hija-adolescente-padre

Supervisión vs privacidad

Una de las mayores preocupaciones con la que los padres deben lidiar durante la adolescencia de sus hijos es la de saber qué están haciendo en los ámbitos en los que no pueden estar con ellos. Después de pasar su infancia, una etapa en la que los hijos estaban constantemente bajo la supervisión de sus padres, salvo cuando estaban en el colegio o en alguna actividad extraescolar, llega la adolescencia y los padres deben empezar a dar más libertad a sus hijos.

Es en esta etapa en la que se preguntan si sus hijos frecuentarán buenos grupos de amistades y en muchas ocasiones es un momento de la vida del menor en el que las relaciones con sus padres se hacen más distantes. El adolescente desea mayor libertad y tener un espacio privado en el que sea él quien decida a quién invitar a compartirlo.

La tecnología como espacio privado

La tecnología es un tema que preocupa a muchos padres porque es un espacio que puede llegar a ser fuente de muchos problemas. Que sus hijos estén conectados a Internet a través de dispositivos móviles impide que se haga una supervisión como se hacía en otras épocas, cuando la forma de acceder a Internet era a través del equipo que estaba instalado en el salón, donde toda la familia pasaba sus ratos libres.

Es mucha la información que se comparte a diario en las redes sociales, personas de cualquier parte del mundo, de todas las edades, utilizan las redes sociales para compartir toda clase de información. Esto, que en principio podría parecer inofensivo, si no se hace de una forma responsable puede ser peligroso, sobre todo en edades tempranas.

El cyberbullying: un problema difícil de detectar

Son muchos los adolescentes que utilizan Internet y las redes sociales de una forma inadecuada y también son muchos los que son víctimas de esas prácticas inadecuadas. Hoy en día se considera que el cyberbullying es el problema más grande al que se enfrentan los adolescentes en la era digital. Se estima que una media de 13 millones de niños y adolescentes serán víctimas de este tipo de acoso.

Lo que hace el cyberbullying un problema tan severo es que, dada la inmediatez de los medios digitales y las redes sociales, la víctima puede ser susceptible de recibir mensajes y ataques en cualquier momento. El adolescente no puede librarse de los acosadores al dejar la escuela, sino que es algo que lo persigue en todo momento, razón por la que su autoestima y su capacidad para lidiar solo con el problema se ven muy mermadas y puede alimentar problemas mayores, llegando incluso a generar problemas de ansiedad y depresión en el menor.

privacidad-adolescentes

La supervisión de los padres y la privacidad del adolescente

Es en este contexto donde los padres deben actuar, para asegurarse de que las interacciones y relaciones que su hijo establece a través de Internet no le perjudican y que sus comportamientos no son perjudiciales para otros.

Tener la opción de acceder a la actividad de los hijos en Internet es una posibilidad que tienen los padres para mantenerse al tanto de lo que sus hijos hacen, de asegurarse de que no corren peligro o de que no se están metiendo en problemas, pero se debe ser muy cuidadoso para no cruzar la línea del respeto a la identidad y a la privacidad del adolescente, pues el resultado de eso podría ser aún peor y las relaciones de confianza con los padres se podrían ver severamente perjudicadas.

Señales de alerta para una detección temprana de problemas

Los padres deben valorar si la actitud de sus hijos indica algún cambio o podría reflejar alguna situación problemática antes de tomar la decisión de vigilar sus pasos en la red. Para ello deben estar atentos a las señales de alerta que pueden indicar que sus hijos pueden estar enfrentándose a situaciones que se escapan de sus manos:

  • Muestras de tener una baja autoestima.
  • Pasar demasiado tiempo conectado a las redes sociales.
  • Una preocupación excesiva por la imagen que tienen otros de él o de ella en las redes sociales.
  • Necesidad de estar constantemente pendiente del teléfono móvil.
  • Cambios radicales en las amistades del adolescente. Tendencia al aislamiento.
  • Ocultación a los padres de los planes que tienen con sus amigos o de los lugares que frecuentan con ellos.

Ante estas señales es importante detectar si los hijos atraviesan alguna dificultad. La privacidad es uno de los bienes más preciados y deseados de los adolescentes, pero es deber de los padres asegurarse de que entienden la responsabilidad que conlleva ser dueño de sus acciones y deben guiar al adolescente para que haga buen uso de sus libertades y sepa protegerse ante los problemas que pueda enfrentar.

Andrés García

La privacidad de los adolescentes
4.5 (90%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.