La felicidad no es un evento, un golpe de suerte o un estado de ánimo que nos mantiene eufóricos, contentos y dando brincos por uno o varios días, que depende de nuestro trabajo, nuestro jefe o de si ganamos la lotería. La felicidad es un estado de paz y tranquilidad acompañada de satisfacción que no depende de factores externos para manifestarse, incluso en tiempos difíciles, una persona puede ser feliz haciendo uso de sus recursos internos.

Es importante tener muy en claro esta distinción ya que la felicidad no depende de los otros, de las circunstancias, de la abundancia económica o la suerte en la vida, sino que es exclusivamente nuestra opción decidir ser felices o no. Las personas son o no felices, no simplemente están felices, como en un estado pasajero.

Existen 4 pequeñas claves para ayudarte a construir esa felicidad permanente que todos merecemos

  1. Trabaja con las áreas obscuras y las heridas de tu historia personal:Todos tenemos algunas. Muchas veces venimos cargando con culpas, resentimientos, angustias y enojos del pasado. Incluso asuntos sin resolver que no nos permiten encontrar la paz y la tranquilidad que necesitamos. Además el hecho de limpiar tu historia te permite acceder a esos espacios llenos de talentos y luz que has dejado olvidado, centrándote en otras cosas. Hay varios caminos para lograr este cambio: psicoterapias, meditación, ayuda al prójimo, lectura de buenos libros, homeopatía, entre otros que te permitirán sacar lo mejor de ti mismo.
  2. Aprende que ante cualquier cosa que te pasa en la vida tienes opciones:Ante una situación, una persona, un problema o algo que no nos gusta y que esta fuera de nuestro control tenemos varias opciones como por ejemplo, vamos por la calle y un taxista pasa a toda velocidad por un chanco y no deja completamente mojados podemos enojarnos, lamentarnos, gritar, culpar a nuestra mala suerte, a la lluvia, a que ese día no llevábamos coche, al cliente que llegó tarde ese día o podemos asumir que estamos mojados, vivos y mientras sigamos caminando bajo el sol, eventualmente nos secaremos, será incomodo, pero tiene solución y nosotros tenemos alternativas. Si la situación o evento que te molesta está bajo tu control, puedes entonces hacerte cargo de él y modificarlo para que sea lo menos molesto posible para ti. Acuérdate que siempre podemos cambiar algo, aunque sea sólo nuestra actitud ante las cosas.
  3. Haz cosas que te gusten y disfrutes:La felicidad se crea con pequeño momentos que pasan todos los días, rodéate de experiencias y personas que realmente disfrutes, de esta forma estarás enriqueciendo tu vida de una manera increíble. La vida se forma de aventuras y momentos que no se pueden comprar con dinero. Así que si tu trabajo te saca más tristezas que alegrías, y te das cuenta que pasas más tiempo resolviendo asuntos con una computadora que con tu familia o amigos, es tiempo que te detengas a pensar si eso es lo que te deja tranquilo y en paz.
  4. Utiliza tus talentos:Todos tenemos capacidades y habilidades dentro de nosotros que nos permiten enseñarle al mundo nuestra verdadera naturaleza y belleza interior, cada que puedas saca a relucir eso para lo que eres realmente bueno, no importa que tan grande o pequeño sea tu talento, lo importante es que lo dejes libre y le permitas mostrarse al mundo lo que te traerá éxito y abundancia. Recuerda todos tenemos uno.

Por último y lo más importante, es que sepas que tú eres capaz de crear tu felicidad, no necesitas de un golpe de suerte, ni de un milagro extraordinario, con el simple hecho de tener la voluntad de lograrlo puedes hacer cualquier cosa.

Centro psicológico Bosques
Suscríbete a nuestro canal YouTube
Frases célebres de psicología

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here