pareja sexy atraccion

Las feromonas son señales químicas segregadas por un individuo y recibidas por otro individuo de la misma especie, en los que desencadenan un comportamiento específico o proceso de desarrollo.

Los animales usan estas señales químicas para comunicar mensajes que van desde la atracción sexual a la agresión o la marca del territorio.

Estudios sobre los efectos de las feromonas en los seres humanos

La mayoría de los estudios han demostrado que el sudor humano o feromonas putativas aumentan la activación fisiológica, de una manera u otra.

La idea de que algo sobre lo ni siquiera somos conscientes afecta a un nivel tan primario a nuestro comportamiento resulta, cuando menos, inquietante para algunas personas, pero en realidad las feromonas están controladas por la combinación de todos nuestros sentidos.

Es importante darse cuenta de que cualquier olor puede afectar nuestro comportamiento, pero las feromonas son producidas por nuestros congéneres (miembros de la misma especie) y desempeñan un papel clave en la comunicación. Los estudios demuestran que las feromonas se procesan de manera diferente que los olores comunes.

Los datos de comportamiento más importantes que apoyan la comunicación basada en feromonas en humanos han venido de la mano de estudios sobre la sincronía menstrual. Se ha demostrado, por ejemplo, que compañeras femeninas de una misma universidad comienzan a menstruar al mismo tiempo.

El impacto de las feromonas en el ciclo menstrual femenino

La sincronización del ciclo menstrual y las feromonas

El ciclo menstrual de la mujer expuesta a las secreciones axilares de otras mujeres se acorta o alarga dependiendo de la fase del ciclo de las otras mujeres. Por ejemplo, durante la fase folicular tardía, el ciclo se acorta por un retraso en la liberación la hormona luteinizante (LH), necesaria para la ovulación. Durante la fase de la ovulación del ciclo se acelera en la manera opuesta. El resultado final es que algunas de las feromonas femeninas se afectan entre sí de modo que con el tiempo, las mujeres que pasan mucho tiempo juntas presentan el mismo ciclo menstrual. Esta sincronización es a veces conocida como el efecto McClintock.

El impacto de las feromonas masculinas en el ciclo menstrual femenino

Pero las feromonas masculinas también son capaces de afectar al ciclo menstrual femenino, acelerando y aumentando la fertilidad en las mujeres. Cutler y Preti, 1986, mostraron en su investigación la importancia de la presencia de las feromonas masculinas en la biología de las mujeres. Encontraron que el sexo regular disminuye los problemas de fertilidad en las mujeres, regula los ciclos menstruales y se correlaciona con una menopausia más suave. Los ciclos de las mujeres expuestas a sudor masculino en su labio superior durante un mes, se acortan o alargan de manera que todos ellos se regulan conforme a una longitud óptima de tiempo que dura alrededor de 29,5 días. La exposición a andrógenos (una feromona producida por los hombres) acelera la aparición del pico de la LH necesaria para la ovulación, al afectar el hipotálamo para secretar la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). Los investigadores también observaron un aumento de la relajación general de las mujeres.

Te puede interesar: La conducta sexual y las hormonas: diferencias entre hombres y mujeres

Las hormonas y la lactancia

Un estudio realizado por Jacob et al en el 2004 mostró que los compuestos de la leche en las mujeres lactantes tienen el potencial de funcionar como feromonas. La exposición a compuestos de lactancia materna afecta los niveles hormonales, que a su vez afectan el ciclo menstrual. Se cree que las glándulas apocrinas, secretan unas feromonas que también están presentes en los pezones de la mujer, una posible vía de comunicación entre madre e hijo.

La detección y transmisión de las feromonas

La mayoría de las especies animales no humanos utilizan un sistema olfativo especializado para detectar feromonas llamado órgano vomeronasal (OVN).

organo vasomeral

Una de las principales complicaciones de demostrar el uso de feromonas en los seres humanos es que, aunque el embrión desarrola un órgano vomeronasal, éste degenera posteriormente. Se cree que el OVN es vestigial y no funcional en los seres humanos. Al parecer, el bulbo olfatorio accesorio, donde se encuentran las proyecciones nerviosas del OVN en la mayoría de las especies, está ausente en los seres humanos. No se han encontrado conexiones neuronales entre OVN humano y el cerebro.

Sin embargo los humanos sí detectamos los compuestos o feromonas provenientes de otros miembros de nuestra especie, lo que ocurre es que no lo hacemos a través de este órgano. Los estudios han sugerido que las feromonas son detectadas por el mismo órgano sensorial con el que captamos todos olores generales (moléculas volátiles), con el epitelio olfativo principal.

