neurologo-psiquiatra

El neurólogo, el neuropsicólogo y el psiquiatra se ocupan de enfermedades relacionadas con el cerebro. No obstante, se trata de profesionales distintos que tratan enfermedades diferentes. Conocerlas hará que sepamos a qué profesional debemos acudir dependiendo de los síntomas que padezcamos.

En primer lugar, vamos a profundizar en qué es un neurólogo. Este profesional trata todas las afecciones relacionadas con el sistema nervioso y los músculos, entre las que estarían todo tipo de demencias, trastornos del movimiento, epilepsias, enfermedades cerebrovasculares, cefaleas o enfermedades neuromusculares.

Algunas de estas enfermedades son el Parkinson, el Alzheimer, los ictus o las neuropatías. Todas ellas tienen en común que están relacionadas con las conexiones entre los músculos y el sistema nervioso.

Por lo tanto, si percibimos que se da algunos de estos síntomas, será conveniente visitar a este especialista para que pueda darnos un diagnóstico más preciso, así como las claves para tratar la enfermedad en cuestión.

En segundo lugar, hablamos del neuropsicólogo. La neuropsicología es una neurociencia que estudia la relación que existe entre las estructuras del cerebro y el comportamiento humano. Esto puede aplicarse tanto a personas sanas como a personas que han sufrido algún tipo de daño cerebral.

Las funciones de este profesional son, por ejemplo, evaluar si se ha producido un daño cerebral en un paciente. Para ello utiliza test que analizan el nivel de inteligencia, la memoria o la atención de la persona.

Esto es aplicable a muchas situaciones. Una de ellas es en el caso de personas que han tenido una adicción a las drogas, ya que estas pueden haber afectado a funciones importantes de su cerebro. Determinar el grado de afectación tras el consumo de las mismas sería una de las tareas de este profesional.

También son quienes llevan a cabo las tareas de rehabilitación de pacientes que han sufrido daños en las funciones cognitivas. En este sentido, el profesional valorará esta cuestión teniendo en cuenta aspectos como la edad, la profesión o el tipo de personalidad del paciente.

Funciones del psiquiatra

Por último, en el caso del psiquiatra es un profesional cuya labor se centra en la salud mental de la persona. Se diferencia del psicólogo en que este estudia la carrera de Medicina y después se especializa en esta área para tratar las enfermedades mentales.

Estos especialistas lo que hacen es diagnosticar enfermedades y trastornos mentales y emocionales, para lo cual proceden a la prescripción de fármacos. No obstante, no suelen estar especializados en terapias psicológicas.

No todas las enfermedades del cerebro son iguales

Visto esto, aunque todos estos profesionales dedican su labor y estudio a enfermedades relacionadas con el cerebro, existen múltiples afecciones y síndromes relacionados con este que, dependiendo de su procedencia, deberán ser tratados por uno u otro.

Las diferencias, por lo tanto, están en que estos tratan enfermedades todas ellas relacionadas con el cerebro, pero no todas las enfermedades del cerebro son iguales. Pueden ser de origen mental, biológico, físicas o como consecuencia de un accidente o del consumo de sustancias tóxicas.

Por ejemplo, si notamos que existen trastornos en el movimiento y, además, se unen factores como la edad, es probable que lo que padezcamos sea algún tipo de enfermedad neuronal. En ese caso, el neurólogo sería el profesional más apropiado para que valore si se trata de alguna enfermedad neuronal.

En el caso de que hayamos sufrido algún accidente o alguna enfermedad susceptible de dejar secuelas en el cerebro, un neuropsicólogo puede ayudarnos a determinar el grado en el que ha sido afectado el cerebro.

Algunas de las enfermedades que trata este especialista son los trastornos comportamentales  emocionales, o trastornos evolutivos pediátricos, como el trastorno del espectro autista, Asperger, o retrasos madurativos como el TDAH.

El psiquiatra quedaría por lo tanto para tratar enfermedades y trastornos mentales que precisan de medicación y que afectan a la conducta de la persona. Estos pueden ser más o menos graves, como por ejemplo las fobias, los trastornos obsesivo-compulsivos, la anorexia o la bulimia.

También se encargan de valorar y diagnosticar a personas que hayan podido tener problemas con la ley para determinar el grado de responsabilidad penal que tiene el sujeto, dependiendo de su estado mental y sus capacidades cognitivas.

Y es que en el cerebro existe un mundo de conexiones y existen cientos de enfermedades y trastornos asociados a él. Dependiendo de su procedencia y de a qué capacidades afecte, deberemos acudir a uno u otro profesional, ya que esto será fundamental para resolver el problema y tratarlo de la manera que sea más adecuada.

En resumen, los ámbitos en los que trabaja un neurólogo, un neuropsicólogo y un psiquiatra son diferentes y, por lo tanto, no son lo mismo uno que otro. Esperamos que después de haber leído estas líneas tengas un poco más claro a qué se refiere cada uno de los términos.

¿Qué diferencia hay entre neurólogo, neuropsicólogo y psiquiatra?
4.3 (85%) 8 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.