Todos los animales (incluidas las personas) tenemos unos ritmos circadianos de actividad / inactividad donde se demuestra que nuestras capacidades tanto físicas como mentales no son constantes a lo largo del día.

¿Qué son los ritmos circadianos?

Los ritmos circadianos son oscilaciones biológicas que se repiten con un período de aproximadamente un día. Son cambios físicos, mentales y de comportamiento que siguen un ciclo de aproximadamente 24 horas y responden principalmente a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo. Se encuentran en la mayoría de los seres vivos, incluidos los animales, las plantas y muchos microbios diminutos.

¿Cómo afectan a los ritmos circadianos función del cuerpo y la salud?

Los ritmos circadianos pueden influir en los ciclos de sueño-vigilia, la liberación de hormonas, temperatura corporal y otras funciones importantes del cuerpo. Se han relacionado con diversos trastornos del sueño como por ejemplo el insomnio. Unos ritmos circadianos anormales también se han asociado con la obesidad, la diabetes, la depresión, el trastorno bipolar y el trastorno afectivo estacional.

¿Qué es la cronobiología?

La cronobiología es un campo de la biología que estudia los factores del tiempo y los ritmos biológicos internos que se producen como consecuencia de los cambios temporales.

El organismo humano no puede escapar de los ciclos de noche-día que se produce cuando la tierra gira alrededor del sol. La luz y la oscuridad han dado forma a la historia humana desde el principio de los tiempos. Este ritmo fundamental es controlado por temporizadores genéticamente manifestados que residen en lo más profundo de nuestro cuerpo.

Si por algún motivo se produce alguna variación de las condiciones ambientales, las especies para poder continuar sobreviviendo, no podemos hacer otra cosa que adaptarnos a estos cambios.

La luz y la oscuridad controlan nuestras funciones

Tanto los relojes externos como los internos controlan nuestras funciones físicas, mentales, y emocionales.

El síndrome de fatiga crónica, los problemas de concentración y de memoria o la depresión, son algunos de los factores estrechamente relacionados con los desajustes en nuestros ritmos circadianos.

No es un secreto que en primavera y en otoño aumentan las consultas por depresión. Y es que contra lo que pueda parecer, las temperaturas más cálidas y la prolongación de las horas con luz de día también afectan negativamente buena parte de la población, al igual que lo hace el caso contrario. También se incrementan notablemente los trastornos del sueño.

La depresión y los ritmos circadianos

Se está haciendo un gran número de estudios para intentar saber controlar los efectos depresivos que provocan esta alteración de los ciclos circadianos, y cada vez más se acepta la utilidad de las estrategias cronoterapeuticas (terapias lumínicas, terapia oscura etc.).

Las personas que sufren de depresión casi siempre padecen un trastorno funcional del sistema de la serotonina. La serotonina es un neurotransmisor, pero también se la conoce como la hormona de la felicidad, ya que nuestro bienestar mental está influenciado en gran medida por nuestro nivel de serotonina. Una falta de serotonina, especialmente en el cerebro, conduce a un estado de ánimo deprimido y mal estado mental.

El hecho de que la hormona melatonina se forme a partir de la serotonina durante la noche, explica por qué la falta de serotonina también puede conducir a trastornos del sueño.

Estudios recientes han demostrado que con la ayuda de fitonutrientes utilizados en el momento correcto del día, la depresión puede ser mejorada significativamente, ya que estas sustancias aumentan el nivel de serotonina en el cerebro oscilaciones del estado de ánimo y el equilibrio.

Remedios naturales para la restauración de los ritmos circadianos

Se debe prestar atención al hecho de que el nivel de serotonina es mayor durante la mañana y poco a poco reduce a lo largo del día hasta la noche.

La restauración del nivel de serotonina se puede lograr, por ejemplo, a través del aminoácido derivado 5-hidroxitriptófano (5-HTP), que es la sustancia principal que se encuentra en las semillas de la planta de origen africano Griffonia Simplicifolia. Si el 5-HTP se ingiere y liberado rápidamente, entonces los niveles de serotonina se elevará rápidamente, pero no por un período prolongado de tiempo.

Otro remedio natural en auge los últimos años es el Triptófano, la administración del aminoácido L-triptófano (presente en harina de avena, soja y otras proteínas vegetales) esta sustancia se libera mucho más lentamente, por otro lado, proporciona un aumento más lento pero más duradero de los niveles de serotonina.

La combinación de ambos de estos aminoácidos en sus respectivas formas de dosificación es estimulan la síntesis de la serotonina a largo plazo y de manera efectiva, en particular en el sistema nervioso central, sin tener efectos secundarios importantes. El momento ideal de la ingestión de estas sustancias es por supuesto, la mañana.

A continuación os dejamos una pequeña tabla de sustancias activas que resultan eficaces para la regulación de los desajustes cronobiológicos:

Sustancias para el día:

L-triptófano
5-HTP
La vitamina B3
La vitamina B6

 

Sustancias para la noche:

Hierba de San Juan
Valeriana
El lúpulo
Bálsamo
kava kava
Lecitina

Así que ya sabes, cuanto mejor sintonicemos nuestra vida a nuestros ritmos circadianos, mayor será el beneficio que seremos capaces de extraer de ellos.

Los ritmos circadianos, la cronobiología y su relación con la depresión
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.