La estimulación psicológica de las feromonas

En los estudios sobre feromonas se ha encontrado que existe un aumento en la activación fisiológica y en la conductancia de la piel además de una disminución de temperatura de la piel a causa de su efecto.

Estudios sobre el impacto de las feromonas en las personas

En un estudio realizado por Bensafi et al (2003), se analizaron el electrocardiograma, las pulsaciones, la presión sanguínea, la respiración abdominal y la torácica de un grupo de sujetos de ambos sexos tras oler andrógenos y estrógenos. La mayoría mostraron cambios significativos en la temperatura y la conductancia de la piel. El aumento de la excitación en las mujeres y la disminución en los hombres, se mostró con variaciones en la conductancia de la piel, así como la activación del hipotálamo.

Varios estudios han demostrado ya que las feromonas (masculinas o femeninas) aplicadas de forma tópica aumentan el atractivo sexual. Y en otro estudio se ha podido observar que los hombres que utilizaron feromonas tuvieron una mayor actividad sexual con sus parejas sentimentales, aunque no un incremento en las conductas autoeróticas.

En otro estudio, Jacob et al. (2001) ensayaron con andrógenos y estrógenos diluyéndolos con otros productos químicos para disimular su olor. Llegaron a la conclusión de que los andrógenos pueden influir de todas formas positivamente en el estado de ánimo y aumentar la excitación en ambos sexos. Pero Jacob sugirió que los efectos de estos compuestos son dependiente del contexto, ya que los resultados varían bastante según diferentes estudios.

pareja-feromonas

Wyart et al (2007) en su estudio sobre feromonas aumentaron los niveles de la hormona cortisol en las mujeres. El cortisol se libera generalmente cuando una persona padece estrés, lo cual sugiere que puede ser un inductor del aumento de la excitación. El cortisol también puede afectar los niveles de serotonina en el cerebro, lo que tendría un efecto sobre el estado de ánimo. En este estudio se observó un aumento de la excitación sexual, la excitación fisiológica y un mejor estado de ánimo en las mujeres implicadas.

La activación neurológica de las feromonas

Estudios de imagen funcional del cerebro puede mostrar exactamente cómo se activa el cerebro cuando una persona está procesando feromonas. En contraste con la estimulación olfativa de olores comunes, las feromonas se detectan en otros receptores, aunque no se han encontrado todavía los receptores específicos de feromonas humanos, y activan circuitos neuronales en ambos sexos.

El olor de la mujer, por ejemplo, activa ciertos núcleos del hipotálamo. Los hombres que huelen sustancias similares al estrógeno activan los núcleos paraventriculares y dorsomediales del hipotálamo. La activación del hipotálamo es algo habitual frente a los olores ordinarios, pero la diferencia de activación entre hombres y mujeres es congruente con las teorías sobre el dimorfismo sexual en el cerebro.

El hipotálamo controla conductas como la lucha, la huida, la alimentación y la reproducción. El hipotálamo contiene diversas regiones con dimorfismo sexual, que difieren en tamaño entre hombres y mujeres. Los estudios revelan que estas áreas diferenciadas están relacionadas con el sexo y la conducta sexual. Por ejemplo, el núcleo preóptico es dos veces mayor en los hombres que en las mujeres, por lo que se piensa que puede participar en las conductas sexuales, fundamentalmente masculinas. El núcleo ventromedial interviene en el comportamiento defensivo, y parece participar también en la conducta sexual femenina. De manera más general, el hipotálamo anterior tiene que ver con la termorregulación y la sudoración, lo que hemos visto son los efectos directos de las feromonas.

Zhou y Chen (2008) realizaron un estudio utilizando el sudor axilar para explorar las diferencias en la activación cerebral. Expusieron a mujeres a sudor masculino recogido durante la excitación sexual y encontraron que la activación fisiológica de la mujer fue significativamente más alta cuando se las exponía a “sudor sexual” en comparación con el sudor no sexual. El hipotálamo respondió más activamente a sudor sexual que al sudor neutral.

Las feromonas y sus efectos del estado de ánimo

Al parecer el estado de ánimo puede ser comunicado a través de sustancias químicas que se encuentran en el sudor axilar. El sudor recogido de hombres y mujeres, ya sea mientras se visualiza un vídeo divertido (felicidad) o aterrador (miedo) puede ser reconocido más tarde. En un experimento realizado por Chen en el año 2000, se recogió sudor de mujeres identificadas como “felices” y de mujeres identificadas como “asustadas”. Posteriormente los hombres que trabajaron en el estudio fueron capaces de distinguir ambos tipos de sudores de forma bastante efectiva.

