Complejo de Jonás

La verdad de la vida más extraña y difícil de creer, irónicamente surge del temor a nuestro propio éxito. Abraham Maslow

El éxito personal según la teoría de Abraham Maslow

Todos los psicólogos y muchas otras personas curiosas conocen quien es Abraham Maslow y su teoría sobre las necesidades humanas, donde habla sobre la autorrealización y el éxito personal. Desafortunadamente, la inmensa mayoría de las personas no logran alcanzar una vida de verdadera satisfacción ni utilizan de forma realmente efectiva todas sus potencialidades.

Descubrir por qué muchos sucumbimos a una extraña atracción innata o tendencia a la mediocridad es esencial para el cumplimiento de nuestra autorrealización, y de este modo cultivar una vida de éxito y crecimiento personal.

Abraham Maslow postuló así la existencia de una condición psicológica inherente al ser humano, que sabotea sus sueños de grandeza y lo relega a vivir en la mediocridad y el conformismo. Llamó a esta condición el Complejo Jonás inspirándose en el personaje bíblico Jonás que trató de huir del destino que Dios había decretado contra él.

Origen del complejo de Jonás y el miedo al éxito de las mujeres

Como acabamos de comentar, el psicólogo Abraham Maslow acuñó el término de complejo Jonás para describir a personas que tienen miedo de su grandeza, pero fue la psicóloga Matina Horner quien habló por primera vez del miedo al éxito en la década de 1970 poniendo de relieve que las mujeres experimentan más miedo al éxito que los hombres. Según ella, en las mujeres la consecución del éxito se acompaña de ciertas consecuencias que no son tan gratificantes: como la pérdida de muchas amistades, parte de la feminidad y la popularidad. Según afirmó, las mujeres tienen miedo a sentirse socialmente rechazadas; éste miedo inhibe el motivo de logro. Desde entonces, sin embargo, la mayoría de los científicos y psicólogos coinciden en que existe el miedo al éxito tanto para hombres como para mujeres.

El mayor problema para muchas personas es que su miedo al éxito es en gran parte inconsciente.

En qué consiste el complejo de Jonás

Al parecer el miedo al éxito deriva del sentido de la responsabilidad abrumadora que podría conllevar dicho éxito, de vivir una vida extraordinaria que carece de familiaridad personal, y en ocasiones los problemas de autoestima que impiden que alguien pueda verse a sí mismo como una figura importante. Para tener éxito, por tanto, se requiere cierta entereza de carácter para soportar la pérdida de algunos aspectos sociales que se tenían hasta entonces y permitir que la gente te vea como alguien a quien admirar, mientras que aceptar una vida ordinaria en realidad requiere una gran cantidad de humildad.

El hecho de no ser capaces de realizar este salto de fe para anular nuestras dudas, es lo que conduce al miedo al éxito. En muchos casos, vamos a crear medios elaborados para esquivar o reducir nuestro propio éxito. Esta es la razón por la que a menudo algunos optan por posponer las cosas en lugar de simplemente hacer lo que saben que deben hacer.

La resistencia es la auto-sabotaje interno que impide a uno alcanzar el éxito. Maslow vio esencialmente el miedo al éxito como la parálisis de la polaridad entre el éxito y el fracaso.

La razón por la que a menudo nos sentimos paralizados por la confrontación entre el éxito y el fracaso se debe a que estamos arriesgando el ego por el bien del éxito al mismo tiempo que tratamos de protegerlo del fracaso. La elección que la mayoría de las personas suele ser salvaguardar el ego del riesgo de fracaso. Pero para algunos desafiarse a sí mismos para alcanzar su máximo potencial es difícil y demasiado arriesgado. Es más fácil (indirectamente)  ahogarse en programas de televisión, canales de YouTube y vídeo juegos que vivir a través de las creaciones y la grandeza de uno mismo. Para aquellos que realmente quieren tener éxito, sin embargo, la única opción es reemplazar esa duda interior y marchar hacia adelante a pesar de los posibles riesgos y amenazas para el ego.

