Edward L. Thorndike fue profesor de psicología durante más de treinta años en el Teachers College de Columbia, Estados Unidos. Lo que más atrajo su interés fue la teoría del aprendizaje, y se cuenta entre los importantes precursores del conductismo.

Trabajó principalmente estudiando el comportamiento animal. Tiene el honor de sentar las bases de la psicología educativa moderna con la ayuda de su teoría propuesta sobre el conexionismo. La teoría de Thorndike sobre el comportamiento aprendido se forma sobre la base del condicionamiento operante y el condicionamiento clásico.

Primeros años

Edward Thorndike en agosto de 1874 en Williamsburg, Massachusetts. Era hijo de un ministro metodista.

Se graduó de la Universidad Wesleyan en 1895 con una licenciatura en ciencias, y posteriormente Thorndike se matriculó en la Universidad de Harvard para estudiar literatura inglesa y francesa. Sin embargo, durante su primer semestre, tomó un curso de psicología impartido por William James y pronto decidió cambiar su concentración de estudio a psicología. Más tarde se mudó a la Universidad de Columbia, donde estudió bajo la dirección del psicólogo James McKeen Cattell.

Su primer interés de investigación fueron los niños y la pedagogía, pero al no haber sujetos infantiles disponibles, Thorndike se dedicó al estudio del aprendizaje en animales. William James le dio un lugar para trabajar en su sótano después de que Thorndike no pudo asegurar el espacio de investigación oficial de Harvard.

En 1899, la Universidad de Columbia se hizo cargo del Colegio de Formación de Maestros de Nueva York, y Thorndike se unió a la facultad del Colegio de Maestros de Columbia consolidado. Permaneció allí por el resto de su carrera, persiguiendo problemas educativos, especialmente en pruebas de inteligencia.

En el año 1900, Thorndike se casó con Elizabeth Moulton. Luego empezó a trabajar como profesor de psicología en el Teachers College de la Universidad de Columbia, donde continuaría enseñando durante el resto de su carrera.

La Teoría del Aprendizaje de Thorndike

Watson se inició en gran parte gracias a la obra de Thorndike y la de Pavlov. El interés de Thorndike por la psicología apareció después de un curso en la Universidad de Harvard donde tuvo de profesor a William James. Los primeros experimentos de Thorndike sobre el aprendizaje, en que los sujetos experimentales eran pollitos, fueron realizados justamente en el sótano de la casa de James, para deleite de los hijos de éste.

Las numerosas fábulas y relatos tradicionales que cuentan maravillas de la inteligencia de los animales no impresionaban a Thorndike, quien por el contrario sostenía que nadie se había ocupado de describir la estupidez animal. Por cada perro que encuentra el camino de regreso al hogar -decía-, hay quizás un centenar que se pierden. Sostenía Thorndike que los animales no razonan ni avanzan en la resolución de problemas mediante súbitos estallidos de introvisión, sino que aprenden de una manera más o menos mecánica, partiendo de un método de ensayo y error. Las conductas que les resultan fructíferas y gratificantes se “imprimen” en el sistema nervioso.

Según Thorndike, el aprendizaje se componía de una serie de conexiones entre un estímulo y una respuesta, que se fortalecían cada vez que generaban un estado de cosas satisfactorio para el organismo. Esta teoría suministró las bases sobre las que luego Skinner construyó todo su edificio acerca del condicionamiento operante.

A principios de 1900, Edward Thorndike publicó dos trabajos que describen las aplicaciones de los principios de aprendizaje y evaluación: Psicología de la educación (1903) e Introducción a la teoría de la medición mental y social (1904). Ambos textos se convirtieron en lecturas necesarias para una generación de estudiantes de psicología y ciencias sociales. Thorndike describió que la inteligencia como una capacidad compuesta por una serie de habilidades.

El trabajo de Thorndike sobre el comportamiento animal y el proceso de aprendizaje condujo a la teoría del “conexionismo”. Según él, la conciencia es innecesaria para el aprendizaje.

