hombre-preocupado-baja-cabeza

Clínicamente hablando, la depresión es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de algunas semanas o más. Se caracteriza por la existencia de un sentimiento de tristeza lo suficientemente intenso como para interferir en el desarrollo de las actividades habituales y/o por una reducción del interés o del placer en actividades que solían ser del agrado de la persona afectada. Puede sobrevenir tras la pérdida de un ser querido u otro acontecimiento doloroso, aunque con respecto a este resulta desproporcionado y de una duración mayor a la esperada.


Existen diferentes tipos de depresión, ahora hablaremos de depresión mayor.

La depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por la aparición de uno o varios episodios depresivos de mínimo dos semanas de duración, y presenta un conjunto de síntomas de predominio afectivo (tristeza patológica, apatía, anhedonia, desesperanza, decaimiento, irritabilidad, etc.). Sin embargo, también suelen estar presentes síntomas de tipo cognitivo, volitivo y somático durante su curso.


Causas

La depresión mayor es un fenómeno multifactorial, por lo que diferentes factores podrían causar esta psicopatología: factores genéticos, vivencias de la infancia y adversidades psicosociales actuales (contexto social y aspectos de la personalidad).

Síntomas

Según el DSM V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría.

infografia-depresion-psicoactiva

Criterios Diagnósticos Episodio Depresivo Mayor según DSM-V

Cinco (o más) de los síntomas siguientes durante el mismo período de 2 semanas y representan un cambio respecto del desempeño previo; por lo menos uno de los síntomas es:

  1. Estado de ánimo depresivo o pérdida de interés o placer.
  2. Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi todos los días, indicado por el relato subjetivo o por observación de otros.
  3. Marcada disminución del interés o del placer en todas, o casi todas, las actividades durante la mayor parte del día, casi todos los días.
  4. Pérdida significativa de peso sin estar a dieta o aumento significativo, o disminución o aumento del apetito casi todos los días.
  5. Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
  6. Agitación o retraso psicomotores casi todos los días.
  7. Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.
  8. Sentimientos de desvalorización o de culpa excesiva o inapropiada (que pueden ser delirantes) casi todos los días (no simplemente autorreproches o culpa por estar enfermo).
  9. Menor capacidad de pensar o concentrarse, o indecisión casi todos los días (indicada por el relato subjetivo o por observación de otros).
  10. Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor de morir), ideación suicida recurrente sin plan específico o un intento de suicidio o un plan de suicidio específico.

Tratamiento

No existe hoy en día una forma estándar para que todas las personas se recuperen de la depresión, ya que es diferente para cada uno. Sin embargo, existen varios tratamientos efectivos y profesionales de la salud que pueden ayudarnos en el camino hacia la recuperación.

Para tratar la depresión, por lo general, se recomienda una combinación de Psicoterapia y antidepresivos farmacoterapeuticos.

Los tratamientos psicológicos se enfocan en cambiar los patrones de pensamiento y mejorar las habilidades de afrontamiento, para que el paciente se sienta preparado para enfrentar el estrés y los conflictos de la vida. Además de acompañar en el proceso de recuperación, las terapias psicológicas también pueden ayudar a mantener la estabilidad posterior al identificar y cambiar pensamientos y comportamientos poco efectivos.

En cuanto a los tratamientos farmacológicos para la depresión, existe una gran cantidad medicamentos antidepresivos que funcionan y, si bien no existe una explicación sencilla sobre cómo actúan, es cierto que pueden ser muy útiles en el tratamiento de la depresión de moderada a grave y algunos trastornos de ansiedad.

En ocasiones es aconsejable recetar medicamentos antidepresivos junto con tratamientos psicológicos. Los antidepresivos a veces se pautan cuando otros tratamientos no han tenido éxito o cuando los tratamientos psicológicos no son posibles debido a la gravedad de la enfermedad o la falta de acceso al tratamiento.

Las personas con formas más graves de depresión (trastorno bipolar y depresión psicótica) generalmente necesitan ser tratadas con psicofármacos. Esto puede incluir uno o una combinación de estabilizadores del estado de ánimo, medicamentos antipsicóticos y antidepresivos.

Depresión Mayor, causas, síntomas y tratamiento
4.3 (86.67%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here