Equipaje emocional

Todos hemos oído que debemos deshacernos de las relaciones tóxicas, pensar más positivamente, eliminar la negatividad, tener auto-confianza y creer en nosotros mismos incluso dejar de tener miedo para ser felices y tener éxito.

Todo esto es cierto y suena muy bien, pero en realidad puede ser muy difícil de lograr si ni siquiera sabemos por dónde empezar.

Pero todos estos grandes consejos pueden hacer que nos sintamos abrumados e incluso aún más deprimidos cuando nos parece que no cesan los problemas a nuestro alrededor. Nos sentimos como si nunca pudiéramos llegar a ser felices o sentirnos bien. Creemos que nuestra vida se encuentra fuera de nuestro control y que no podremos hacer nada para solucionarlo.

Emociones negativas y baja autoestima

Si nos sentimos deprimidos, ansiosos, enojados o rodeados de individuos tóxicos, es probable tengamos pensamientos con patrones disfuncionales, creencias y hábitos profundamente arraigados que ni siquiera tenemos en cuenta.

Estos patrones y pensamientos son los que nos mantienen atrapado en la infelicidad. Ningún medicamento puede solucionar estos, estas son cosas que hay que volver a aprender o desaprender. Lo más probable es que todos estos patrones nos vengan de las primeras experiencias con otras personas y de nuestro aprendizaje. Seguramente nunca aprendimos otras formas de pensamiento que nos proporcionaran un mayor equilibrio emocional. A veces tampoco nuestros padres han sabido hacerlo mejor.

El primer paso en la superación de cualquiera de estas dificultades emocionales es entender sus raíces. En el caso de la depresión por ejemplo podríamos preguntarnos, ¿de dónde nos viene? ¿Cuándo nos deprimimos por primera vez? ¿Cómo lo estamos procesando? Hasta que no nos hagamos estas preguntas, no obtendremos las respuestas y puede que no seamos capaces de prestar la atención necesaria a nuestra historia personal.

Normalmente la baja la autoestima en la infancia es la mayor culpable de los problemas emocionales en la edad adulta. La baja autoestima afecta a nuestra capacidad para el logro o de tomar buenas decisiones por uno mismo y por lo que pueden dar lugar a la depresión.

Si no confiamos en nosotros mismos, la toma de decisiones que afectan a nuestras vidas se hace mucho más difícil. Podemos entonces dejar que otros elijan por nosotros o elegir lo que nos parece más fácil, por temor a no poder manejarnos bien en una situación o trabajo.

Si nos engañan, traicionan o abandonan, también seremos más proclives a desarrollar problemas de auto confianza, ya que podríamos creer que no importamos y que se repetirán estas experiencias dolorosas una y otra vez. Podemos desarrollar también formas poco saludables de comportamiento en una relación volviéndonos dependientes de los demás.

Podemos creer que no merecemos nada mejor. O que sólo las personas afortunadas tienen éxito o feliz. Hay muchas formas en que nos pueden aparecer este tipo de pensamientos, estos son sólo unos ejemplos.

Del mismo modo que podemos aprender a conducir por el lado derecho de la carretera, porque es la forma en que se conduce en nuestro país, si viajamos a otro país podríamos tener que aprender a hacerlo por el carril izquierdo. Todos nosotros comprendemos bien el concepto de tener que aprender esta nueva forma de conducción con el fin de sobrevivir. Sin embargo, cuando se trata de nuestro bienestar emocional, muchos de nosotros ante la idea de que deberíamos aprender algo nuevo o que de alguna manera diferente, se nos hace muy cuesta arriba o casi imposible de lograr. Pensamos que los males emocionales no pueden ser corregidos con sólo la nueva información, o que deberíamos tomar años de terapia y medicamentos para lograr nuestro objetivo, que en realidad somos de esa debido a un trastorno o desequilibrio genético del cerebro.

La respuesta es no, la mayoría de males emocionales no provienen de la genética ni de desequilibrios permanentes. Numerosas investigaciones revelan que las terapias psicológicas proporcionan alivio con menos posibilidades de recaída. Una vez que se aprenden las herramientas necesarias para superar los males emocionales, se pueden utilizar durante toda la vida.

Mediante la eliminación de los patrones de pensamiento y creencias disfuncionales, y la puesta en marcha de las herramientas adecuadas, se pueden lograr los siguientes beneficios:

  1. Mejora el estado de ánimo y la sensación de bienestar
  2. Mayor entusiasmo en la vida.
  3. La disminución de los síntomas o el alivio de la depresión y la ansiedad.
  4. Resolución de problemas de ira crónica.
  5. Mejora en las relaciones actuales.
  6. La capacidad de atraer, seleccionar y mantener relaciones de pareja sanas.
  7. Más éxito en cualquier cosa que se decida emprender.
  8. Crianza de los niños libre de patrones disfuncionales que interferirán con su éxito y felicidad.

¿No son estas cosas las que todos quisiéramos tener para nosotros mismos?

Nosotros no fuimos diseñados para ser miserables, hay cosas suceden a lo largo del camino que interfieren con nuestra felicidad, la salud mental y el éxito, pero se puede aprender a lidiar mejor con ellas.

1 Comentario

  1. Muy buenos articulos nos ayudan emovionalmente justo en este momento en el q me siento tan mal q quisiera tomar la decision de irme para siempre de mi casa o terminar con mi vida pero no me atrevo no soy una persona indrpendiente economicamente no tengo nada y no trabajo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here