Las emociones es un tema que ha inquietado al ser humado desde hace miles de años. El budismo es una buena muestra de ello. Sus teorías se remontan 2.600 años. Darwin, hace 200 años también aportó sus teorías. La psicología moderna lleva décadas investigando el tema de las emociones. ¿Qué son? ¿De dónde surgen? ¿Por qué se producen? ¿Qué finalidad tienen? Stanley Schachter, psicólogo social estadounidense del siglo XX, también investigó sobre este tema y sus teorías pasaron a la historia de la psicología.

Como se abordará con más profundidad en el artículo, Schachter abordó el tema del arousal fisiológico e introdujo la valoración de la situación para que la emoción fuera completa. A lo largo del artículo se detallará su teoría. De esta forma, conoceremos un poco mejor como funcionan nuestras emociones a través de uno de los autores más destacados.



Schachter, arousal y valoración

Stanley Schachter propuso que un estado emocional es el resultado del arousal fisiológico y una cognición adecuada para el estado de arousal. Pero, ¿qué es el arousal fisológico? Se trata de la activación fisiológica. Así pues, según Schachter, para que podamos sentir una emoción de forma plena, necesitaremos estar activados y valorar la situación. Como afirma Alberto Mesa (2007), catedrático de psicología: “el que se sienta alegría, tristeza, miedo, etc. no está determinado por el patrón de cambio corporal que se ha producido en una situación, sino de cómo se interprete ésta”.

Según Schachter, sin la valoración de la situación, la emoción no es posible. Por lo que cuando no se dispone de la información suficiente, el autor afirma que se produce la necesidad de evaluación. A través de esta necesidad, la persona intenta comprender y etiquetar los cambios corporales en relación a lo que está ocurriendo en ese momento. Por ejemplo, si en un experimento se le inyecta adrenalina a diferentes sujetos (pero se les dice que es suero), sentirán palpitaciones y activación pero no sabrán realmente porqué se sienten así. Este desconocimiento les llevará a buscar una explicación sobre su activación, por lo que indagarán en la información que tienen disponible.

Estados emocionales en el día a día

Como se descrito, los estados emocionales serían el resultado de la interacción entre un estado de arousal fisiológico y la interpretación cognitiva. Imaginemos que estamos durmiendo. Son las tres de la madrugada y escuchamos un estruendo que proviene de la cocina. Sentimos que se acelera el corazón, comenzamos a sudar, nuestra respiración se acelera, los músculos se tensan, etc. En ese momento, interpretamos la situación. Por ejemplo, si tenemos un gato en casa, podemos pensar que ha sido el gato, pero si vivimos solos, quizá pensemos que han entrado a robar. Fruto de esta interpretación y valoración de la información disponible, sentimos la emoción, como puede ser el miedo.

Proposiciones de Schachter

Schachter estableció tres proposiciones empíricas para poner a prueba su teoría:

  1. Debido a que el arousal es inespecífico, necesitaremos explicar la causa de los cambios corporales que sufrimos a través de la interpretación cognitiva de la situación. Como definía el propio Schachter: “en la medida en que los factores cognitivos son determinantes potentes de los estados emocionales, podría anticiparse que el mismo estado de arousal fisiológico podría ser etiquetado como alegría o furia o cualquiera de una gran variedad de etiquetas emocionales dependiendo de los aspectos cognitivos de la situación”.
  2. Cuando se sabe la causa del arousal, no surgen las necesidades de evaluación. El autor afirma que “dado un estado de arousal fisiológico para el que un individuo tiene una explicación completamente apropiada, no surgirán necesidades de evaluación”.
  3. A pesar de que el arousal es inespecífico, su importancia es notable, ya que sin él no se producirían las emociones. Schachter exponía el siguiente ejemplo: “un individuo, puede, por ejemplo, ser consciente de que se encuentra en una situación de gran peligro pero por alguna razón (farmacológica o quirúrgica) permanece en estado de quietud fisiológica. ¿Sentirá la experiencia emocional de miedo? La presente formulación considera la emoción como una función conjunta de un estado de arousal fisiológico y de una cognición apropiada, y sugiere, en principio, que no la sentiría”.

Críticas a la teoría de Schachter

La teoría de Schachter ha recibido ciertas críticas, sobre todo, sus investigaciones. Algunos autores han criticado que los experimentos del investigador para demostrar su teoría fueron un poco artificiales. La crítica principal afirma que la conjunción de arousal y valoración cognitiva se realiza de forma inmediata y no de forma tan retrasada tal y como surge en los experimentos de Schachter.

Alberto Acosta (2007), afirma que “se trata de situaciones cotidianas en las que las necesidades explicativas que postulaba Schachter se completan sin esfuerzo. Además, esas atribuciones suelen ser correctas. En situaciones de laboratorio, sin embargo, la cadena de procesos es muy forzada”. A pesar de que en los experimentos de Schachter la activación fisiológica y la valoración surgiera de forma más retrasada, su teoría sigue gozando de validez.

Bibliografía

Mesa, A. (2007). Psicología de la emoción. Granada: Ediciones Sider S.C.





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here