Muchas enfermedades cognitivas o problemas psicomotrices que sufren personas de cualquier sexo y edad pueden mejorar y llegar a curarse gracias a las manualidades o las actividades cotidianas y sencillas. Los problemas nerviosos, de movilidad o de memoria están a la orden del día y es que cada vez es mayor el porcentaje de personas que los padecen.

Las vacaciones suelen aportar a este colectivo tiempo para realizar muchas actividades que les gusta o simplemente desconectar de la rutina y monotonía a la que acostumbran en otras épocas del año. Además, la subida de temperaturas es causante de mejoras en personas con problemas de movilidad o de huesos ya que aporta condiciones positivas que reducen sus dolores. Por todo esto, con la llegada de la estación otoñal, vuelven a atenuarse dolencias y enfermedades así como casos de depresión tanto periódica, como puede ser la postvacacional, así como otras que no son de fácil transición motivada por causas más graves. Todas estas personas pertenecen a un colectivo que pueden mejorar sus molestias y decaimientos con actividades manuales, obteniendo grandes beneficios como los que enumeramos a continuación:

  • Mejorar la psicomotricidad dado el requerimiento de coordinación entre los diferentes sentidos para llevar a cabo la actividad, como por ejemplo al colorear, recortar o calcetar. Ejercitamos mediante movimientos sencillos las extremidades y mejoramos la precisión.
  • Aumenta la concentración, ya que mientras realizamos una manualidad debemos centrarnos en lo que estamos haciendo, dejando a un lado los problemas cotidianos y aquellos que nos atormentan y potencian nuestro nerviosismo y estrés.
  • Mayor autoestima al aprender a desarrollar diferentes labores y crear objetos originales y personales para regalar o decorar, obtenemos resultados tangibles que mostrar al resto y así ganar motivación personal.
  • Incrementar las relaciones sociales a través de este tipo de actividades ya que invita a relacionarnos, ya sea acudiendo a talleres especializados como quedando para realizar estas tareas junto a amigos, familiares o conocidos. De esta forma nos sentimos acompañados y podemos crear uniones con personas que comparten nuestros mismos intereses.

Incluir en nuestro día a día este tipo de actividades nos aporta beneficios tanto a corto como a largo plazo, además es una buena forma de estrechar lazos realizando manualidades en conjunto con nuestra familia. Si convives con niños y les inculcas de forma divertida la realización de labores, estarás ayudando a que incrementen sus habilidades creativas, así como inculcando valores como la paciencia y la perseverancia.

Asimismo, el acompañar con música la realización de estas actividades puede resultar ventajoso dado que se considera que es una efectiva forma de aliviar depresiones, aportándonos liberación y compañía.

Catalina Pousa

Las ventajas de las manualidades para la salud
4 (80%) 1 voto