hombre-estudia

Cada mañana nos levantamos y realizamos una misma rutina. Vamos al baño, nos hacemos el desayuno, nos vestimos y vamos a estudiar, al trabajo o a cualquier otro lugar. En el trabajo sabemos lo que tenemos que hacer. Nadie se olvida de conducir, como tampoco nos olvidamos de cómo hacer algo de un momento a otro. Y es por ello, que la memoria procedimental es tan importante.

A lo largo del artículo se abordará este tipo de memoria así como la influencia del Alzheimer y la asfixia perinatal en las destrezas procedimentales. La memoria procedimental es la más consolidada y la que más tarda en deteriorarse, por eso son tan abundantes los estudios con pacientes de Alzheimer. Así pues, comencemos este viaje por una memoria que nos permite, algo tan simple, como saber encender el ordenador para leer este artículo.


¿Qué es la memoria procedimental?

La memoria procedimental es aquella que almacena la información relacionada con procedimientos y/o estrategias que nos permiten interactuar con el medio ambiente. Se trata de un sistema de ejecución en el que se encuentran las habilidades motoras que hemos aprendido. Por ejemplo, escribir, conducir, montar en bicicleta, ducharse, abrocharse los botones, etc.

Como asegura Arreguín-Gonzánez (2013), «la memoria procedimental es una memoria de largo plazo donde no se hace esfuerzo consciente y el aprendizaje se adquiere de forma gradual a través de la ejecución de tareas y retroalimentación respectiva, se expresa a través de conductas inconscientes».

Son procesos que una vez aprendidos no suelen olvidarse. Permanecen en nuestra memoria. La memoria procedimental se activa de forma automática e inconsciente y también se encuentran involucradas estrategias cognitivas. Su verbalización o transformación en imágenes es casi imposible. Como afirma Rains (2004), «sus efectos se manifiestan más en la conducta que en la conciencia».

Como postula Eichenbaum (2003), «los hábitos y destrezas que nuestro sistema motor ha adquirido e incorporado a sus propios circuitos, son producto de la memoria procedimental». 

Memoria procedimental y posibles complicaciones

La memoria procedimental es de las más consolidadas. A pesar de ello, se han llevado a cabo un gran número de investigaciones para saber hasta qué punto puede verse afectada por alteraciones neurológicas o enfermedades.

En este artículo se va a resaltar cómo afecta la asfixia perinatal y la enfermedad de Alzheimer en la memoria y tareas procedimentales. Al mismo tiempo que se expondrán las áreas afectadas.

Asfixia perinatal

Se han llevado investigaciones para saber si la asfixia perinatal podría afectar al aprendizaje y memoria procedimental. El aprendizaje procedimental se ha asociado a los circuitos fronto-estriales y el cerebelo, siendo el cortex prefrontal el núcleo de integración de la información de ambas estructuras (Pascual Leone y García-Moncó, 1999).

Por otro lado, el núcleo caudado se considera una estructura fundamental en la adquisición de capacidades procedimentales, sobre todo, en las etapas más iniciales del aprendizaje procedimental (Saint-Cyr, Taylor, Trépanier y Lang, 1992).

En el estudio del equipo de Cristiña Mañeru (2002) no se encontraron diferencias significativas en el aprendizaje procedimental de sujetos con asfixia perinatal. Sin embargo, los sujetos que sufrieron asfixia, sí necesitaban más tiempo a la hora de realizar diferentes tareas. Los autores apuntan que el resultado «es coherente con la ausencia de atrofia en el núcleo caudado (Mañeru et als, 2002)«. Esto es, los sujetos con atrofia del núcleo caudado tenían más dificultades para realizar las tareas que los sujetos que lo tenían intacto.

Alzheimer

Con respecto a la enfermedad de Alzheimer, destacar un dato importante en la rehabilitación y/o entrenamiento de las personas con esta enfermedad. Se ha descubierto que «las habilidades procedimentales podrían ser consideradas una vía esencial en la rehabilitación neuropsicológica en la demencia tipo alzheimer (Arroyo-Anlló, Chamorro-Sánchez, Díaz-Marta y Gil, 2013)».

Ya que la memoria procedimental es la más resistente al deterioro mental en comparación a la memoria declarativa, se ha puesto el foco en ella para que pueda ser entrenada en este tipo de pacientes.

Como señala el equipo de Arroyo-Alló (2007) , «sería de mayor ayuda si entre los protocolos de evaluación de la memoria en la enfermedad de Alzheimer se pudiesen incluir tareas de aprendizaje procedimental, con el fin de ayudar a programar actividades de rehabilitación más eficaces para la autonomía en las actividades cotidianas del enfermo».

En el Alzheimer también se ha observado atrofia del núcleo caudado. El equipo de Kassubek (2001) investigaron los cambios cerebrales funcionales que se producen antes y después de una tarea llamada «lectura en espejo». Los autores afirmaron que esta tarea procedimental dependía «parcialmente de las regiones corticales frontales y parietooccipitales«. La incapacidad para realizar tareas perceptivo-cognitiva podría deberse al deterioro de estas zonas desde etapas tempranas de la enfermedad.

Las zonas lesionadas serían los córtex asociativos y el hipocampo. Los ganglios grises de la base y las zonas subcorticales mostrarían relativa preservación. Así pues, la hipótesis radica en que las habilidades motoras y perceptivo motoras dependen de regiones subcorticales y las habilidades perceptivo-cognitivas dependen menos de estas áreas subcorticales.

Blibliografía

  • Arreguín-González, I. (2013). Sinapsis y memoria procedimental. Arch Neurociencia, 18, (3), 148-153.
  • Arroyo-Anlló, Eva., Chamorro-Sánchez, J., Díaz-Marta, J. y Gil, R. (2013). Memoria procedimental en pacientes con enfermedad de Alzheimer. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, 51, (4): 403-413.
  • Kassubek J, Schmidtke K, Kimmig H, et al.(2001). Changes in cortical activation during mirror reading before and after training: an fMRI study of procedural learning. Brain Res Cogn Brain Res.10(3):207-217.
  • Mañeru, C., Junqué, C., Botet, F., Tallada, M,. Segarra, D. y Narberhaus, A. (2002). Memoria declarativa y procedimental en adolescentes con antecedentes de asfixia perinatal. Psicothema, 14 (2): 464-468.
  • van Halteren-van Tilborg IA, Scherder EJ, Hulstijn W.(2007) Motor-skill learning in Alzheimer’s disease: a review with an eye to the clinical practice. Neuropsychol Rev 17(3):203-212.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here