pareja-sofa-mirandose

¿Alguna vez te has sentido intensamente conectado con alguien?, ¿has deseado estar con esa persona por encima de todo?, ¿has sentido mariposas en el estómago cuando la ves?. A esto se le llama estar “enamorado” y generalmente, es algo que todos hemos experimentado.

La importancia del primer apego

Nuestro tipo de vínculo de apego amoroso proviene básicamente de nuestra primera relación de amor, pero no de nuestro primer amor romántico, no, sino del amor que sentimos por primera vez en nuestras vidas, cuando todavía somos bebés y nos vinculamos emocionalmente con nuestras madres, padres o cuidadores primarios de forma profunda y efectiva. Este vínculo primigenio nos influirá y guiará en la forma en que amaremos en la edad adulta.

Muchas veces nos daremos cuenta de que tendemos a solicitar y necesitar de nuestra pareja las mismas cosas esenciales, independientemente de con quién estemos, y algunas de las dinámicas de dichas relaciones serán una constante, sin importar con quién nos encontremos. Estas dinámicas a menudo provienen de nuestra relación más temprana y están fuertemente influenciadas por la calidad de ésta.

Te puede interesar: ¿Qué es el Apego Disfuncional o Apego Inseguro?

Apego, unión y relaciones de pareja

Nuestro estilo de apego afecta a casi todo, desde nuestra selección de amigos hasta lo bien que progresan nuestras relaciones y, lamentablemente, la forma en cómo terminan. Es por eso que reconocer nuestro patrón de apego puede ayudarnos a comprender nuestras fortalezas y vulnerabilidades en una relación.

La Teoría del apego explica cómo nos relacionamos afectivamente con los demás y este apego, como ya hemos dicho, tiene su base en las primeras relaciones que se establecen en la infancia. Según seamos tratados en esta etapa de la vida, desarrollaremos una idea sobre nosotros mismos y sobre nuestra relación con los demás, que afectará a profundamente en los futuros vínculos que adoptemos con nuestra pareja, padres, hijos…

Tanto los adultos como los niños se benefician de tener a alguien que los cuide, alguien que esté profundamente comprometido con su bienestar, que esté disponible de manera confiable para ayudar si es necesario, en definitiva, alguien que les ame de forma generosa y desinteresada.

Las relaciones íntimas desempeñan un papel fundamental en la promoción de la salud y el bienestar en la edad adulta. El cuidado mutuo, receptivo y abierto en situaciones de angustia puede restaurar los sentimientos de seguridad y brindar al individuo la confianza para avanzar y participar de manera efectiva en el mundo. En cualquier caso, las relaciones íntimas deben ser recíprocas, mutuas y flexibles. Por lo tanto, en una relación de pareja, los implicados deben poder confiar el uno en el otro en momentos de necesidad, en unas ocasiones como cuidadores y en otras como solicitantes de cuidados.

El peso de la cultura en el amor romántico

En nuestra cultura se habla constantemente de la necesidad de tener pareja, de unirnos emocionalmente a otra persona y de desarrollar este apego a lo largo de nuestras vidas. Es fácil aceptar esto como algo indiscutiblemente beneficioso, ya que a nivel social el bombardeo es constante, cada día escuchamos canciones que hacen referencia al amor romántico, a la necesidad de la pareja para que la vida de un tenga sentido, y esto es como un goteo incesante que aunque uno no esté pendiente, igualmente va calando y, poco a poco, va dando forma a nuestra forma de ser y comportarnos.

Pero compartir la vida con una pareja es una elección personal, nunca puede ser una necesidad. Es en estos momentos cuando debemos hacer un esfuerzo para detectar nuestra verdadera inclinación, y ésta no tiene porqué ser la consecuencia de la creencia infundada de que sin la otra persona la vida no tiene sentido, no se puede vivir o no vale la pena.

