La tan mentada figura del “padre ausente” alude no sólo a la idea del joven que luego de conocer la noticia del embarazo de su novia, por susto, por irresponsabilidad o inmadurez desaparece o de aquel padre que interpretó la separación conyugal como la conveniencia de establecer un corte definitivo con todo cuanto le evocara al supuesto error de aquella mala elección de pareja, (incluidos los hijos, como si estos fueran pertenencia exclusiva de la madre o bien parte de ella), sino también a aquel padre que encontrándose a gusto es su propio hogar, con su mujer y con sus hijos y aún estando orgulloso de tener un familia “bien constituida” ha declinado la función paterna por considerar que la crianza y educación de los vástagos es una cuestión menor que le compete sólo a la madre.

Estos padres conservan para sí el rol de proveedores universales del sustento familiar y la gran mayoría de las veces se contentan con “no hacerles faltar nada a su familia”. Podríamos adjetivar de patriarcal a su modo de funcionamiento ya que asumen como “natural” la diferente participación de los padres en la crianza según supuestas diferencias en las aptitudes determinadas por los sexos.

Generalmente la mujer, partícipe necesario de este tipo vínculo también asume como expectativa del rol materno, la falta de involucramiento del padre suponiendo que para quien debe mantener el hogar, la atención de los hijos sería una sobrecarga innecesaria, en un contexto socioeconómico competitivo y devastador.

En definitiva, podríamos afirmar entonces que no basta la paternidad para ejercer la función paterna o dicho de otro modo, que una cosa es ser genitor y otra es ser padre. El primero aporta su caudal genético para el nacimiento del hijo, y el segundo, es el que ejerce el paternaje. Claro está, si psicológicamente está en condiciones, si tiene interés de hacerlo y si la madre presta autoridad a la palabra del padre.

Aquí podríamos preguntarnos en qué consisten las funciones paterna y materna y cómo puede ser que ambas no provengan de suyo de la diferencia sexual entre el hombre y la mujer.

Comencemos por la menos delegada: la función materna. Ésta tiene que ver con los cuidados prodigados al hijo, la alimentación, la ternura, el contacto corporal, el amor incondicional y en el mejor de los casos la facilitación de la tarea del padre de ruptura de la burbuja diádica entablada entre ella y el vástago desde su nacimiento.

En tanto, a la función paterna le compete la imposición de reglas tendientes, en definitiva, a establecer un corte en la relación madre-hijo que le permitirá a éste su constitución como sujeto independiente, el acceso a la cultura y la internalización de la ley paterna de prohibición del incesto y acceso al goce.

Hipótesis sobre el padre ausente

Resume M. Varela: “Las ideas mas importantes que D. Winnicott expone en sus conferencias por la BBC al hablar del “buen padre” del niño pequeño son: que los padres no pueden reemplazar a las madres en virtud de su incapacidad para amamantar; incluso puede resultar inconveniente que aparezcan en escena prematuramente. Su principal virtud reside en permitirle a su esposa ser buena madre. Su presencia junto al bebé puede ser solo episódica, alcanza con que se muestre a menudo para que el niño experimente el sentimiento de que es real y está vivo. Es más, llega a aceptar que hay padres que no se interesen nunca por su bebé. A los ojos del niño él encarna la ley, el vigor, el ideal y el mundo exterior que debe hacerle conocer. Él es el que saca al niño a la calle, pero a instancias de la madre. Su buena paternidad dependerá de la necesaria intermediación de la madre entre él y su hijo. El bebé prefiere a la mamá, que es a quien más ama, y al padre le corresponderá ser el vertedero de su odio para evitar la confusión que generaría en el niño descargarlo sobre la madre. Parecería en cambio que podría odiar al padre sin que eso le traiga problemas. A él le cabe el papel de poner límites a su agresión. (D:W:Winnicott, Conozca a su niño. Psicología de las primeras relaciones entre el niño y su familia”.

