angel-diablo

El efecto Lucifer es un término que se utiliza en el ámbito de la psicología para determinar cómo una persona aparentemente normal y sin problemas es capaz de cometer actos malvados.

Qué es el efecto Lucifer

El efecto Lucifer es un proceso de transformación por el cual un individuo normal sin problemas psíquicos acaba cometiendo un acto malvado. Es importante esta puntualización, ya que esto le puede suceder a todo tipo de personas sin que necesariamente tengan ningún tipo de trastorno ni trauma aparente.

Sin embargo, existe una influencia que hace que esta persona sea capaz de perder toda la humanidad y cometer actos violentos. El desencadenante puede ser cualquier hecho concreto, o simplemente una situación por la que esté pasando la persona.

Esto puede suceder en cualquier contexto y en el momento más inesperado, ya que el llamado efecto Lucifer puede surgir incluso en el ámbito cotidiano, sin que haya un motivo aparente que lleve a este cambio de conducta.

Este término fue acuñado por el psicólogo canadiense Phillip Zimbardo, quien además escribió un libro en el que explicaba a fondo esta patología social. Este investigador dedicó gran parte de su vida profesional a investigar el comportamiento humano.

El experimento de la cárcel de Stanford

Una de sus investigaciones más célebres y controvertidas fue el experimento de la cárcel de Stanford. El estudio se llevó a cabo con varios voluntarios que desempeñarían los roles de guardias y prisioneros en una prisión ficticia.

El resultado despertó una gran polémica y tuvo que ser cancelado a los pocos días de iniciarse, ya que se produjo un enorme descontrol. Así, a medida que pasaron los días, los guardias y prisioneros fueron asumiendo cada vez más su papel.

Muchos de los voluntarios que ejercían de guardias aumentaron su nivel de sadismo día tras día, sobre todo por la noche cuando pensaban que las cámaras estaban apagadas. Mientras tanto, los que actuaban como prisioneros comenzaron a tener unos desórdenes emocionales bastante importantes.

Este experimento determinó cómo las personas pueden sacar su lado más malvado bajo distintas circunstancias, como asumir un rol de poder o bajo unas circunstancias sociales concretas.

Te puede interesar: Los 10 estudios sociales más curiosos

Todos podemos cometer actos malvados

Los criminólogos suelen apuntar a que los actos más atroces parten de una situación concreta que el individuo esté atravesando. Esto quiere decir que la persona que tiene este comportamiento y lleva a cabo la acción puede estar condicionada por un contexto concreto.

En la ficción podemos encontrar muchos ejemplos de cómo se produce este cambio. Existen personajes ya míticos que pueden mostrarnos mejor de qué se trata este fenómeno y cómo se puede producir este cambio.

Es el caso por ejemplo del protagonista de la serie ‘Breaking Bad’, uno de los personajes más controvertidos debido a la evolución que experimenta, pasando de ser una persona con una vida normal sin problema aparente a cometer todo tipo de actos violentos y encontrar un gran placer en ellos.

Lo que nos dice el efecto Lucifer es que todas las personas podemos caer en un momento dado y bajo ciertas circunstancias en cruzar esa línea que separa el bien y el mal. Esto es algo que le puede suceder a cualquier persona, independientemente de su nivel económico, social y de la educación que haya recibido.

Procesos psicológicos asociados al efecto Lucifer

Más allá de que cualquiera es susceptible a este efecto, existen unos procesos psicológicos y sociológicos que han sido estudiados y que determinan que las personas sean capaces de transformarse y cometer actos de este tipo.

Uno de ellos es la conformidad del grupo. La necesidad de aceptación en un grupo concreto puede hacer que seamos capaces de tener conductas que no concuerden con nuestros valores pero que sean exigidos para ser aceptados en un entorno concreto.

Otro de los más habituales es el de la obediencia a la autoridad. De este principio parte la jerarquía militar, por ejemplo, donde las personas son capaces de cometer actos violentos porque han sido ordenados por su superior.

Existe también un supuesto conocido como desconexión moral. Esta teoría está relacionada con el aprendizaje social y cómo este incide en la persona para que cambie su sistema de valores y sus códigos morales.

De esta forma, tenemos una serie de comportamientos que consideramos que no son aceptables ni deseables. No obstante, se puede dar el caso en el que integremos comportamientos que no tienen que ver con los principios que consideramos que son correctos.

En definitiva, hasta las personas aparentemente más buenas pueden ser capaces de cometer actos malvados dado el Efecto Lucifer. Seguro que tras leer estas líneas ya tienes un poco más claro de qué se trata este fenómeno y en qué contextos puede surgir un caso así. ¡Esperamos que te haya sido útil esta información!

El efecto Lucifer
4.7 (93.33%) 6 votos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.