exito

¿Conoces la regla de las 10.000 horas? ¿No? Pues menos mal que estás aquí, porque es una regla que puede cambiarte la vida profesional para siempre, especialmente si eres joven y no tienes muy claro qué hacer con tu vida. Así que… ¿Estás preparado? ¡Vamos allá!

¿Qué es la regla de las 10.000 horas?

La regla de las 10.000 horas es una teoría que surgió de la mente de Malcolm Gladwell, y que puso negro sobre blanco en su libro Outliers. The story of success, un libro en el que se explica qué factores influyeron en algunas personas exitosas para alcanzar su éxito.

¿Y qué factores influyeron? Bueno, en el libro se explican muchos factores que influyen, como la familia, la educación o la cultura. Pero lo cierto es que el grueso del libro se centra en la regla de las 10.000 horas.

Esta regla viene a decir que, si quieres alcanzar la excelencia en un área, es fundamental que le dediques 10.000 horas a esa área. Esto implica 10 horas por semana a lo largo de 20 años, 20 horas por semana a lo largo de 10 años, o 40 horas por semana a lo largo de 5 años.

En el libro, Gladwell pone de manifiesto el ejemplo de Mozart, al que se le considera un gran genio. Sin embargo, lo cierto es que sus grandes sinfonías son posteriores a los 21 años, momento en el que ya había acumulado las 10.000 horas de trabajo (empezó a componer a los 7 años).

Del mismo modo, podemos poner el ejemplo de Paco de Lucía, cuyas principales obras son posteriores a los 25 años, habiendo empezado a tocar la guitarra a los 9 años. O sea, el trabajo constante y la experiencia son fundamentales.

Cómo avanzamos y cuánto aprendemos según las horas dedicadas

En general, se puede afirmar que, dependiendo de la cantidad de horas dedicadas a una determinada área de conocimiento, podemos llegar a saber lo siguiente:

  1. Con 1 hora: Una hora puede ser suficiente para saber lo básico, pero lo básico rara vez sirve para algo. Se necesita un mayor grado de aprendizaje.
  2. Con 10 horas: Con diez horas, se tiene una noción más amplia de los conocimientos básicos. A partir de ahí, se puede aprender más y mejor, porque se entiende lo básico.
  3. Con 100 horas: Con 100 horas se llega a obtener un nivel medio. Podrás encontrar trabajo de aquello que estás aprendiendo, pero no destacarás.
  4. Con 1000 horas: Con 1000 horas ya eres un profesional con todas las letras. Puedes llegar a ser el trabajador de mayor rango en tu empresa, por ejemplo. Sin embargo, todavía no eres un genio en tu área.
  5. Con 10.000 horas: A partir de las 10.000 horas, uno puede considerarse un maestro en su profesión. Es aquí donde muchas personas deciden crear sus propias empresas, innovar o crear algo nuevo con su conocimiento.

¿Qué hay de cierto en esta teoría?

Lamentablemente, aunque la teoría es bonita y motivadora, la verdad es que no es cierta. La verdad es que, según podemos deducir de un meta-análisis de más de 88 estudios científicos a este respecto, la práctica intensiva solo explica el 12% del rendimiento en una tarea concreta.

Este estudio muestra que, en muchas ocasiones, es más importante el intelecto, la edad o el talento innato que las horas que dediques a practicar. Es decir, por mucho que practiques 10.000 horas al fútbol, no llegarás a ser Messi.

Sin embargo… Esto es algo que ya sabías, ¿no?

Personalmente, creo que ese meta-análisis, aunque útil, se olvida de algo importante. Te lo explico en el siguiente apartado.

Entonces… ¿Qué debería hacer?

Lo anterior podría llevarte a pensar que “no merece la pena esforzarse en nada porque eso no hace que seas un experto”. Pero aquí hay que entender que las 10.000 horas son necesarias, pero no suficientes. Si se entiende esto, se entiende todo.

¿Se puede llegar a ser Messi tan solo con dedicar 10.000 horas al fútbol? No, porque se necesitan ciertas características adicionales.

¿Se puede llegar a ser Messi sin dedicar las 10.000 horas al fútbol? No, porque la práctica es imprescindible.

Así que la clave aquí es encontrar aquello para lo que tienes aptitud (generalmente, algo que te gusta), y, posteriormente, dedicar 10.000 horas a convertirte en un experto.

Así es como se logra la excelencia, porque las 10.000 horas no son suficientes, pero sí son necesarias.

Como ves, la regla de las 10.000 horas es una forma de decir que, si quieres triunfar en un determinado ámbito, necesariamente tendrás que trabajar y esforzarte con todas tus fuerzas. Por supuesto, no es algo infalible, pero es una buena metáfora del esfuerzo necesario para el éxito, ¿no crees?

La regla de las 10.000 horas para el éxito
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.