Cómo saber si padeces el complejo de Jonás

Si experimenta los siguientes pensamientos o miedos, es posible que tengas un temor al éxito en algún nivel:

  • Te sientes culpable por cualquier éxito que tengas, no importa cuán pequeño sea, debido a que tus amigos, familiares o compañeros de trabajo no han tenido el mismo éxito. Crees que esto es humildad, pero no lo es.
  • No hablas de tus logros con otras personas.
  • Evitas o pospones los grandes proyectos, especialmente los que podrían conducirte al reconocimiento personal. Puedes creer que esto se deriva de un miedo al fracaso, pero muy probable que sea lo contrario.
  • Con frecuencia comprometes tus propios objetivos o programas para evitar conflictos en la familia u otras personas. Es posible que no tengas ninguna evidencia de que realmente podría causar problemas, pero te convences de lo contrario.
  • Te sientes, inconscientemente, que no mereces disfrutar de éxito en tu vida.
  • Crees que si alcanzas el éxito, no serás capaz de sostenerlo. Así que piensas, “¿por qué preocuparse?”

¿Cuáles son las causas del miedo al éxito?

Miedo al éxito puede tener varias causas:

  • Tenemos miedo de lo que el éxito nos traiga soledad, nuevos enemigos, incluso por tener que pedir favores o dinero a la familia para lograrlo.
  • Tenemos miedo de que cuanto más alto podemos subir en la vida, más dura será la caída.
  • Hay temor por el trabajo extra que nos traerá el éxito, las responsabilidades y las críticas que podríamos tener que enfrentar.
  • Tememos que nuestras relaciones vayan a resentirse si llegamos a tener éxito. Nuestros amigos y familiares reaccionarán con los celos o cinismo, y podríamos perder a nuestros seres queridos.

Estrategias para la superación de este miedo

Existen diferentes tipos de estrategias que puedes utilizar para superar tu miedo al éxito. La buena noticia es que cuanto más se enfrentan los miedos y se analizan de manera racional, más probabilidades hay de ahogar esos temores.

1. Sé realista en tu forma de pensar sobre el futuro

Adopta una visión realista de lo que sucederá si realmente tienes éxito con tu objetivo. No te fijes en tus temores o expectativas negativas sobre lo que va a pasar. Busca al menos 15 minutos para examinar las siguientes cuestiones y anota tus respuestas a estas preguntas:

  • ¿De qué manera mis amigos y familiares reaccionarán si puedo lograr este objetivo?
  • ¿Cómo cambiará mi vida?
  • ¿Qué es lo peor que podría suceder si puedo lograr este objetivo?
  • ¿Qué es lo mejor que puede pasar?
  • ¿Por qué siento que no merezco lograr este objetivo?
  • ¿Hasta qué punto estoy motivado estoy para trabajar hacia esta meta?
  • ¿Qué estoy haciendo actualmente para sabotear mi propio esfuerzo?
  • ¿Cómo puedo detener esos comportamientos de auto-sabotaje?

2. Utiliza tus experiencias anteriores

Es probable que hayas tenido éxito en el pasado en alguna faceta de tu vida, ¿por qué no usar esta experiencia para cambiar sutilmente las expectativas actuales?. Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Cómo han reaccionado tu familia y amigos a tu éxito en el pasado?
  • ¿Qué cambió en tu vida después de los éxitos del pasado?
  • ¿Qué ocurrió de malo después de tu éxito anterior?
  • ¿Qué te motivó a lograr los objetivos anteriores?
  • Piensa cómo tomaste las decisiones anteriores que dieron como resultado el éxito e intenta reproducirlas.

3. Planta cara al miedo con un plan para cuando logres el éxito

Por ejemplo, supongamos que no te esfuerzas para lograr una promoción laboral, y la razón principal se debe a que en secreto temes que los ingresos y un reconocimiento adicional pondrían en peligro tus relaciones familiares. O podría preocuparte que al estar tan ocupado trabajando para mantener tu éxito verías poco a tu familia.

Para superar estos temores podrías establecerte algún tipo de regla por la que, por ejemplo, siempre estarás en casa a las 7 pm, o que marcarás un día para recuperar el tiempo perdido con tu familia. Podrías negociar estos planes con tu jefe, si te ofrece el puesto.

Mediante la creación de planes de “seguridad” puedes hacer frente a tus miedos, e incluso eliminar por completo esos temores.

4. Tal vez el problema sea de la otra persona y no tuyo

A veces hay personas  que  reaccionan negativamente ante el éxito de otros, sobre todo si piensan que ahora tienes mucho más éxito que en el pasado. Puede que se trate de personas con una mentalidad algo limitada y envidiosa,  que no saben o no pueden se gozar del éxito de sus amigos o familiares. No dejes que tus amigos o compañeros de trabajo te detengan. No asumir el éxito ajeno es problema suyo, no tuyo.

Abraham Maslow y el complejo de Jonás: el miedo al éxito
5 (100%) 1 voto.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.