaso en la vida, pero el contexto y las motivaciones personales las trascienden y son capaces de lograr las aspiraciones más altas de los sujetos.
  • Integrar y conocer nuestras virtudes y defectos son una tarea que no se puede dejar a un lado. Bajo la óptica de Jung es hacer consciente nuestra sombra para que no se nos revierta
  • Si has construido tu propio Paraíso y tienes el temor de convertirlo en un infierno, consulta a tu terapeuta de confianza.

Referencias

ABC (2018) Los mitos más oscuros de Satanás, el ángel caído que no reina en el infierno, consultado el 7 de Julio del 2019, en red: https://www.abc.es/historia/abci-mitos-mas-oscuros-satanas-angel-caido-no-reina-infierno-201703280058_noticia.html

APA (2010) Diccionario conciso de Psicología, Editorial el Manual Moderno, México.

Cyrulnik B. (2003) Los patitos feos (La resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida), Editorial Gedisa, México

Definición.de (2019) Definición de trastorno, consultado el 17 de Febrero del 2019, en red: https://definicion.de/trastorno/

Iglesia de Satán (s/f) ¿Quién es Lucifer?, consultado el 7 de Julio del 2019, en red: https://iglesiadesatan.com/quien-es-lucifer/3516/

Punset E. (2012) Punset explora el funcionamiento de la mente El lenguaje está diseñado para confundirnos, rtve, consultado el 7 de julio del 2019, en red: http://www.rtve.es/television/20120320/lenguaje-esta-disenado-para-confundirnos/508771.shtml

Juan Antonio Barrera Méndez
Psicólogo terapeuta individual y de pareja. Ha sido, durante más de 16 años, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (México D. F.) en el área de Psicología. Participa como conferenciante en su país y el extranjero, también destaca como especialista en televisión, radio y otros medios. Es escritor de varios libros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here