Así pues, no debemos pensar que quedarnos sin pareja romántica es una catástrofe, ni asegurar que tener una vida en solitario es lo mejor del mundo. Como todo, conviene mirar en nuestro interior y hacer una profunda autorreflexión sincera y sin influencias de nuestros deseos y necesidades, desde la individualidad y la madurez.

Los estilos de apego en la pareja

El estilo de apego seguro

Los adultos con estilos de apego seguro se sienten cómodos con la intimidad, y se sienten preparados para ser vulnerables en las relaciones, ya que cuentan con el apoyo de los demás y están seguros de que son valorados y amados.

La personalidad segura suele tener un historial de interacciones cálidas y receptivas en la infancia. Las personas que generan vínculos de manera segura en la pareja muestran un punto de vista positivo de ellas mismas, sus parejas y sus relaciones. A menudo se sienten bien tanto en la intimidad como en la independencia, por lo que frecuentemente buscan equilibrar ambas partes en su vida. Se sienten cómodas dependiendo de los demás así como de que otros dependan de ellas, sin preocuparse por el rechazo. También tienden a ser empáticas mientras establecen los límites apropiados cuando es necesario.

Los estilos de apego inseguro o disfuncional

Existen varios tipos de apego inseguro que vamos a relatar a continuación.

Relación de pareja ansiosa-dependiente

Los sujetos con un tipo de apego ansioso dependiente sienten que, al acercarse a alguien de forma romántica para satisfacer sus necesidades, deben estar con ellos en todo momento, para de este modo sentirse seguros y tranquilos.

Estas personas tienen un profundo deseo de cercanía y dependencia junto con una mayor preocupación y, a menudo, una expectativa desmesurada y catastrofista sobre el rechazo. Las relaciones en estos casos se caracterizan por los celos, los bajos niveles de confianza en el otro y la insatisfacción mutua. Desean comprometerse con las relaciones, pero expresan un estilo de relación controlador y dominante.

Relación de pareja ansiosa-evitativa

Los adultos evitativos por su parte, consideran que las relaciones cercanas no son importantes, al contrario, valoran por encima de todo su independencia y autosuficiencia. Tienden mantener relaciones que se distinguen por unos bajos niveles de compromiso, complicidad y confianza. Sienten muy poca ansiedad tras una ruptura y en sus relaciones tienden a mostrar frecuentemente emociones negativas. Los adultos ansiosos-evitativos en realidad tienen un alto grado de ansiedad, motivo por el cual evitan comprometerse. Lo cierto es que muchos desean en el fondo tener relaciones más cercanas y verdaderas, así como lograr la aprobación de los demás, pero como temen ser rechazados, evitan la intimidad hasta tal punto que sabotean las relaciones en las que se encuentran.

Resumen

En toda pareja debería existir el pleno respeto el uno hacia el otro, y llevar este respeto al amor. Es importante entender la pareja como una forma de amar y de dar amor, ya que desde el amor es desde donde podemos dar libertad y expresar lo que queremos sin miedo a sentirnos juzgados ni amenazados.

Desde el amor una pareja debe poder romper su relación si hay circunstancias que llevan a esto, y esta misma pareja debe ser capaz de comprender al otro, ponerse en su lugar, entendiendo que su vida no depende de de él o ella. La relación de amor ideal es aquella en la que las parejas no se necesitan para nada, pero se quieren para todo, y ambos disfrutan de la libertad de ser una pareja y poderse complementar.

Te puede interesar: ¿Por qué siempre me pasa lo mismo con mis parejas?

1 Comentario

  1. Decearia saber más ,como inducir al amor ,a mi pareja, xque me dice que me quiere mucho, pero que no me ama, pero siempre está contando conmigo para todo, x ejm. Viajes, mudarnos a otro departamento, etc… entonces no lo entiendo, que es lo ke realmente él,siente por mí , vivimos 2 años juntos, y me interesó está página, muchas gracias x su respuesta, será de mucha ayuda.. atte… Gladys Sender

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here