medula-bulbo-raquideo


El sistema nervioso es una organización de estructuras y sistemas que funciona como un todo cuyas partes están conectadas a diferentes niveles. Algunas de estas partes son extremadamente cruciales para el funcionamiento general de los seres vivos y una de ellas es el bulbo raquídeo, una estructura muy importante del encéfalo cuya actividad permite que seamos capaces de realizar muchas funciones como regular nuestra presión sanguínea e incluso respirar.

¿Qué es el bulbo raquídeo?

El bulbo raquídeo es la estructura más caudal del tronco cerebral. Se trata de una protuberancia redondeada, compuesta de materia blanca y materia gris que funciona como conector principal entre la médula espinal y el sistema nervioso central.



El bulbo raquídeo se divide en diferentes zonas. Una fisura mediana en la zona anterior conecta esta estructura con la médula espinal. A ambos lados del bulbo se encuentran las pirámides, la zona de mayor importancia en esta estructura, que conectan el bulbo con la médula espinal. Hacia afuera se encuentra el surco preolivar. El bulbo raquídeo además es el centro en el que se encuentran los nervios de un lado y otro del cerebro, es decir, el punto de encuentro entre un hemisferio y otro.

Localización del bulbo raquídeo

El bulbo raquídeo, también conocido como médula oblongada, está situado en una zona clave del sistema nervioso: entre el puente tronco encefálico en su parte de arriba y la médula espinal en la zona más baja. Anteriormente se coloca frente al cerebelo y su localización importante consigue conectar la médula espinal y el sistema nervioso periférico, con el sistema nervioso central. Es decir, es el punto de conexión entre músculos y órganos del cuerpo con el encéfalo. Esto lo hace transfiriendo la información que le llega desde el sistema nervioso periférico a una estructura llamada tálamo, que selecciona los estímulos que serán posteriormente transferidos al resto del cerebro según su importancia.

bulbo-raquideo

Además, también conecta los dos hemisferios cerebrales cuyos nervios se encuentran en esta estructura, por lo que una lesión en uno de los lados del bulbo puede hacer que el hemisferio contrario presente problemas.

El bulbo raquídeo recibe oxígeno a través de diferentes arterias, como la arteria espinal anterior, la arteria cerebelar posterior inferior y ramas directas de la arteria vertebral. Además, el bulbo raquídeo está formando por fibras nerviosas mielinizadas y desmielinizadas: es decir, materia blanca y materia gris.

Funciones del bulbo raquídeo

El bulbo raquídeo está involucrado en diferentes funciones involuntarias y debido a su papel conector entre la médula espinal y el cerebro, su importancia es clave para la supervivencia del ser humano, llevando a cabo acciones como por ejemplo:

  • El control de las funciones autónomas
  • La coordinación de los movimientos corporales involuntarios. Estos movimientos reflejos involuntarios pueden ser la deglución de la comida, los estornudos o las náuseas, entre muchos otros movimientos reflejos.
  • El control y coordinación de los movimientos voluntarios como el movimiento de la cabeza o movimientos importantes para hablar
  • El control respiratorio
  • El control cardiovascular: siendo encargada de recular el ritmo cardíaco o la presión sanguínea
  • Controla y regula las funciones viscerales y las funciones gastrointestinales
  • La transferencia de información sensorial entre el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso central. El sistema nervioso periférico se forma por los nervios y ganglios alrededor del cuerpo que conectan órganos y músculos con el sistema nervioso central. Este conector es el bulbo raquídeo, que envía la información del resto del cuerpo hacia el tálamo, el cual posteriormente la envía al resto del cerebro.

Problemas en el bulbo raquídeo y sus consecuencias

Los problemas y lesiones en esta estructura pueden provocar diferentes dificultades relacionadas con muchos sistemas sensitivos y coordinadores. Estos pueden traducirse en problemas en la degustación, el movimiento, la respiración o incluso frecuencia cardíaca.

bulbo-raquideo

Como hemos explicado anteriormente, el bulbo raquídeo está implicado en muchos procesos físicos importantes, como la respiración e incluso el diámetro de las arterias y venas, el estornudo o incluso la deglución. Es por ello que un daño en esta estructura puede interferir en funciones cruciales, dando lugar a problemas como:

  • Parálisis
  • Vértigo
  • Problemas para tragar
  • Problemas para hacer movimientos como girar la cabeza
  • Dificultades respiratorias
  • Pérdida de coordinación muscular
  • Al ser punto de encuentro entre los dos hemisferios, un daño en un lado del bulbo raquídeo puede ocasionar problemas en el otro lado del cuerpo.

Algunos de estos déficits pueden ser causados por el consumo de drogas como los opiáceos. Estos, en grandes cantidades pueden inhibir el funcionamiento de esta estructura, con la consecuente dificultad para respirar o para mantener la frecuencia cardiaca, lo que en casos de sobredosis grave puede llegar a ser mortal. Debido a que es el punto de encuentro clave entre los nervios de cada hemisferio y los tractos ascendientes y descendentes del sistema nervioso, su daño puede llegar a suponer un peligro para las funciones normales de los seres vivos.

Enlaces de interés

Medulla Oblongata. http://brainmadesimple.com/medulla-oblongata.html

What Is the Medulla Oblongata? (2018). https://www.thoughtco.com/medulla-oblongata-anatomy-373222

Medulla oblongata. https://www.healthline.com/human-body-maps/medulla-oblongata#1

Bulbo Raquídeo, características y funciones
4 (80%) 4 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here