Sistema Límbico emociones

La palabra límbico proviene del término latino limbus, que significa ‘contorno’. Es un conjunto de estructuras cerebrales ubicadas en la parte superior del tronco encefálico y por debajo de la corteza. Las estructuras del sistema límbico participan en el proceso de generación muchas de nuestras emociones y motivaciones, particularmente aquellas que están relacionadas con la supervivencia. Tales emociones incluyen el miedo, la ira y otras. También es una estructura clave para el correcto funcionamiento de los sentimientos de placer.

Algunas estructuras del sistema límbico como el hipocampo y la amígdala están involucradas en la memoria. La amígdala es responsable de determinar qué recuerdos se almacenan y dónde se almacenan en el cerebro. Se cree que esta determinación se basa en la cantidad de respuesta emocional que puede invocar un evento. El hipocampo envía los recuerdos a la parte apropiada del hemisferio cerebral para el almacenamiento a largo plazo y los recupera cuando es necesario. El daño a esta área del cerebro puede provocar la incapacidad de formar nuevos recuerdos.

Origen del sistema límbico

En 1878, el neurólogo francés Paul Broca observó que en la superficie medial del cerebro había todo un conjunto diferenciado de áreas corticales con forma ovalada. Broca definió el lóbulo límbico como el tejido cortical que forma un borde sobre la cara medial de los hemisferios, alrededor del tronco del encéfalo y del cuerpo calloso. Hizo una descripción estructural de la corteza medial cuando introdujo el concepto del lóbulo límbico.

Posteriormente, estas estructuras del lóbulo límbico (descrito por Broca) junto con los bulbos olfatorios se pasaron a denominarse rinencéfalo; es decir, se habla del cerebro olfatorio, dado que se pensaba que dichas estructuras tenían un gran peso en la percepción de los olores y en el control de las conductas guiadas por el olfato.

Un sistema emocional

El americano J. Papez describió que la corteza del Rinencéfalo era la única corteza que tenía conexiones anatómicas demostradas con el hipotálamo (estructura clave en la expresión de las emociones). Así, Papez propuso que el papel fundamental de estas estructuras era el procesamiento de la información emocional.

Papez describió un sistema anatómico emocional localizado en la pared medial de los hemisferios, que interconectaba la corteza y el hipotálamo.

Cerebro visceral

En 1952, el estadounidense Paul MacLean, para obviar el concepto de cerebro olfativo y enlazar su propuesta con la teoría emocional de Papez, habló de cerebro visceral. De esta manera, MacLean utilizó el término sistema límbico para hacer referencia a la corteza límbica y sus conexiones con el tronco del encéfalo, a la vez que propuso que este sistema participaría en el control y elaboración de las emociones, y no tanto en el sistema del olfato.

En 1952, MacLean introdujo en la literatura el concepto “sistema límbico”, recuperando el término límbico descrito anteriormente para Broca.

Anatomía del sistema límbico

Anatómicamente, el sistema límbico está compuesto por una serie de estructuras corticales y subcorticales interconectadas entre sí con proyecciones directas sobre el hipotálamo y el tronco encefálico.

  • Amígdala: es una estructura pequeña en forma de almendra implicada en respuestas emocionales, secreciones hormonales y memoria. La amígdala es responsable del condicionamiento del miedo o del proceso de aprendizaje asociativo mediante el cual aprendemos a temer algo.
  • Circunvolución del cíngulo: es un pliegue en el cerebro relacionado con la información sensorial relacionada con las emociones y la regulación del comportamiento agresivo.
  • Fornix: es un arco, una banda de axones de sustancia blanca (fibras nerviosas) que conectan el hipocampo con el hipotálamo.
  • Hipocampo: se trata de una pequeña protuberancia que actúa en memoria enviando recuerdos a la parte apropiada del hemisferio cerebral para el almacenamiento a largo plazo y recuperándolos cuando es necesario.
  • Hipotálamo: aproximadamente del tamaño de una perla, esta estructura dirige una multitud de funciones importantes. Nos despierta por la mañana y hace que la adrenalina fluya. El hipotálamo también es un centro emocional importante que controla las moléculas que nos hacen sentir eufóricos, enfadados o infelices.
  • Corteza olfativa: recibe información sensorial del bulbo olfatorio y participa en la identificación de olores.
  • Tálamo: una gran masa lobular dual de células de materia gris que retransmite señales sensoriales hacia y desde la médula espinal y el cerebro.