La psicoanalista de niños Francoisse Doltó (citada por E. Badinter en ¿Existe el amor maternal?) al contestar las preguntas que cotidianamente le formulaban por radio en France Inter se quejaba de que al no mencionarse al padre era como si no existiese, en oportunidad de recibir la pregunta de un oyente que se lamentaba por las burlas de sus hijos a causa de sus actitudes tiernas, le respondió que “el amor del padre no se manifiesta nunca a través del contacto físico”. Éste puede existir mientras el niño es muy pequeño pero pronto debe reducirse al mínimo.

Otra postura contraria a las paradigmáticas concepciones de la paternidad tradicionalista, arriba expuestas, y digna de ser tenida en cuenta es la del psicoanalista junguiano Guy Corneau. Éste sostiene en su libro “Père manquant, fils manqué” que “el hombre nace a la vida tres veces. nace de su madre, nace de su padre y finalmente nacerá profundamente en y de sí mismo”. La consecución de su identidad masculina dependerá de la no interrupción de este proceso. Si el padre permaneciera “silencioso”, generación tras generación, sobrevendrá la fragilidad de la identidad masculina; “silencio” que niega el deseo y la necesidad del hijo varón de ser reconocido y amado por el padre. Los hijos devendrán hijos “defectuosos, fallidos” (fils manqué) en el caso de que los contactos con el padre no sean duraderos ni profundos ni afectuosos. Los “hijos del silencio” devienen de un “padre faltante”. Corneau emplea el adjetivo “faltante” a fin de otorgar al concepto de padre ausente un sentido más amplio. Hace referencia además de la ausencia física, también a la ausencia espiritual y afectiva del padre que aún estando presente físicamente no se relaciona de manera adecuada con él; al incapaz de expresar afecto y sensibilidad; al aplastante; al envidioso de la inteligencia del hijo; al autoritario y al alcohólico cuyas fluctuaciones emocionales mantienen en vilo a los hijos.

A fin de que el niño nazca como varón, (G. Corneau apunta que “la mujer nace pero el hombre se hace”) será necesario que el padre sea un padre “presente” físicamente, que le permita identificar lo que tienen en común y abandonar la identificación primaria con la madre. La identidad sexual del hijo está anclada en el cuerpo y en el afecto del padre. La falta de éste o un paternaje inapropiado, que abandone al niño al cuidado exclusivo de la madre, redundará en la represión de su sensualidad y corporeidad, en el temor a la homosexualidad y a la mujer y en su miedo posterior a la intimidad con su propio cuerpo y con el cuerpo femenino.

Padre y función paterna

Como es fácil deducir, la F.P. no está implícita en el hecho de ser el padre biológico y muchas veces la misma es ejercida por la propia madre (si puede), por un tío o por el abuelo generalmente maternos. Esto último suele darse cuando el padre biológico ha desaparecido por fallecimiento, a consecuencia de un divorcio controvertido, (que algunos autores califican de maligno), o simplemente porque no tiene vocación de padre o está distraído en infidelidades diversas.

Desde ya que hay un entramado social que ve con buenos ojos la idea de que el hombre abdique de su función paterna y que tiene que ver con “mística masculina” que prioriza el abandono afectivo del hijo, el no reconocimiento de las necesidades de contacto afectivo y corporal con su padre desde el comienzo de la vida y el confinamiento de este último al papel de abastecedor económico.

Probables consecuencias del desfallecimiento de la FP

Estudios realizados en varios países dan cuenta de que para el niño es tan importante el contacto con su madre como con su padre para su normal desarrollo psicosexual y que el déficit en la FP conduce frecuentemente a “problemas de conducta” que implican diversos grados de agresividad y que van desde las inocentes mentiras, pasando por los robos a sus pares, sus docentes y a sus padres, hasta francos actos de violencia riesgosos tanto para los semejantes como para sí mismos (trastorno disocial de la personalidad).

