hidrocodona

La hidrocodona es lo que se conoce como un opioide sintético. Es decir, un opioide que en lugar de obtenerse a través del propio opio, se obtiene en un laboratorio, donde se produce una molécula de un opioide natural, con algunas variaciones. Hoy te contamos todo lo que debes saber sobre la hidrocodona.

¿Qué es la hidrocodona?

La hidrocodona es una sustancia derivada de la codeína, y por lo tanto se trata de un opioide. Generalmente, se utiliza como analgésico por vía oral para reducir los dolores que van de moderados a severos. También se utiliza para poner remedio a la tos.

Su presentación varía bastante, pudiéndolo encontrar tanto en pastillas, como en jarabe, como en cápsulas. Además, se encuentra en el mercado bajo una gran cantidad de marcas comerciales distintas.

En EEUU es un medicamento que se puede utilizar desde 1943, aunque, desde 2014, se incluyó en la clasificación II de la Ley de Sustancias Controladas. Esto significa que, dado el alto potencial de abuso que implica, su uso médico está fuertemente restringido.

Diversos estudios han demostrado que la hidrocodona es más potente que la codeína. Sin embargo, es ligeramente inferior a la morfina, teniendo tan solo un 96% de su potencia analgésica.

¿Cuáles son sus efectos secundarios y sus contraindicaciones?

La hidrocodona puede ser peligrosa tanto por los efectos secundarios y las contraindicaciones que tiene, como por los peligros de combinarla con otras sustancias.

Por ejemplo, combinar hidrocodona con alcohol, cocaína, anfetaminas o barbitúricos puede provocar fallos cardíacos, pulmonares y renales, además de ataques cardíacos, ictericia, amnesia, coma o, incluso, la muerte.

Por supuesto, también tiene un fuerte potencial adictivo (razón por la que se ha incluido en la lista de drogas prohibidas y fuertemente controladas en el ámbito médico), aunque esto no ha sido suficiente para frenar su uso en EEUU.

En cuanto a los efectos secundarios, podemos encontrar el cansancio, el prurito, los mareos, las náuseas, el estreñimiento, el vómito y la euforia. En algunos casos, además, pueden darse problemas respiratorios serios, que requieren atención médica inmediata.

Así que, como puedes ver, consumir hidrocodona puede ser peligroso, razón por la cual es importante que su consumo sea reducido (o más preferiblemente, inexistente). Y, por supuesto, es conveniente conocer estos efectos para poder actuar rápidamente si se presentan.

Acerca de sus usos recreativos

Puesto que la hidrocodona cuenta con la gran mayoría de los efectos de los demás opioides (como la heroína, por ejemplo), en los últimos tiempos se ha convertido en una droga recreativa muy utilizada en los EEUU junto a la oxicodona.

Se trata de una droga que genera satisfacción y euforia, además de diferentes sensaciones placenteras en el organismo. También se dan diferentes efectos propios de la heroína, pero con un acceso al consumo más simple.

No obstante, hay que señalar que la adicción a esta droga en la mayoría de los casos tiene causas iatrogénicas (esto es, se origina al recetar esta sustancia para tratar problemas médicos).

En los últimos tiempos, muchas farmacéuticas han empezado a incluir paracetamol en sus productos con hidrocodona, de tal forma que el riesgo de muerte aumenta sustancialmente (consumir paracetamol del mismo modo que la hidrocodona puede ser peligroso y, además, genera menos sensaciones positivas).

Sin embargo, buena parte de los usuarios ignoran este peligro, y además el paracetamol se puede eliminar mediante un simple proceso químico en la cocina (el paracetamol es hidrosoluble, mientras que la hidrocodona no lo es).

Por último, conviene mencionar otro peligro potencial de tomar paracetamol con hidrocodona: El paracetamol puede generar un cuadro grave de hepatotoxicidad si se consumen entre 10 y 15 gramos en menos de 24 horas, y a partir de 15 gramos, puede provocar la muerte.

Esto ligado al hecho de que muchos consumidores de hidrocodona desconocen que su fármaco también contiene paracetamol, puede provocar más daños de los que se pretende resolver.

Regulación de la hidrocodona

Como ya hemos dicho, la hidrocodona está bajo la clasificación II de la Ley de Sustancias Controladas de EEUU. Para que una droga esté bajo este epígrafe, debe tener un alto potencial para el abuso, tiene que tener un uso médico aceptado con restricciones y su uso puede llevar a la dependencia física o psicológica grave.

Este es un tipo de drogas que solo pueden obtenerse mediante prescripción médica, y su producción y distribución está controlada y monitorizada por la DEA.

Por supuesto, esta forma de organizar las sustancias ha sido ampliamente criticada por los expertos (por ejemplo, el Fentanilo es 80 veces más potente que la morfina, y ambas están en este mismo epígrafe). Sin embargo, sirve para orientarnos y da buena cuenta de que la hidrocodona es una droga muy potente.

Desgraciadamente, la hidrocodona es una droga realmente fuerte, y en los últimos tiempos está causando una auténtica epidemia en los Estados Unidos (junto a otros opioides). Esperamos que esta información te haya resultado de utilidad y le saques el máximo partido.

Hidrocodona: opioide sintético y remedio para la tos
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.