depresión postparto
La depresión postparto

Cuando un nuevo nace un nuevo bebé, la mayoría de la gente espera que las madres estén absolutamente felices y alegres. Sin embargo, para muchas mujeres, el post parto les trae un humor inesperado: la depresión. A este tipo de episodios de tristeza se les llama “depresión posparto“, a pesar de que el episodio depresivo también puede comenzar antes del nacimiento del niño. La depresión posparto se experimenta con mayor frecuencia por las madres, ya sea durante o después del parto, aunque en ocasiones puede afectar a los padres también.

Si la melancolía de la maternidad que aparece después del parto no resuelve por sí sola dentro de las dos semanas siguientes al nacimiento, es posible que pueda tener depresión postparto. La depresión posparto es una enfermedad grave y debilitante sobre la que las madres tienen ningún control. Al igual que todos los tipos de depresión, esto no es el resultado de un defecto de carácter, debilidad, o cualquier cosa que la madre haya hecho. En cambio, es una enfermedad mental grave que requiere atención y tratamiento.

¿Cómo se diagnostica la depresión postparto?

La depresión posparto se diagnostica cuando el episodio depresivo se produce antes o después del nacimiento del hijo de la persona.

A veces una mujer con depresión posparto puede creer que sólo está sufriendo cambios hormonales normales después de dar a luz. Sin embargo, los síntomas de depresión posparto duran más y suelen ser más intensos. El impacto de la depresión influye en su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas, e incluso sobre el cuidado de su bebé.

Los síntomas después por lo general se desarrollan dentro de las primeras semanas después del parto, pero pueden comenzar más tarde, hasta seis meses después del nacimiento.

Los síntomas que se pueden experimentar en la depresión posparto son los siguientes:

  • Estado de ánimo deprimido o cambios de humor severos
  • Llanto excesivo
  • Dificultad de establecer una unión con su bebé
  • Temor de que no se es una buena madre
  • Fatiga o pérdida de energía abrumadora
  • Alejarse de los amigos y familiares
  • Problemas con el apetito (pérdida de apetito o comer más de lo habitual)
  • Problemas con el sueño (problemas para conciliar el sueño o dormir demasiado)
  • Reducción del interés y el placer en actividades que antes disfrutaba
  • Irritabilidad intensa o la ira irracional
  • Sentimientos de inutilidad, vergüenza, culpa o insuficiencia
  • Dificultad para pensar con claridad, concentrarse o tomar decisiones
  • Ataques de ansiedad o de pánico severos
  • Desinterés por el sexo
  • Pensamientos de hacerse daño a sí misma o a su bebé
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Se cree que entre el 3 y el 6 por ciento de las mujeres experimentan síntomas de depresión durante el embarazo o en las semanas o meses posteriores al parto. Las mujeres que tienen un historial previo de síntomas de trastorno bipolar o depresión tienen una mayor probabilidad de sufrir trastornos del estado de ánimo durante y / o después del embarazo.

Se ha podido comprobar que alrededor del 50% de los episodios de depresión postparto en realidad empieza antes del nacimiento del bebé. A estos episodios se les denomina como episodios de depresión periparto en el DSM-V.

Las mujeres con episodios depresivos alrededor del parto, a menudo tienen ansiedad severa e incluso ataques de pánico durante el período periparto. Por otra parte, los estudios que examinan a las mujeres pre-post-embarazo demuestran que las personas con ansiedad durante el embarazo tienen un mayor riesgo de padecer depresión post-parto.

Estos episodios de trastorno del estado de ánimo durante el posparto pueden presentarse a veces acompañados características psicóticas o ideas delirantes. Afortunadamente, la mayoría de las mujeres que tienen depresión posparto no presentan rasgos psicóticos. El riesgo de episodios posparto con características psicóticas se incrementa especialmente en las mujeres con un trastorno preexistente del estado de ánimo (especialmente el trastorno bipolar), un episodio psicótico anterior y las que tienen antecedentes familiares de trastorno bipolar.

5 consejos para luchar contra la depresión posparto

Para ayudar a luchar contra estos terribles síntomas, te ofrecemos los siguientes cinco consejos:

  1. Autocuidado. Es importante no descuidarse y tratar de sacar algo de tiempo cada día para una misma. Tomar una ducha o baño relajante, leer un libro, disponer de unas horas de sueño tranquilo y sin interrupción, tomar una buena comida, ir a dar un paseo, o simplemente ir a sentarse en un parque. Su bebé te necesita, pero te necesita saludable.
  1. Interacción humana. Después de tomar algún tiempo para ti, puedes centrarte en otras personas. Intenta salir a cenar a solas con tu pareja cada dos semanas, por ejemplo, o sal a pasear con alguna amiga. Pasar tiempo con amigos y miembros de la familia puede ayudar mucho a sentirse menos desconectada de la vida social anterior al nacimiento del bebé.
  1. Apoyo. Hay muchas mujeres que experimentan tus mismos síntomas en este momento. Escuchar la versión de otra persona sobre la depresión post-parto y compartir tu propia experiencia puede hacer maravillas. Tal vez hablando con otras mamás recientes que empieces a conocer podrás darte cuenta que no estás tan sola en esto. Si aun así no logras supéralo, no dudes en buscar la ayuda de un profesional de la salud mental cualificado.
  1. Ejercicio. El ejercicio siempre ha servido de gran ayuda para la superación de problemas y una fuente de bienestar. Probablemente estés pensando que correr es la última cosa que quieres hacer en estos momentos, pero realizar un poco de la actividad física todos los días puede ayudar a combatir los síntomas de la depresión posparto. Puedes intentar ir a dar un paseo por el barrio, o a una clase de yoga que además de ejercitarte te ayudará a relajarte y estar más tranquila. Si no tienes tiempo puedes buscar una práctica de yoga guiada o un buen video de entrenamiento en línea para hacer en tu sala de estar.
  1. Masajes, acupuntura y técnicas de respiración… son excelentes alternativas para probar. La mente, el cuerpo y el alma están en conexión y todas son importantes para la salud mental, ¿por qué no intentarlo? Puedes buscar a un masajista que trabaje con mujeres embarazadas y madres, o un acupunturista, pues puede tratar específicamente diversas condiciones.

Tómate tiempo para cuidar de ti misma, eso no te hará ser peor madre, sino todo lo contrario, porque renovarás tus fuerzas para seguir adelante con éxito.

Suscríbete a nuestro canal YouTube

También te puede interesar: El significado de Namasté

Qué es la depresión postparto y cómo superarla
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.