Ho’oponopono

En los últimos tiempos, están surgiendo algunas terapias de autoayuda de lo más extrañas. Entre ellas, está el Ho’oponopono, que es extraña para nosotros, pero no para los hawaianos, donde se viene utilizando desde hace cientos de años para pedir perdón a alguien.

¿Qué es el Ho’oponopono?

El Ho’oponopono es una suerte de arte hawaiano (en realidad, estaría a medio camino entre el arte, la terapia, la mística y la medicina) que significa, literalmente, “enmendar”, “corregir un error”. Es un procedimiento para resolver problemas.

Según esta filosofía, todo lo que sucede en nuestras vidas se queda grabado de alguna forma en nuestras mentes. Puede ser un pensamiento, un recuerdo o un problema que tuvimos. Se quedó grabado y, desde entonces, te impide avanzar.

Pues bien, el Ho’oponopono no es más que la tecla de borrado que permite eliminar ese pensamiento negativo. A continuación, veremos cómo lo hace. Pero, antes, conviene señalar que esta práctica se lleva utilizando cientos de años (puede que miles) en Hawái.

A principios del siglo XX, no obstante, Morrnah Simeona se encargó de actualizar estas fórmulas tradicionales y adaptarlas a los tiempos que corren. A ella le debemos prácticamente todo lo que tiene que ver con el Ho’oponopono que ha llegado a nuestras manos.

Ho’oponopono

El Ho’oponopono de Morrnah Simeona

La innovación principal de Morrnah Simeona en el campo del Ho’oponopono fue desprenderlo del núcleo familiar, y llevarlo al campo de la autoayuda personalizada, sin necesidad de que medie ninguna otra persona.

Y es que, en el sistema tradicional hawaiano, el Ho’oponopono se practicaba en el seno familiar. Esto, lógicamente, es más difícil en los tiempos que corren, con familias más distanciadas entre sí tanto física como espiritualmente.

Morrnah Simeona enfatiza la oración, tal y como sucedía en las tradiciones hawaianas. Pero, a diferencia de ésta, señala que los problemas son producto del karma negativo, y que la única forma de resolverlos es “experimentar por ti mismo lo que hiciste a los demás”.

Puesto que, cuando hiciste algo malo, se quedó grabado en tu memoria, todo lo que rodeaba esa situación, también se convirtió en algo malo. Así, si hiciste algo malo mientras tomabas un alimento concreto, puede que ya no te guste ese alimento.

Este ejemplo, que puede parecer trivial, lo cierto es que es ilustrativo. Muchos traumas, en opinión de Morrnah Simeona, surgen de este tipo de problemas. Algo malo que se hizo, donde el mal sentimiento quedó vinculado a tal o cual elemento externo.

Gracias a los 14 pasos de Morrnah Simeona, puedes perdonarte a ti mismo, y, a partir de ahí, empezar de nuevo.

El Ho’oponopono de Hew Len

Morrnah Simeona consideraba que el objetivo del Ho’oponopono era limpiar recuerdos y memorias de elementos negativos con el objetivo de mejorar la salud física, mental y espiritual de la persona en cuestión.

Se asumía que había determinados actos “malos” que la persona había realizado, y que le dañaban a él desde entonces. Si se “curaban” esos males que había causado (a nivel personal, no necesariamente exterior), el Ho’oponopono ya había cumplido su función.

Pero, entonces, apareció su discípulo, Hew Len, y propuso algo todavía más revolucionario, y que se acerca mucho más a una religión que la simple curación mediante la oración y la introspección de Morrnah Simeona.

Lo que Hew Len propone, es que el Ho’oponopono no se limite a “curar” determinados recuerdos negativos que se crearon por malas acciones, sino que habría que limpiar toda la memoria, hasta llegar a un estado de no tener memorias.

En ese estado, no habría memoria ni identidad, y tampoco habría límites. A este estado, Hew Len lo llama “Self-I-Dentity”, o lo que es lo mismo, “Auto Yo Identidad”.

Para alcanzar este estado, habría que repetir constantemente el mantra “Lo siento mucho. Por favor, perdóname. Te amo. Gracias”, con lo que se toma una postura de absoluta responsabilidad incluso por aquello que no ha producido uno.

La idea tras esta revolucionaria propuesta, es que uno siempre es responsable de lo que hace voluntariamente, pero también involuntariamente. La sola presencia en el mundo ya afecta al 100% del mundo, aunque sea de forma mínima.

Por lo tanto, es importante limpiar la propia conciencia de memorias, porque todas ellas pueden haber causado daño, aunque no lo sepamos. En cierto sentido, limpiar nuestras propias memorias, también limpia las de los demás, porque todos formamos parte de la misma realidad.

Como digo, es una propuesta que se acerca mucho más a la religión y a la meditación, mientras que el Ho’oponopono era, sencillamente, una fórmula para curar y sanar la mente y el espíritu de alguien que no se sentía bien consigo mismo.

Como puedes ver, el Ho’oponopono es una forma fantástica de resolver problemas mediante el amor, la reconciliación, el perdón y el olvido. Puede parecer algo demasiado simple como para funcionar. Pero te recomiendo que pruebes y te dejes sorprender.

No dejes de visitar: Namasté, todo lo que necesitas saber

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here