Qué es el sueño

¿Qué es el sueño?

El sueño es una actividad necesaria para la supervivencia de nuestro organismo. Las causas exactas de porqué necesitamos dormir todavía se desconocen, pero parece ser que principalmente cumple la función de dejar “descansar” nuestro cerebro y cuerpo de la actividad diaria. No se puede vivir mucho tiempo sin dormir, más de tres días sin conciliar el sueño en absoluto puede tener consecuencias desastrosas.

No todos necesitamos dormir el mismo número de horas. Generalmente las personas más jóvenes, aquellas que realizan esfuerzos físicos o psíquicos intensos, así como determinadas características personales, suelen necesitar dormir más. Un niño puede precisar dormir unas 10 horas diarias, un adulto entre 6 y 8 horas, mientras que una persona de edad avanzada puede tener suficiente con 5 o 6.

Es muy importante que el sueño sea de calidad y sin fragmentaciones. Cinco horas de sueño profundo y reparador pueden descansar más que ocho horas sufriendo pesadillas o incomodidades. Pero el sueño no supone solamente un mero descanso, sino que sirve también para descargar un buen número de tensiones originadas durante la vigilia, y aquí es donde juega su papel más importante nuestra capacidad de soñar.

Dormir y soñar son dos procesos íntimamente unidos, aunque no siempre vayan acompañados. No soñamos durante todo el tiempo que permanecemos dormidos, sino solamente durante algunos períodos concretos llamados fases MOR (movimiento ocular rápido) o REM (rapid eyes movements) en inglés.

Cuando nos vamos a dormir, en primer lugar se produce un estado de adormecimiento o presueño, cuya duración suele ser de una media hora y durante el cual se pasa del estado de vigilia al de sueño con una progresiva disminución de la conciencia. A lo largo de esta fase es normal que se produzcan ilusiones visuales o auditivas (se tiene la ilusión de oír o ver cosas que no existen), así como que se sientan calambres, vértigos o sensación de tropiezo.

Posteriormente, cuando ya estamos sumidos en un sueño profundo, se van sucediendo las fases de sueño REM con las de no-REM o sueño superficial. La primera fase REM suele presentarse entre la primera y segunda hora del sueño, apareciendo después de forma intermitente durante todo el período de sueño normal. A esta fase también se la denomina fase de sueño paradójico, ya que si realizamos un trazado elentroencefalográfico (EEG) veríamos que es muy parecido a cuando la persona está despierta, además es la fase en que más cuesta que la persona se despierte. En esta fase es cuando se produce la mayor parte de la actividad onírica. También en esta fase ocurren una serie de cambios como disminución del tono muscular, aumento de la resistencia eléctrica de la piel, alteraciones del pulso y la respiración, que se vuelven más irregulares, aumenta ligeramente la motilidad del aparato digestivo, se producen erecciones en el hombre y aumento del flujo sanguíneo vaginal en la mujer. Gran parte de estas modificaciones se deben a la activación del hipotálamo y la hipófisis, que aumentan la secreción de ciertas hormonas como la testosterona, el cortisol o la hormona del crecimiento.

¿Qué pasa cuando soñamos?

No existe hoy en día una opinión uniforme sobre la significación de los sueños. Ya en la antigüedad se creía que los sueños se hallaban en relación con el mundo de lo sobrehumano, y que traían consigo revelaciones divinas, en especial sobre el porvenir del individuo. Incluso Aristóteles creía en la posibilidad de hallar en los sueños la indicación del comienzo de alguna enfermedad de la que todavía no podemos ser conscientes durante la vigilia por falta de síntomas.

Sigmund Freud, en su famosa obre La interpretación de los sueños escribió que los sueños eran la realización de nuestros deseos más profundos, que no podíamos llevar a cabo mientras estábamos despiertos. Según él los sueños serían la expresión de un deseo insatisfecho. Les atribuía fundamentalmente un carácter de tipo sexual. Posteriormente el mismo Freud reconoció que no siempre era así, y que también podían ser la manifestación de un problema o una preocupación, incluso la expresión de temores del inconsciente, tal como ocurre con las pesadillas o sueños angustiosos.