Otros estudios indicarían que el desinterés paterno por involucrarse afectivamente con el hijo, juntamente con el excesivo apego de la madre a éste y su real indiferencia por su pareja, conducirían a trastornos en la identidad sexual especialmente en el hijo varón o a otros trastornos más graves aún.

Iris Pugliese
Lic. en Psicología

Foto: https://pixabay.com

11 Comentarios

  1. Si una persona es mi novio y por casualidad tenemos un romance y en ese romance yo me embarazo de el y porque yo estoy embarazada el se aleja de mi y desaparece yo doy a luz y nunca los vuelvo haber tenlo por seguro ni le doy a mi nino pero ni tampoco tiene nada de mi ese hombre no me quiere gracia

  2. Muy buen comentario, el cual me deja pensando en cuál es la razón aparte del miedo al movimiento pro-gay. De que el colegio de psiquiatras americano siga aceptando que la homosexualidad, no es una patología formada por el entorno familiar del infante. Realmente me gusta mucho su comentario.

  3. hola tengo una pregunta y me urge mucho por que no se que hacer y estoy desesperada mi hija de 4 años me esta preguntando por su papa en algunas ocasiones yo solo atino a decirle que nose donde esta a veces me lo encuentro en la calle y salgo corriendo con mi hija trato de evitarlo por que el pasa todo los dias del año borracho solo llama para su cumpleaños, navidad dia del niño etc estonces nose que hacer porque hablo con el papa de mi hija el esta muy interazado en verla pero solo le dura 15 minutos su interes y despues desaparese y vuelve a apareses alos 2 meses ayundenme porfavor

  4. Deseo poder compartir con profesional de Psicología tema relacionado con la relación padre e hijos en la cual éstos lo consideran un enemigo. Agradezco contacto previo por el e.mail para iniciar tema. Gracias.

  5. Mi esposo tuvo una niñez difícil igual que la mía yo no tuve a mi padre desde los 7 años y el si lo tiene hasta ahora pero nunca se involucro en nada con sus hijos, ahora mi esposo esta adoptando el mismo comportamiento con mis niños bueno aunque siempre a sido muy difícil con su carácter no tiene control de la ira ya llevamos 15 años de casados y las cosas se me ponen difíciles tengo 3 niños uno de 23 años que no es de mi esposo mi hijo tenia 9años cuando me case una nena de 13 y un niño de 11el primero después del bachillerato tuvo muchos problemas para entrar a la universidad sufrió una inestabilidad que no sabia que hacer con su vida tras a Dios ya va por buen camino no tiene ningún vicio, mi nena una niña que quiere ser invisible no le gusta llamar la atención pasa en el chat y me he dado cuenta que se expresa de forma muy grosera utilizando palabras feas con sus amigos pero tiene una aparente tranquilidad nunca sale de casa, el último creo que es el que mas sufre en mi casa tengo animalitos un perro al que mi hijo siempre lo muerde osea mi hijo muerde al perro teníamos un jamster me di cuenta que lo torturaba encontré al animalito roto los deditos pero seguía vivo y otro día lo encontré sin un ojo que murió lentamente con el pasar de los días tenia un pollito de apenas días de haber salido del cascaron al cual lo mato pisando ahora tengo otro perrito al cual le he visto que lo acuesta lo sostiene de la cabeza y con su rodilla le aplasta las costillas he conversado mucho con el pero no hay cambio no se que hacer y aparentemente esta siempre calmado tampoco sale de casa ayudeme no se que hacer gracias.

  6. Como no podes amar sus pies… ??
    sus pies que vos mismo hiciste
    ese dia de invierno acostados en una cama

    Como no podes verla crecer, si es sangre tuya y mia,
    si tiene tu sonrisa y esa manera de reir
    como crees que se siente cuando se compara con otros que si tienen padre
    o como crees que me siento cuando te espera con un bolso en la mano y nunca llegas

    todavia creo en que existen los aparatos emocionalmente desconectados, y ahi estas vos,
    y tu ser.. y tus ganas de no querer asumir responsabilidades que vos mismo creaste esa tarde
    de invierno, en esa cama.

