Una de las mayores preocupaciones de los padres es que sus hijos tengan éxito laboral el día de mañana. Sin duda, la felicidad de sus descendientes está por encima de todo, independientemente de su dedicación futura, pero, ¿se puede influir en el éxito profesional a través de la crianza de los hijos? Un equipo de investigación en la Universidad de Canadá ha publicado una artículo sobre cuatro características en la crianza que pueden facilitar que los hijos tengan mayores ingresos económicos en un futuro.

Este artículo no pretende hacer del dinero el centro de nuestra motivación vital. Si bien es cierto que una cantidad de dinero nos asegura un hogar, poder pagar las facturas y proporcionarnos alimentos. El objetivo es mostrar los resultados de una investigación en la que se exponen cuatro aspectos importantes según la cual nuestros hijos podrán tener más éxito laboral en el futuro y, de esta forma, una vida más cómoda.



Crianza de los hijos y éxito

El equipo de Vergunst y Tremblay (2019), concluyó que “los resultados de comportamiento a los 5-6 años, se asocian con los ingresos laborales tres décadas después, independientemente del coeficiente intelectual de una persona y sus antecedentes familiares”. Los autores apuntaron como factores predictores importantes la falta de atención, el escaso manejo de las emociones y las relaciones sociales.

Apuntan que “la falta de atención y la agresión-osposición se asociaron con menores ingresos anuales por empleo y la prosocialidad con mayores ingresos”. Sin embargo, esta observación sólo se vio en niños. Entre las niñas, el único predictor conductual de ingresos fue la falta de atención. A continuación, se expondrán cuatro puntos fundamentales que los autores observaron como importantes en relación a crianza de los hijos y éxito laboral.

Atención y concentración

Uno de los primeros aspectos a fomentar en los hijos es la atención y concentración. Actualmente, técnicas como la atención plena están de moda, por lo que no será difícil encontrar un centro donde apuntar a nuestros hijos o aprender nosotros y enseñarles. Un consejo para que realicen sus actividades con mayor atención consiste en dividir las tareas más grandes en tareas más pequeñas y asequibles. Una vez hecha la división, animamos al niño a ir por partes centrándose en una al mismo tiempo.

Vivimos en una sociedad donde cada vez se nos exige estar más atentos a diferentes estímulos al mismo tiempo. El bombardeo de información es constante desde que nacemos. De este modo, ayudando a nuestro hijo a centrar su atención, fomentaremos su capacidad de estudio y trabajo. Es aconsejable crear un lugar de trabajo ordenado en el que haya el menor número de distractores posibles.

Intercambio

En lugar de obligar a los hijos a compartir, es aconsejable fomentar el sistema de turnos. Por ejemplo, si está con más amigos, en vez de obligarle a que deje su juguete a otro niño, se establecerá un tiempo por el que cada niño jugará con cada juguete. De este modo, los pequeños sabrán que sus juguetes les serán devueltos.

También se aconseja que los juguetes más apreciados, aquellos que representan algo especial para nuestros hijos, se guarden antes de la presencia de otros niños. La finalidad es evitar disputas y competencias innecesarias en un entorno donde el objetivo es compartir.

Manejar ansiedad

A pesar de que los niños parecen estar siempre felices y que nada les inquieta emocionalmente, también tienen sus preocupaciones. Lo que para nosotros puede parecer una tontería, para ellos puede suponer algo serio, y como tal, debemos abordarlo de forma correcta. Los problemas de los pequeños no hay que minimizarlos, pero tampoco dramatizarlos. Es recomendable hablar con ellos de forma abierta. Pueden sentir inquietudes sobre la muerte, sobre su futuro, sobre la familia, etc.

A medida que cumplan años, es bueno adaptar el vocabulario a su edad. Si ayudamos a que nuestros hijos desarrollen inteligencia emocional para manejar sus niveles de ansiedad, cuando sean adolescentes sabrán desenvolverse mejor en un mundo en el que se les exige cada vez más. La crianza de los hijos en relación al enfrentamiento de la ansiedad será un factor importante de cara a futuros contratiempos que se les puedan presentar.

Buenas relaciones sociales y empatía

Trabajar la empatía es un aspecto importante tanto para adultos como para niños. Sin embargo, si se empieza a trabajar desde que somos pequeños, en un futuro se podrá fomentar de forma más fácil. Los niños sabrán ponerse en el lugar de los demás y sentir lo que sienten los otros. De esta forma, se reducirán comportamientos perjudiciales hacia los demás y se fomentarán comportamientos como la generosidad o el altruismo.

Para comenzar a trabajar la empatía, podemos preguntar a los niños cómo creen que se sienten otras personas cuando viven experiencias incómodas. A través de este tipo de cuestiones, ayudaremos a poner al niño en la piel de los demás y a experimentar diferentes situaciones. También fomentaremos que se cuestiones el porqué de diferentes actitudes: “¿por qué crees que esa persona ha hecho lo que ha hecho? ¿Por qué crees que se ha portado así con su amigo?”.

Reflexión sobre la crianza de los hijos

Criar a los hijos es una tarea que conlleva tiempo y paciencia, mucha paciencia. Nadie posee un manual a través del cual se pueda educar a los niños de forma perfecta. Todo consiste en un constante aprendizaje. Sin embargo, sí existen algunos patrones, algunas recomendaciones a través de los cuales podemos establecer unas bases sanas y sólidas. Unas bases que pueden favorecer la felicidad, la autonomía y la responsabilidad de nuestros hijos.

Por todo ello, es importante estar informado sobre aquello que puede repercutir sobre los más pequeños. Saber las últimas novedades como las del artículo de Vergunst y Tremblay (2019), nos puede ayudar a fomentar ciertos aspectos que, a la larga, van a repercutir de forma positiva en el desarrollo de nuestros hijos.

Bibliografía

  • Vergunst, F., Tremblay, R., Nagin, D., Algan, Y. et al. (2019). Association between childhood behaviors and adult employement earnings in Canada. JAMA Psychiatry.
Vota este artículo!





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here