jovenes-movil

Agresividad, mal humor, aislamiento, abandono de los estudios y del entorno social. Estos son algunos de los síntomas de la adicción a los teléfonos móviles.

La adicción al móvil puede desarrollarse en muy pocos meses dado que el placer es inmediato y los cambios bioquímicos en el cerebro son la base de los psicológicos.

Signos y síntomas de adicción al móvil

Aunque la adicción a los teléfonos móviles aún no figura en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V), la investigación la ha comparado con la adicción al juego, que tiene criterios diagnósticos más claros y sí está incluida en el DSM-V.

Se cree que al menos 4 de los siguientes signos y síntomas comprenden los criterios para la adicción a los móviles, y el uso problemático del teléfono debe causar un daño significativo en la vida de la persona:

  • Una necesidad de utilizar el móvil cada vez más a menudo para lograr el mismo efecto deseado.
  • Intentos fallidos repetidos al tratar de usar el móvil con menos frecuencia.
  • Preocupación por el uso del teléfono.
  • Experimenta sentimientos no deseados como ansiedad o depresión cuando no puede utilizar el móvil.
  • Uso excesivo del móvil caracterizado por la pérdida del sentido del tiempo.
  • Ha puesto en riesgo una relación o trabajo debido al uso excesivo del móvil.
  • Tolerancia.
    • Necesidad de tener un móvil más nuevo, con más aplicaciones o más datos.
  • Cuando el teléfono celular o la red no están disponibles presenta:
    • Enfado.
    • Tensión.
    • Depresión.
    • Irritabilidad.
    • Inquietud.

Te puede interesar: Nuevo trastorno de ansiedad ¿qué es el FOMO?

Efectos físicos de la adicción

El uso excesivo del teléfono móvil puede ocasionar una serie de problemas físicos diferentes que pueden causar daños permanentes o ser difíciles de tratar, como:

Tensión visual digital

  • Dolor e incomodidad asociados con ver una pantalla digital durante más de 2 horas.
  • Los ojos comienzan a arder y pican.
  • Visión borrosa.
  • Fatiga ocular.
  • Dolores de cabeza.

Problemas en el cuello

  • También conocido como “cuello de texto”, que se refiere al dolor de cuello que resulta al mirar hacia abajo al móvil o la tableta durante demasiado tiempo.

Aumento de enfermedades debido a gérmenes

  • 1 de cada 6 móviles tiene materia fecal.
  • La bacteria E. coli, que puede causar fiebre, vómitos y diarrea, se encuentra en muchos teléfonos.
  • Se ha encontrado que los teléfonos están contaminados con MRSA (estafilococo aureus resistente a la meticiclina), que causa abscesos dolorosos e infecciones potencialmente mortales en huesos, articulaciones, heridas quirúrgicas, torrente sanguíneo, válvulas cardíacas y pulmones.

Los accidentes de tráfico

  • Muchas personas creen que pueden hacer varias cosas al mismo tiempo y usar sus teléfonos mientras conducen, pero esto causa un deterioro significativo y pone en peligro al conductor y a otros en la carretera.
  • La investigación ha revelado que los mensajes de texto y la conducción pueden ser tan peligrosos como beber y conducir.

Infertilidad masculina

  • Los estudios preliminares han revelado que la radiación del teléfono móvil puede disminuir el conteo de espermatozoides, la motilidad y la viabilidad de los mismos.

Efectos psicológicos de la adicción al teléfono celular

Trastornos del sueño

La adicción a los móviles se ha relacionado con un aumento en los trastornos del sueño y la fatiga en los usuarios. Usar su teléfono antes de acostarse aumenta la probabilidad de insomnio debido a que:

  • La luz brillante puede disminuir la calidad del sueño.
  • El uso de teléfonos inteligentes podría aumentar la cantidad de tiempo que se tarda en dormirse.
  • La luz emitida por el teléfono celular puede activar el cerebro.

Depresión

El aislamiento que puede generar el móvil por no interactuar cara a cara de forma regular con otras personas, genera soledad y sentimientos de desesperanza.

Trastorno obsesivo compulsivo

Las personas adictas presentan actos compulsivos de revisar el móvil continuamente por si les han llegado mensajes o novedades de algún tipo, o por jugar de forma compulsiva. También muestran pensamientos obsesivos sobre la necesidad de estar conectados, quien les escribe, quien no, etc.

Problemas de relación

Las relaciones fuera de línea pueden sufrir como resultado de la negligencia a favor del uso excesivo del móvil y redes sociales.

Ansiedad

Las investigaciones han encontrado que los jóvenes que más utilizan sus teléfonos móviles, tienen más probabilidades de sentirse ansiosos durante el tiempo de inactividad.

Los jóvenes los más propensos

A diferencia de otras adicciones, como el alcoholismo o la ludopatía, la edad de inicio es muy baja, desde los doce años, debido entre otras causas al fácil acceso que los menores tienen a este sistema de comunicación y también al no existir efecto rechazo, sino todo lo contrario, por parte de la sociedad a su uso.

