mujer-tumbada-agua

«Hoy estoy algo decaído. Llevo arrastrando durante años el abuso escolar que sufrí en el instituto. También me he dado cuenta que al ser el pequeño de la familia, hizo que mis padres me protegieran demasiado y ahora no tengo recursos para enfrentarme a los problemas. Me siento incapaz de afrontar la vida. Me sobrepasa. Mi alma se quiebra ante cualquier dificultad. Además, soy bastante intolerante a la crítica y no sé cómo remediarlo». ¡Bienvenidos a la Inteligencia Intrapersonal!

Todos conocemos personas incapaces de indagar en sí mismas para conocer su estado emocional. Sin embargo, otros son como libros abiertos. La capacidad de introspección y de conocimiento interior de esta personas es tal que pueden narrar todo aquello que sienten en un momento dado. Al mismo tiempo, son capaces de controlar sus propias emociones y sentimientos. En este caso, podemos afirmar que se trata de personas con una alta inteligencia intrapersonal.

¿Qué es la Inteligencia Intrapersonal?

Howard Gardner, padre de la teoría de las Inteligencias Múltiples, definió la inteligencia intrapersonal como «el acceso a la propia vida emocional, a la propia gama de sentimientos, la capacidad de efectuar discriminaciones entre estas emociones y finalmente ponerles un nombre y recurrir a ellas como medio de interpretar y orientar la propia conducta» (Gardner, 2017).

«La inteligencia intrapersonal es la capacidad de establecer contacto con los propios sentimientos, discernir entre ellos y aprovechar este conocimiento para orientar nuestra conducta»

-Daniel Goleman-

Gardner, asegura que esta inteligencia es la más privada y que se sirve de las demás para expresarse. Por ejemplo, a través de la inteligencia lingüística o musical. Esta inteligencia nos da acceso a nuestra vida interna, a las profundidades de nuestras emociones y sentimientos, además de la capacidad de distinguir entre unos y otros.

Aquellos que gozan de una alta inteligencia intrapersonal, perciben con mayor claridad sus estados internos. Gracias a esto, pueden organizar y dirigir sus vidas. Al comprender sus motivaciones y sus aflicciones con cierta facilidad, son capaces de dirigir de forma adecuada su conducta. La autorreflexión, la autoestima, la autodisciplina y la espiritualidad, serían características de este tipo de inteligencia.

Correlato neuroanatómico

Los lóbulos frontales juegan un papel fundamental en este tipo de inteligencia. Los daños producidos en la parte inferior de los lóbulos frontales pueden acarrear irritabilidad o euforia. Por otro lado, los daños en la parte superior, pueden producir lentitud, apatía, indiferencia y apatía. Los daños la zona superior pueden provocar un tipo de personalidad con tendencia a la depresión.

«Aquello que dejamos atrás y aquello que tenemos por delante no son más que insignificancias comparadas con lo que llevamos dentro».

-Oliver Wendell Holmes-

 

También se destacan loslóbulos parietales y el sistema límbico. Autores como Sánchez y Román (2004) aseguran que existen áreas tanto corticales como subcorticales importantes en el procesamiento de la emoción. Señalan la amígdala, la región prefrontal y el hemisferio cerebral derecho como áreas destacadas en el estudio de la inteligencia intrapersonal y la inteligencia interpersonal.

Evolución histórica

La lucha por la supervivencia del ser humano hace cientos y miles años no daba pie a que nos parásemos a pensar en nosotros mismos. La protección frente a las amenazas naturales, la defensa ante otras especies y la necesidad de recolectar comida; nos mantenía permanentemente ocupados. El ser humano no gozaba de una tranquilidad para detenerse a conocerse a sí mismo.

«La inteligencia intrapersonal se refiere a la habilidad de inteligencia emocional relativa al manejo de las relaciones con uno mismo».

-Daniel Gil’Adí-

Sin embargo, con el paso de los años, el ser humano comenzó a asentarse. La ganadería y la agricultura dieron paso al nacimiento de poblados. Ya no había necesidad de ir de un lado a otro. Como define el propio Gardner, «podemos especular que la capacidad para transcender a la satisfacción del impulso instintivo es relevante. Esto va siendo progresivamente más importante para una especie que no está perennemente implicada en la lucha por la supervivencia».

Evolución personal

  • Durante los primeros años de vida el bebé va conociendo sus reacciones y comienza a diferenciarlas de los demás.
  • Entre los cinco y los doce años, se va formando poco a poco la personalidad. Sobre todo, al inicio de la adolescencia comienza su curiosidad por formar su mundo interior. Pueden comenzar aficiones como la lectura. También es recomendable enseñarle a reflexionar sobre sus conductas más desacertadas. Otro aspecto a tener en cuenta es respetar sus momentos de soledad.
  • La adolescencia ya supone una etapa fundamental en el conocimiento de uno mismo. De forma gradual va creándose una forma de ser a través de la educación paterna, la influencia de los amigos, los medios y todo aquello que le rodea. Todo ello, junto con las experiencias que el adolescente vive, influirán en su mundo interno y su capacidad de introspección.
  • Con el paso de los años los individuos cada vez son más conscientes de su estado interno. Sin embargo, no todos gozan de la misma habilidad para bucear en sus emociones y sentimientos y adaptar su conducta a ellos. Es por ello, tan importante fomentar esta inteligencia desde que somos pequeños. De esta forma, tendremos un control sobre nosotros altamente beneficioso que nos permitirá manejar mejor situaciones adversas.

Bibliografía

  • Gardner, H. (2017). Inteligencias múltiples. La teoría en la práctica. Bacelona: Paidós.
  • Gardner, H. (2005). Las inteligencias múltiples 20 años después. Revista de Psicología
    y Educación, 1, 27-34.
  • Sánchez, J. y Román, F. (2004). Amígdala, corteza prefrontal y especialización hemisférica en la experiencia y expresión emocional. Anales de psicología, 20: 223-240.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here