Se puede decir que en mayor o menor grado el contenido de los sueños está determinado por la personalidad del individuo, su vida y sus experiencias pasadas. Así, el contenido más frecuente de los sueños está constituido por los acontecimientos cotidianos vividos por la persona, pero distorsionados por el subconsciente. De hecho se ha podido comprobar que el contenido de los sueños está relacionado muchas veces con la actividad llevada a cabo durante el mismo día y, muy especialmente, con las imágenes percibidas durante los momentos inmediatamente anteriores a haberse quedado dormido.

También se puede observar que muchos sueños acogen recuerdos de la infancia y la juventud, trayéndonos a veces antiguos recuerdos que creíamos perdidos. Este es un fenómeno relativamente normal, quizás sea debido a la gran importancia que suelen tener estos recuerdos para la vida de la persona, aunque no se ha podido demostrar.

Algunos sueños se ha observado que los tienen muchas personas, como por ejemplo creer que caemos desde una altura, soñar que volamos, que perdemos algún diente o sentirnos avergonzados porque pensamos que vamos desnudos o mal vestidos. El sueño de caer desde una altura está casi siempre ocasionado por el hecho de que, estando ya inconscientes incluso de la sensación de contacto y presión sobre la cama, movemos un brazo o una pierna de tal forma que este movimiento se vuelve en parte consciente pero de forma distorsionada y creemos que nos estamos cayendo. El sueño de perder los dientes también se atribuye a una sensación bucal momentánea y el de sentirnos desnudos se relaciona con el hecho de haber salido de las sábanas que nos cubrían.

En algunas personas hay determinados sueños que se repiten y que generalmente están cargados de angustia. En ocasiones pueden ser la expresión de traumas psicológicos que todavía no han sido asumidos por la persona.

Algo curioso en los sueños es que generalmente no nos acordamos de ellos, o sólo de los que hemos tenido en el último momento antes de despertarnos, e incluso se van olvidando éstos con una rapidez extraordinaria, excepto quizás aquellos que nos han producido gran impacto. Esto es debido a que de esta manera no acabamos guardando en nuestro cerebro recuerdos sin sentido que nos podrían confundir, pues al despertar hemos de saber distinguir la realidad de la ensoñación, así que esta última se acaba borrando de nuestra memoria como medida de seguridad.

El sueño en definitiva consigue apartar al individuo de su vida despierta, así como de las presiones diurnas. Pero todavía no se ha podido establecer exactamente cuáles son sus orígenes y funciones definitivas, tampoco se ha podido demostrar científicamente que existan sueños premonitorios, hasta ahora todo son hipótesis más o menos certeras de nuestra vida onírica.

 

4 Comentarios

  1. Estoy acostumbrada a fumar un cigarrillo antes de dormir, desafortunadamente despierto en repetidas ocasiones y como consecuecia tengo que volver a fumar para conciliar nuevamente el sueno, esto es realmente ya una pesadilla. Algun consejo por favor

  2. De esto me viene una duda, el 2006 tuve una pesadilla corta en la que iba a la habitación de mi mamá y mi papá, y cuando llegue vi que la habitación estaba ensagrentada, especialmente la cama, y ahí estaban mi mamá y mi papá, ambos muertos y la sangre era de ellos, después salí espantada y con lágrimas de ahí, pero cuando llegue a la puerta, estaba trancada, y alguien golpeo la puerta, así que la destranque y era una prima mía que tiene mi misma edad, me pregunto que me pasaba, y yo le había dicho que había visto a mis papás muertos, después le abracé mientras lloraba sin parar, y hasta ahí llego el sueño, porque me despertaron por que tenia que prepararme para ir al jardín de niños (tenía 4 años casi 5 cuando tuve esa pesadilla), a pesar de que en Abril del 2006 tuve esa pesadilla por única vez, aún la rercuerdo a la perfección ¿eso es normal? y no solo eso, si no que desde ese mismo año que tengo pesadillas y sueños raros, ambos recurrentes ¡Y las recuerdo todas! digo, son más de 500 pesadillas diferentes, y de hecho, la mayoría son recurrentes, y algo muy raro, es que a veces cuando vuelvo a tener una pesadilla, es como una versión diferente, ya que no termina igual, o no ocurren de la misma manera las cosas, y además, más de uno de mis sueños fueron lo que se consideran “premonitorios”, ah, agrego que después he tenido pesadillas más violentas que la que conte, por favor, que alguien me ayude 🙁

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here