En este caso no se trata de una sustancia sino que el vínculo es conductual. Es una conducta irreprimible, incontrolable y exagerada que desplaza a otras actividades y en la adicción al móvil subyace lo que en cualquier otra dependencia de este tipo: Un carácter inmaduro, inseguridad en uno mismo, inestabilidad y dificultades de comunicación. El objeto, el celular en este caso, es un sustituto de las parcelas de la personalidad que están en déficit. El principio del placer gana al de la realidad.

estudiante-movil

Sin grandes diferencias entre los dos sexos, son más habituales en familias desestructuradas lo que lleva a una privación de afecto, también está ligada al fracaso escolar o amoroso. En definitiva, subyacen sentimientos negativos hacia uno mismo, frustración, desagrado sobre la propia forma de ser; lo que lleva al adicto a tener dificultades para relacionarse y se oculta en el móvil, el ‘chatear’ proporciona anonimato, suple inhibiciones.

Paradójicamente, el adicto a la comunicación llega a la incomunicación, esta situación crea un carácter especial aderezado de ansiedad por llamar o recibir mensajes. La dependencia del móvil es brutal y carecer de cobertura o sufrir un apagón, crea un auténtico caos entre los adictos.

 

¿Eres adicto al móvil?

1. El teléfono es tu principal medio para comunicarte con tus amigos, ¿para qué lo sigues usando cuando los tienes al lado? Cada vez es más frecuente ver a un grupo de chavales cada uno con el móvil en la mano y sin hablar entre sí.

2. Nunca te separas del teléfono. Lo llevas al baño, durante la comida, ante el televisor, en las reuniones familiares…

3. Pasas de una sensación de malestar a otra de bienestar en función de tener o no tener el teléfono móvil cerca. En muchos casos, te pones nervioso/a si no aparece. Nerviosismo que cesa al encontrar el terminal.

4. Han cambiado tus hábitos del sueño. ¿Estás frente a la pantalla y no encuentras la hora de ir a dormir? ¿Percibes que duermen poco y mal? ¿Te cuesta luego levantarte por las mañanas?

5. Sufres el Efecto de Lejanía, estás en casa o con tus amigos, pero es como si no estuvieras, la cantidad y calidad de la comunicación con hermanos y padres ha disminuido de forma alarmante. Aunque este fenómeno es típico de la adolescencia y es difícil de medir a según qué edades.

6. Pasas muchas horas mirando la pequeña pantalla. No hay un número de horas a partir del cual se puede afirmar que se está ante un uso patológico del teléfono, pero los expertos dan una pista. ¿Qué cosas estás dejando de hacer por estar mirando o interactuando por el móvil? Ver la televisión, jugar, estudiar o el abandono de otras obligaciones.

Mide tu nivel de adicción al móvil con este test

Las otras ciberadicciones

El teléfono móvil no es la única tecnología de la que se puede abusar hasta convertirse en un problema. Internet y sus contenidos, así como los videojuegos, también tienen sus riesgos.

Internet per se no es adictivo, aunque sí lo pueden ser algunos de sus contenidos”, dice Lourdes Ventura, psiquiatra y una de las impulsoras del proyecto Adictos a Internet. También quiere aclarar que, como en el caso de las drogas, “el problema está dentro de la persona, no fuera”.

Al hacer un perfil del adicto a Internet, diferencia entre jóvenes y adultos. En los primeros, entre los 14 y los 25 años, la adicción se puede considerar como leve. “Aunque es donde hay que incidir más”, advierte. Y hay que hacerlo para no llegar a los usos patológicos que ha visto en los adultos.

En cuanto a los videojuegos, no hay estudios concluyentes que afirmen su peligrosidad. Pero se recuerda que mientras Internet y el móvil no están diseñados para reforzar conductas compulsivas, los videojuegos sí. Por eso, se recomienda a los adultos supervisar los juegos de los jóvenes, en especial los más problemáticos.

Referencias

  1. Hoja de datos de tecnología móvil. (2013, 27 de diciembre). Recuperado el 30 de noviembre de 2015, de http://www.pewinternet.org/fact-sheets/mobile-technology-fact-sheet/
  2. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales: DSM-V. (5ª ed.). (2013). Washington, DC: Asociación Americana de Psiquiatría.
  3. Singh Bhatia, M. (2008). Dependencia del teléfono celular: una nueva entidad de diagnóstico. Delhi Psychiatry Journal, 11 (2), 123-124. Recuperado el 30 de noviembre de 2015, de http://medind.nic.in/daa/t08/i2/daat08i2p123.pdf
  4. Digital Eye Strain Report 2015. (2015). Recuperado el 30 de noviembre de 2015, de http://www.thevisioncouncil.org/digital-eye-strain-report-2015
La adicción al móvil, signos y síntomas
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.