puente-encefalico

El puente o ponte troncoencefálico es una región del tronco del encéfalo que en los humanos se encuentra en la zona inferior del mesencéfalo, frente al cerebelo y directamente encima del bulbo raquídeo. Fue el anatomista italiano Varolio quien denominó a esta estructura como tal, es por ello que también se la conoce como “Puente de Varolio”. Este científico percibió a esta región como tal debido a su prominencia y a la semejanza que poseía con un puente que conectaba los dos hemisferios del cerebelo.

Localización del puente

El puente troncoencefálico es la zona más prominente del tronco del encéfalo. La forma del puente troncoencefálico se asemeja a la mitad de un anillo que conecta la zona izquierda y la derecha del cerebelo desde sus lados, así como el cerebelo con el mesencéfalo. A pesar de esto, el puente no es una conexión directa entre estos dos hemisferios. En esta estructura se distinguen dos zonas, una posterior y otra anterior.

La zona posterior del puente da lugar directamente al cerebelo y se conecta a los pedúnculos cerebelosos mediales, grandes haces de fibras que conectan al puente con el cerebelo, siendo una de las principales vías de conexión del cerebro con esta estructura. Además, desde el esta zona el puente conforma la base del cuarto ventrículo.

La parte anterior o rostral contiene fibras transversales y es cruzada por la arteria basilar, una de las fuentes de mayor proporción de sangre oxigenada del cerebro.

Anatomía del puente troncoencefálico

Desde el puente surgen diferentes nervios craneales muy importantes que se conectan con otras zonas del cerebro. Estos son el nervio trigémino, que posee funciones sensoriales y motoras, el nervio abducens, que se implica en los movimientos oculares , el nervio facial, que consigue controlar los músculos de la cara creando expresiones faciales y el nervio vestíbulococlear, que se relaciona con la información auditiva. Así pues, los núcleos que conforman el puente troncoencefálico se asocian a estos nervios siendo: el núcleo motor somático abductor, el núcleo motor especial del trigémino, el núcleo motor especial del facial y el núcleo salivatorio superior.

A nivel interno, el puente se compone de la zona ventral, en la que se ubica el núcleo pontino que es responsable de coordinar el movimiento. En el tegmentum, la parte más antigua del puente, que forma parte de la formación reticular, se encuentran un conjunto e núcleos responsables del sistema arousal y la atención.

ponte

El puente contiene grupos de neuronas esenciales para los sistemas de neurotransmisores del sistema nervioso. Por ejemplo, el locus coeruleus que se encuentra en la parte dorsal del puente y que se implica en los procesos de estrés, da lugar a la mayor colección de neuronas noradrenérgicas del sistema nervioso que se proyectan al resto del mismo. Los núcleos del Rafe, también localizados en el puente son grupos de neuronas que contienen alto nivel de serotonina.

Funciones del puente troncoencefálico

Como hemos visto, el puente troncoencefálico es una estructura compuesta por varios núcleos y tractos que poseen funciones muy diversas y se implican en acciones numerosas, desde las expresiones faciales hasta aspectos relacionados con el sueño, especialmente con la fase REM del mismo. El puente troncoencefálico viene a ser una zona de conexión entre diferentes áreas del cerebro que cruzan mensajes desde la corteza o el cerebelo, conectando las zonas altas y bajas del encéfalo.

Así pues el puente funciona como un centro conector que interviene en el funcionamiento general del sistema nervioso y cuyas funciones abordan diferentes capacidades, tanto motoras como regulatorias, que abordan desde el equilibrio, pasando por la respiración, hasta las emociones.

Problemas en el puente del encéfalo

Cuando se producen lesiones en el puente troncoencefálico las consecuencias afectan a múltiples capacidades funcionales muy básicas para la supervivencia humana. Las lesiones que pueden ocurrir en esta zona son normalmente causadas por problemas vasculares, así como tumores o traumas, aunque diferentes enfermedades también pueden afectar su funcionamiento, como la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer.

El síndrome de Millard-Gübler es una enfermedad provocada por una lesión en el puente inferior y que puede originar parálisis facial ipsilateral a la lesión, así como parálisis braquiocrural contralateral. Esta lesión suele ser causada por causas vasculares, aunque también puede ser debida a algún tumor o traumatismo. Así pues se produce una parálisis en el lado contrario a la lesión que afecta a la cara o al cuerpo de la persona afectada.

El síndrome de Foville inferior también se debe a una lesión de esta región del cerebro, normalmente causada por problemas como tumores o infartos. En este caso las fibras afectadas son la VI y la VII de los pares craneales y se produce una parálisis ocular, así como hemiplejía piramidal contralateral y parálisis facial ipsilateral. Esto también puede dar lugar a sordera o vértigos, así como pérdida del gusto ya que como vemos, las implicaciones del puente son tan amplias que sus lesiones pueden afectar a capacidades muy diferentes.

El puente troncoencefálico, localización y función
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.