Ivan Petrovich Pavlov fue un fisiólogo y psicólogo ruso discípulo de Ivan Sechenov y ganador del Premio Novel en 1904 por sus investigaciones sobre el funcionamiento de las glándulas digestivas.

Pavlov formuló una teoría conceptual, destacando la importancia del condicionamiento y asociando el comportamiento humano con el sistema nervioso. Fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 1904 por su investigación innovadora sobre las secreciones digestivas.

Primeros años

Ivan Pavlov nació en Riazán, Rusia, el 26 de septiembre de 1849, era el mayor de once hijos. Su padre, Peter Dmitrievich Pavlov, era un sacerdote ortodoxo ruso y su madre se llamaba Varvara Ivanovna Uspenskaya. Cuando era niño sufrió una grave lesión por una caída, debido a lo cual Pavlov pasó gran parte de su primera infancia con sus padres en la casa en el jardín de la familia. Allí adquirió varias habilidades prácticas y un profundo interés en la historia natural.

Se inscribió en una escuela a los once años y continuó su educación en la universidad de San Petersburgo, donde estudió física, matemáticas y ciencias naturales. Allí desarrolló un fuerte interés en la ciencia y consideró la posibilidad de usar la ciencia para mejorar y modificar la sociedad.

Trayectoria profesional

Después de graduarse de San Petersburgo en 1875, estudió medicina en la Academia Imperial de Cirugía Médica con el famoso fisiólogo de la época, Sergey Petrovich Botkin, quien le enseñó mucho sobre el sistema nervioso. Pavlov recibió su título de médico en 1879, obteniendo un premio de medalla de oro por su trabajo de investigación.

Pavlov permaneció en San Petersburgo, realizando investigaciones de posgrado y consiguió el puesto de director del Laboratorio Fisiológico en la clínica de Botkin.

Se casó con Seraphima Vasilievna Karchevskaya, maestra, en 1881 y tuvieron cinco hijos.
En 1883, obtuvo su doctorado con su tesis, “Los nervios centrífugos del corazón”.

Después de completar su doctorado, Pavlov pasó dos años en Alemania estudiando la digestión en perros.

En 1886 regresó a Rusia, pero no pudo encontrar trabajo hasta 1890, cuando fue designado para el cargo de profesor de Farmacología en la Academia Médica Militar. En 1895 fue nombrado presidente de fisiología y permaneció en la Academia hasta que renunció en 1924.

Pavlov también organizó investigaciones llevadas a cabo en el recién fundado Instituto de Medicina Experimental, que bajo su dirección durante más de cuatro décadas, se convirtió en uno de los centros mundiales más importantes de investigación fisiológica.

Contribuciones a la Psicología

Los perros de Pavlov y el Condicionamiento Clásico

Trabajó de forma experimental y controlada con perros, a los que incomunicaba del exterior en el laboratorio que se pasó a llamar “las torres del silencio”. Sus estudios lo llevaron a interesarse por lo que denominó secreciones psíquicas, o sea, las producidas por las glándulas salivales sin la estimulación directa del alimento en la boca. Pavlov notó que cuando en la situación experimental un perro escuchaba las pisadas de la persona que habitualmente venía a alimentarlo, salivaba antes de que se le ofreciera efectivamente la comida; no obstante, si las pisadas eran de un desconocido, el perro no salivaba.

En su famoso experimento que derivó de estas observaciones, Pavlov hacía sonar una campana momentos antes de alimentar a los perros, para medir la producción de saliva de los perros cuando escuchaban la campana. Pavlov descubrió que una vez que los perros habían sido entrenados para asociar el sonido de la campana con la comida, producirían saliva, independientemente de si la comida seguía. El experimento demostró que la respuesta física de los perros, la salivación, estaba directamente relacionada con el estímulo de la campana, por lo tanto, la producción de saliva fue una respuesta de estímulo. El aumento continuo de la salivación, incluso cuando los perros habían experimentado escuchar la campana sin ser alimentados más tarde, era un reflejo condicionado.

Todo el proceso es un excelente ejemplo de condicionamiento clásico, y se relaciona principalmente con una respuesta física y espontánea a algunas condiciones particulares que el organismo ha adquirido por asociación. La teoría conductista ha aplicado estas ideas históricas para la explicación del comportamiento humano.

Nunca se consideró un psicólogo, y hasta el fin de sus días sostuvo que era un fisiólogo.

Se negó a explicar el Condicionamiento Clásico según la opinión corriente de que la salivación del perro frente a un indicador cualquiera se debe a su expectativa de que habrá de recibir alimento. Rechazó toda explicación basada en una supuesta “conciencia” del perro, apegándose estrictamente en cambio a las explicaciones fisiológicas.

En 1904 fue galardonado con el Premio Nobel por “en reconocimiento a su trabajo sobre la fisiología de la digestión, a través del cual el conocimiento sobre aspectos vitales del tema se ha transformado y ampliado”.

Fue elegido académico de la Academia de Ciencias de Rusia en 1907 y en 1915 recibió la Orden de la Legión de Honor.

Hoy se estima que la obra de Pavlov ha sido precursora, ya que fue el primero en efectuar investigaciones sistemáticas acerca de muchos fenómenos importantes del aprendizaje, como el condicionamiento, la extinción y la generalización del estímulo.

Si bien Pavlov no creó el conductismo, puede decirse que fue su pionero más ilustre. John B. Watson quedó impresionado por sus estudios, y adoptó como piedra angular de su sistema el reflejo condicionado.

Ivan Pavlov murió el 27 de febrero de 1936 en Leningrado, Unión Soviética, por causas naturales. Tenía 86 años de edad.