    Creías que el amor era eterno pero nunca lo cuidaste, creías que mi paciencia era inagotable
    pero no creías en una despedida definitiva, y hoy si la hay. Hoy ya no estas, pero dejaste a una
    persona sin padre para que la tire por el aire, sin padre para que la lleve de paseo en la espalda
    sin padre para jugar a los saltos en la cama, sin padre para poder llamar PAPI a alguien..
    por tu decisión, por tu rencor.. por tus huevos chicos, y tu falta de testosterona.

    Ojalá algun dia vuelvas a nacer, en un cuerpo de niño y sientas lo que ella siente.
    Ojalá puedas perdonar el desapego mas inentendible de la existencia, cuando a la noche te vayas a dormir y te encuentres solo con tu conciencia
    Ojalá puedas disfrutar un dia con su ser tan magnífico que te hace vibrar de felicidad con tan solo una sonrisa.

    Matias wagner, abandonó hace 9 meses a su hija, cuando ella tenía tan solo 11 meses de vida, nunca más apareció, tan solo se alejó de ella sin motivos, apagó su celular
    y se desentendió de su hija, Victoria, que su nombre lo elegí cuando soñaba con tener una familia, y el orgullo que implica tener una hija, una Victoria a mi lado. Te amo hija, y
    no te preocupes que las cosas caen por su propio peso.

    • Hola Guadalupe. El papá de mi hijo nos dejó cuando el tenía 9 meses. Aunque lo ve todavía (ahora tiene 15 meses) sólo lo hace 3 horas a la semana. Tiene otra hija de un matrimonio anterior, que hoy tiene 8 años.
      Entiendo tu sentir. Yo misma me hago las preguntas que vos te hacés. Pero sabés que? Simplemente no tienen respuesta. Por más que ronden en tu cabeza una y otra vez, simplemente nunca lo vamos a entender.
      Saludos

  7. Mi madre nunca le dijo a mi madre que tenía un hijo con él, ahora mi madre no recuerda su nombre y solo recuerda donde trabajaba y el oficio que tenía, yo lo busqué por todos los medios posibles, fui a su trabajo hablé con las personas que trabajan ahí, hablé también con personas que trabajaron ahi en años anteriores y en el tiempo de mi padre, pero sin un nombre no me pueden decir, como puedo vivir sin saber donde esta mi padre

  8. Como puedes vivir sin un padre??? Es q hasta ahora no has vivido, creo q lo unico q te ha hecho falta es tu madre, si tu padre hubiese querido ya te hubiese buscado, la dignidad es importante y ahora q eres adulto/a ya no lo necesitas de verdad… cuida de tu madre.. porq ella te dio la vida te cuido y existes por ella

  9. Hola, cuento brevemente mi historia desde que me entere que estaba embarazada el padre no quería que continue c el embarazo, es decir que lo interrumpiera. (Al no haber sido buscado era su argumento etc. Yo no le lleve el apunte y hice lo que me dictó el corazón. Desde ese entonces se alejó, luego volvió a comunicarse y estaba medianamente conmigo pero notorio que a desgano cuando nació mi bello BB al mes de vida se fue de mi casa,donde habíamos llegado a una especie de pseudoconvivencia.
    Su familiares jamas se volvieron a comunicar cmigo y el pretendió manipular a su gusto la visita que nunca se termino cumpliendo (ni dos veces x semana ) hubo veces que desapareció de diez a veinte días y cdo aparece pretende retirar al nene y luego traerlo.siempre que accedí me dificulto la comunicación, no respeto horarios, sumado a que Nunca cumplió paulatinamente con la cuota alimentos y para colmo es.muy irrespetuoso conmigo
    No sabemos ni yo ni mi familia quienes mantienen económicamente a mi hijo,que sucederá para el día del padre, me siento desconcertada realmente. Mi hijo es todo para mi eso es lo que tengo bien claro
    Saludos y quien me quiera dar una opinión agradezco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here