El lóbulo límbico se compone por la circunvolución del cíngulo, la circunvolución parahipocampal, la formación hipocampal, la corteza olfatoria y diversas estructuras subcorticales.

Las estructuras subcorticales, componentes del sistema límbico son: el hipotálamo, el septum, el epitálamo, la habénula, el núcleo anterior y dorsomedial del tálamo, parte de los ganglios basales y la amígdala.

El sistema límbico en la regulación emocional

Las estructuras del lóbulo límbico de Broca se relacionaron íntimamente con las emociones. Actualmente, existen evidencias experimentales que ponen de manifiesto el hecho de que algunas de las áreas límbicas intervienen en funciones emocionales, pero que hay otros que son más importantes en el procesamiento cognitivo y no tanto en el procesamiento de la información emocional.

MacLean consideró que el sistema límbico se podía definir anatómicamente a partir de sus conexiones con el hipotálamo, pero en la actualidad se ha podido observar que el hipotálamo está conectado con prácticamente todos los niveles del sistema nervioso.

El mismo investigador describió que las estructuras del lóbulo límbico de Broca se podrían identificar atendiendo al control que ejercieran sobre el sistema nervioso autónomo. Al respecto, si bien es cierto que algunas zonas del sistema límbico tienen un papel importante en el control del sistema nervioso autónomo, también hay núcleos en el tronco del encéfalo con una regulación autonómica muy importante.

Actualmente, podemos desestimar la consideración, establecida por las teorías pioneras en el estudio de las emociones, del sistema límbico como un cerebro emocional.

Componentes neurales centrales y periféricos de la emoción

En la actualidad, está claro que el componente periférico de las emociones incluye el hipotálamo, mientras que el componente central comprende el córtex cerebral, especialmente la corteza cingulada y el córtex prefrontal (áreas ventrales, mediales y orbitales). En medio de los dos componentes se encuentra la amígdala, que parece coordinar la experiencia consciente y las expresiones periféricas de las emociones.

Dentro del procesamiento emocional hay dos componentes, uno de carácter central y el otro periférico, coordinados ambos por la amígdala.

A pesar de que el sistema límbico está compuesto por estructuras ampliamente interconectadas, éstas ejercen funciones variadas. En los últimos años, muchos investigadores del campo de las emociones destacan la idea de que probablemente en el cerebro humano coexisten múltiples sistemas de procesamiento de la información emocional.

Visita aquí nuestro Atlas visual e interactivo del cerebro

Referencias

  • Bradford, H.F. (1988). Fundamentos de neuroquímica. Barcelona: Labor.
  • Carlson, N.R. (1999). Fisiología de la conducta. Barcelona: Ariel Psicología.
  • Carpenter, M.B. (1994). Neuroanatomía. Fundamentos. Buenos Aires: Editorial Panamericana.
  • Delgado, J.M.; Ferrús, A.; Mora, F.; Rubia, F.J. (eds) (1998). Manual de Neurociencia. Madrid: Síntesis.
  • Diamond, M.C.; Scheibel, A.B. y Elson, L.M. (1996). El cerebro humano. Libro de trabajo. Barcelona: Ariel.
  • Guyton, A.C. (1994) Anatomía y fisiología del sistema nervioso. Neurociencia básica. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Kandel, E.R.; Shwartz, J.H. y Jessell, T.M. (eds) (1997) Neurociencia y Conducta. Madrid: Prentice Hall.
  • Martin, J.H. (1998) Neuroanatomía. Madrid: Prentice Hall.
  • Nolte, J. (1994) El cerebro humano: introducción a la anatomía funcional. Madrid: Mosby-Doyma.
El Sistema Límbico: procesos cognitivos y regulación emocional
1.8 (35.48%) 31 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.