En un estudio más reciente de Marazziti et al (2010) encontraron una correlación directa entre los compuestos axilares y la serotonina, que afecta el estado de ánimo. El sudor masculino modula la afinidad del transportador de serotonina, lo que significa la serotonina se queda más tiempo en el receptor y tiene un efecto más largo con un aumento de la eficacia de la serotonina. También observaron un aumento de la impulsividad en las mujeres frente a hombres con altos niveles de serotonina, mostrando una correlación positiva entre los valores de serotonina y las relaciones románticas.

La compatibilidad genética y las feromonas

Como ya hemos visto una persona tiende a sentir mayor atracción hacia otra persona dependiendo de ciertos olores.

Hace un tiempo se publicó un estudio por la Universidad de Berna (1995) en el que se explicaban algunas de las razones genéticas que dificultaban el incesto. Según los resultados encontrados, tienen que ver con la variedad de alelos en los genes. De acuerdo con dicho estudio, los alelos diferentes se atraen y los similares se repelen, habitualmente. La idea es que una persona siente mayor atracción por el olor de alguien que tienen alelos distintos a los suyos. Según esta teoría, esta sería una protección que se habría generado a través de la selección natural para aportar una mayor diversidad genética a la pareja (y a la población).

feromonas spray

Así, nuestro cuerpo genera una respuesta más receptiva cuando los sistemas inmunitarios armonizan y se ajustan el uno con el otro. Este factor recientemente ha sido explotado por una agencia de citas offline de estados Unidos. El servicio reconoce basarse en las conclusiones de dicha investigación en la que se dio a oler a diferentes mujeres camisetas sudadas de varios hombres. El resultado fue que a cada mujer le atraía el olor de quien tenía el sistema inmunológico más distinto al de ella. La explicación, según el estudio, era que así ellas “completarían” genéticamente su capacidad inmunitaria para dársela a sus futuros hijos. Y al parecer detectar estos genes “es algo que el cuerpo hace inconscientemente”.

Conclusión

La reproducción es el aspecto más importante en la supervivencia de una especie. Por este motivo tiene sentido que existan mecanismos fuera de nuestro control que nos insten no sólo para procrear, sino a encontrar compañeros que darán lugar a la descendencia de mayor éxito.  Las feromonas son sólo otra forma más por la que nos podemos comunicar, tanto los animales como los seres humanos.

Referencias

Berglund, H., Lindstrom, P., y Savic, I. (2006). La respuesta del cerebro a las feromonas putativas en las mujeres lesbianas. Actas de la Academia Nacional de Ciencias, 103 (21), 8.269-8.274.

Chen, D., & Jones, JH (2000). La comunicación olfativa humana de la emoción. Perceptual Motor Skills, 91, 771-781.

Cutler WB, Friedmann E, NL McCoy. (1998). Influencia de las feromonas sobre el comportamiento sociosexual en los hombres. Archives of Sexual Behavior, 27 (1), 1-13.

Cutler WB, GE (2002). Feromonas, el atractivo sexual y la calidad de vida en las mujeres menopáusicas. Climaterio, 5 (2), 112-121.

Cutler WB, GE (1998). Bienestar en las mujeres después de 40 años de edad: El papel de las hormonas sexuales y feromonas. Enfermedad-a-Mes, 44 (9), 421-546.

Jacob, S., y McClintock, M. (2000). Efectos del estado de humor y psicológicos de señales químicas esteroides en las mujeres en los hombres. Comportamiento hormonal, 37 (1), 57-78.

Singh, D., y Bronstad, PM’. (2001). El olor corporal femenina es una señal potencial para activar la ovulación: Ciencias Biológicas, 268 (1469), 797-801.

Speilman, A., Zeng XN., Leyden, J., y Preti, G. (1995). Precursores proteínicos del olor axilar humana: aislamiento de dos nuevas proteínas de olor vinculante. Experientia, 51 (1), 40-47.

Stern, K., y McClintock, M. (1998). La regulación de la ovulación por las feromonas humanas. Naturaleza, 392

Takami, S. (2002). Los recientes avances en la neurobiología del órgano vomeronasal. Microscopía Technology Research, 57 (3), 228-250.

Touhara, K., y Vosshall, LB (2009). Al percibir olores y feromonas con receptores quimiosensoriales. Annual Review of Physiology, (71), 307-332.

Wysocki, W., y Preti, G. (2004). Hechos, falacias, temores y frustraciones con feromonas humanas. El registro anatómico Parte A, 1201-1211.

Zhou, W., y Chen, D. (2008). La codificación de las señales sexuales quimiosensoriales en humanos en las cortezas orbitofrontal y fusiformes. Journal of Neuroscience, 28 (53), 14.416 a 14.421.

Las feromonas y su impacto sobre nuestra conducta
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.