Examinó las estrategias de resolución de problemas en una variedad de especies, que probó en “cajas de rompecabezas” que consistían en una serie de cámaras diseñadas para recompensar respuestas específicas. Thorndike estaba impresionado con la adquisición gradual de respuestas exitosas de sus sujetos por el aprendizaje de prueba y error y por el éxito accidental. Estas observaciones lo llevaron a concluir que había dos principios básicos de aprendizaje: causa y efecto.

Los experimentos de Thorndike

Los experimentos de Thorndike sobre el comportamiento de resolución de problemas dieron como resultado hallazgos significativos que fueron muy apreciados en la época de Ivan Pavlov y John B. Watson y que aún se reconocen.

Entre las contribuciones más famosas de Thorndike se encuentra su investigación sobre cómo los gatos y otros animales aprendieron a escapar de las cajas de rompecabezas y su formulación relacionada de la ley del efecto. Thorndike colocó un animal en una de las muchas cajas de rompecabezas, cada una de las cuales podría ser abierta por el animal de una manera diferente. Cuando el animal escapó fue alimentado. La configuración de Thorndike es un ejemplo de lo que más tarde se llamaría “condicionamiento instrumental” o “aprendizaje instrumental”: un animal responde y, si es recompensado, en el caso de Thorndike con escape y comida, la respuesta se aprende. Si la respuesta no es recompensada, desaparece gradualmente.

La Ley del Efecto

La ley del efecto establece que las respuestas que son seguidas de cerca por consecuencias satisfactorias se asocian con la situación y es más probable que vuelvan a ocurrir cuando la situación se encuentra posteriormente. Por el contrario, si las respuestas son seguidas de consecuencias adversas, las asociaciones con la situación se debilitan. Los experimentos de la caja de rompecabezas fueron motivados en parte por la aversión de Thorndike por las afirmaciones de que los animales hicieron uso de facultades extraordinarias como la comprensión de su resolución de problemas.

Thorndike tenía la intención de distinguir claramente si los gatos que escapaban o no de las cajas de rompecabezas usaban la percepción. Los instrumentos de Thorndike para responder a esta pregunta fueron “curvas de aprendizaje” reveladas al trazar el tiempo que le tomó a un animal escapar de la caja cada vez que estaba en la caja. Él razonó que, si los animales mostraban “perspicacia”, entonces su tiempo para escapar se reduciría repentinamente a un período insignificante, que también se mostraría en la curva de aprendizaje como una caída abrupta; mientras que los animales que usan un método más común de prueba y error mostrarían curvas graduales. Su hallazgo fue que los gatos constantemente mostraron un aprendizaje gradual.

Thorndike interpretó los hallazgos en términos de asociaciones. Afirmó que la conexión entre la caja y los movimientos que el gato solía escapar se “fortalecía” con cada escape. Una idea similar, aunque radicalmente reelaborada, fue adoptada por BF Skinner en su formulación del condicionamiento operante. El análisis asociativo pasó a figurar en gran medida en el trabajo conductual hasta mediados de siglo, y se hizo evidente en algunos trabajos posteriores en el comportamiento, así como en el conexionismo moderno.

Críticas

La principal crítica de las teorías conductistas de Thorndike se puede resumir en dos puntos. Primero, el enfoque de Thorndike restringió la psicología al limitar el comportamiento únicamente a los eventos periféricos de los elementos de estímulo y respuesta. Al descartar los eventos mentales, Thorndike también ignoró la mediación central de los vínculos de estímulo y respuesta.

El segundo problema con las teorías conductistas de Thorndike se refiere al tema del reduccionismo. De hecho, para Thorndike, la mente se redujo al comportamiento, y el comportamiento, a su vez, se redujo a estímulos ambientales y respuestas observables.

Legado

Más adelante, Thorndike aplicó sus métodos para el adiestramiento de animales a niños y jóvenes, con éxito sustancial, y llegó a tener gran predicamento dentro del campo de la psicología educativa. Su obra Educational Psychology (Psicología educacional) fue publicada en 1903, y al año siguiente se le concedió el grado de profesor titular. Otro de sus influyentes libros fue Introduction to the Theory of Mental and Social Measurements (Introducción a la teoría de las mediciones mentales y sociales) de 1904. En la actualidad se reconoce a Thorndike como una figura señera en los comienzos del desarrollo de los tests psicológicos.