Los 3 pilares de la salud mental: dormir, hacer ejercicio y comer bien

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 23 febrero 2021.

Los tres pilares de la salud mental: dormir, hacer ejercicios y comer fruta y verduras; son fáciles de seguir, pero muchos aún desestiman su poder.

Los tres pilares de la salud mental, como bien se puede observar, son de aplicación en la vida cotidiana.

Estos tres pilares de la salud mental están al alcance de todos, no debemos ir de viaje a lugares lejanos, ni hacer más esfuerzo del requerido, pues, son muy sencillos, entonces, ¿por qué cuesta tanto?

Los tres pilares de la salud mental: dormir, hacer ejercicios y comer frutas y verduras

Los tres pilares de la salud mental nos permiten vivir en armonía, pues, bien se es sabido que cuerpo sano, mente sana.

Un detalle a tener en cuenta es que más que la cantidad de horas para dormir, lo importante es la calidad del sueño.

Tener una buena calidad en el sueño nos ayudará a disfrutar de una salud mental óptima.

Esto no quiere decir que la cantidad de horas no sea importante, sino que la cantidad debe ser promovida junto a la calidad del sueño, ya que esto incide en nuestro bienestar.

Ahora bien, tal como señala un estudio liderado por Moisés Mebarak, titulado: Salud mental: un abordaje desde la perspectiva actual de la psicología de la salud, el concepto de salud mental es amplio.

Propiamente, el concepto de salud mental lleva implícito un estilo de vida y una serie de características a nivel personal, interpersonal y laboral, que contribuyen a que tengamos un bienestar integral, en las esferas biopsicosocial.

De ello se deriva que la salud mental no solo queda reducida a la ausencia de síntomas, sino que rebasa esta concepción por una más amplia en la que los tres pilares mencionados son destacables.

1. Dormir

El sueño es un pilar fundamental en nuestra salud, tan física como mental, pues, cuando dormimos nuestro organismo comienza un proceso de recuperación total.

Cuando una persona no duerme, o tiene mala calidad en su sueño, aumentan los riesgos a padecer enfermedades coronarias, obesidad, padecimientos renales, diabetes, hipertensión, entre otros, pues, el sistema inmunitario también se debilita cuando no hay un sueño reparador, por lo que su capacidad de hacer frente a las infecciones disminuye.

En el momento del sueño también ocurren otras cosas igual de importantes, ya que nuestro cerebro descansa y la memoria se consolida, por lo que es más sencillo adquirir aprendizajes.

Quien no duerme bien, en cambio, puede vivir lleno de irritabilidad, dificultad para tomar decisiones, resolver problemas. Incluso, quien no duerme bien, puede padecer depresión.

Es por esto que el sueño es tan importante y, aunque las necesidades pueden variar en cada persona, por lo general, se sugiere que el tiempo mínimo de descanso sea de seis a ocho horas al día.

2. Hacer ejercicio

Hacer ejercicios forma parte de los tres pilare de la salud mental, pues, con ello aumentamos la calidad de nuestra vida, al tiempo que disminuimos la posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares.

Aun cuando el ejercicio no esté dirigido a la pérdida de peso, sí es posible que de alguna manera incorporemos actividad física a nuestra rutina diaria.

Respecto al tiempo de ejercicio, este dependerá de cada persona, sin embargo, lo recomendable son 60 minutos dos o tres veces por semana, aunque ello puede variar también considerando el tipo de actividad que se ponga en práctica.

En resumen, el tiempo para ejercitarse va a estar sujeto a las necesidades y objetivos de cada persona y cada día son más las opciones de las que disponemos para poder practicar actividades físicas incluso en casa.

3. Comer sano: frutas y verduras

Desde la Antigüedad sabemos que Hipócrates nos lo había dicho: “Sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento”, y ahora más que nunca es el momento para hacer de esta premisa una constante en cada uno de nuestros platos, pues, somos lo que comemos.

La buena nutrición es un pilar fundamental de la salud mental; no obstante, se debe tener precaución con muchas dietas mágicas que aparecen o tendencias que no siempre son saludables.

Lo natural será siempre la mejor guía para saber que estamos ingiriendo comida saludable.

En este sentido, son preferibles las verduras frescas, las carnes magras, las frutas, las legumbres y los huevos, a diferencia de otros productos que son más dañinos, como la bollería, por ejemplo, que es alta en azúcares.

Quienes tienen mala alimentación, además de poner en riesgo su salud mental, también está propenso a sufrir de otras enfermedades como la obesidad, la diabetes, hipertensión, entre otras.

Siguiendo estos tres pilares de la salud mental podremos vivir una vida realmente plena y con bienestar. No es tan difícil, solo se requiere amarse a sí mismo y darse los cuidados necesarios.

Conoce en qué consiste la obnubilación

Bibliografía

  • Abellán, G. B., Hidalgo, J. D. L. T., Sotos, J. R., López, J. L. T., & Jiménez, C. L. V. (2016). Alimentación saludable y autopercepción de salud. Atencion primaria48(8), 535-542.
  • Mebarak, M., De Castro, A., del Pilar Salamanca, M., & Quintero, M. F. (2009). Salud mental: un abordaje desde la perspectiva actual de la psicología de la salud. Psicología desde el Caribe, (23), 83-112.
  • Ochoa, D. A. R., & Estrada, J. C. J. (2012). Concepciones de salud mental en el campo de la salud pública. Facultad Nacional de Salud Pública: El escenario para la salud pública desde la ciencia30(2), 202-211.
  • Oramas Viera, A. (2013). El bienestar psicológico, un indicador positivo de la salud mental.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario