respiracion-retencion

A parte de las técnicas más conocidas y utilizadas en respiración que son las de relajación, existen las técnicas de excitación, peros conocida pero igual de importantes. Por toro lado y todavía más desconocidas, podemos encontrar las técnicas de retención de la respiración.

A continuación te explicamos cómo realizar a cabo algunas de ellas y para qué pueden serte útiles.

Respiración lenta y profunda con retención

Recordar que se debe dejar pasar al menos 1 hora y 30 minutos desde la última comida. Este método puede ayudar mucho a disipar sentimientos negativos y sustituirlos por otros de carácter positivo. Actúa también frente a la melancolía y “falta de ganas de hacer las cosas”. Se desaconseja hacerlo a quienes tengan problemas pulmonares y a cardíacos.

En este ejercicio se trata de inspirar profundamente con lentitud, y posteriormente se intenta retener el aire el mayor tiempo posible en los pulmones, luego se expulsa con lentitud. El efecto de este ejercicio varía bastante según quien lo practique, y es muy apto para ser utilizado en terapia psicológica. Aunque tiende a producir un mejor estado de ánimo y mayor energía en quien lo ejecute, hay que tener mucho cuidado con una cosa: el tiempo de retención, que no debe ser demasiado largo. Eso lo sabremos normalmente porque se notará la sensación natural y lógica de querer expulsar el aire retenido.

Una norma a cumplir que debemos tener en cuenta es que, a menos que se tenga un instructor cualificado y no haya ningún problema médico que lo impida (consultar para ello a un médico si fuera necesario), no se deben exceder los 90 segundos de retención, por parte de ningún principiante.

Jamás hay que retener la respiración más tiempo del indicado, salvo que se esté en supervisión de alguien más avanzado, pues podría tener gravísimos efectos negativos irreversibles sobre el cuerpo muy fácilmente, y especialmente sobre el cerebro. Así, nunca se debe hacer con un espíritu autocompetitivo de “tratar de superar mi record”, “aguantar cada vez más”, etc.  y otros errores similares porque sería muy peligroso sin asesoramiento experto, (no olvidar que basta tan sólo una ocasión de error para que suceda una enfermedad). Esta técnica necesita atención, pues requiere un buen uso de la concentración para hacerlo óptimamente. Lógicamente es una buena práctica para entrenar dicha capacidad de concentración, a la que también ayuda a desarrollar. Por lo demás suele causar una sensación de agradabilidad y de sentirse mejor muy notable y enormemente útil.

Respiración de retención con visualización

Este ejercicio al caracterizarse por un tiempo relativamente largo de retención con los pulmones llenos, facilita mucho el que durante ese tiempo de retención el ejecutante pueda concentrarse en el propio proceso respiratorio, lo que ayuda y facilita mucho su control, incluso fuera de los momentos de práctica. Se realiza igual que el ejercicio de respiración lenta y profunda con retención, sólo hay que añadir lo siguiente: Prestar gran atención al aire retenido y tratar de esforzarse en notar como ese exceso de aire nutre el organismo y es absorbido por la sangre en los pulmones. Tratar de sentir el poder energético y vivificante de dicho aire y como se irradia a todo el cuerpo y también a nuestra mente y cerebro. Notar “como nos fortalece”.

Es aconsejable formar la imagen mental de que en ese momento uno está “exprimiendo el aire” dentro de uno o dentro de los pulmones, sacándole todas sus propiedades de vitalización, llenándonos de energía. Si se hace correctamente, al cabo de unos minutos lo más probable es que se note una sensación “energética” en uno mismo. Es decir, uno se sentirá como si estuviera “lleno” o “llenándose” de energía. Se trata de sentir, o mejor dicho, de “darse cuenta”, “ser consciente”, de “tomar concienciación” del poder del aire. Será una sensación muy positiva que hará que la persona se sienta realmente bien, y que puede revestir diversas sensaciones tales como las descritas u otras como la alegría, calma, bienestar, paz, seguridad, etc. El sujeto debe de aprender a descubrir su efecto sobre él mismo. Ayuda a estar más fuerte, despejado y a que se note menos el cansancio.

Técnicas de respiración para la relajación

Técnicas de respiración para mejorar el estado de ánimo y la vitalidad

Bibliografía

Van lysebeth, A. (1985). Pranayama. A la serenidad por el Yoga. Ediciones Urano, S.A. Barcelona

Davis, M.; Mckay, M. y Eshelman, E. (1985). Técnicas de autocontrol emocional Ed. Martínez Roca. Barcelona – Ramacharaka (1993). Ciencia hindú-yogui de la respiración. Ed. Humanitas. Madrid.

Técnicas de retención de la respiración
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.